La sedición y las dolorosas enseñanzas

OPINIÓN 19/12/2017 Por
"El pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución. Toda fuerza armada o reunión de personas que se atribuya los derechos del pueblo y peticione a nombre de éste comete delito de sedición".
not_906938_18_233140_m

Rubén RabanalRUBÉN RABANAL Editor jefe de Política Ámbito Financiero

"El pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución. Toda fuerza armada o reunión de personas que se atribuya los derechos del pueblo y peticione a nombre de éste comete delito de sedición". Artículo 22 de la Constitución nacional de la Argentina.

La violación de ese artículo es simplemente lo que sucede cada vez que una manifestación intenta modificar la agenda de tratamiento de algún tema que se fijan los diputados y senadores en el Congreso. La democracia moderna y la que diseñó la Constitución nacional indican eso; el sistema no acepta (y no debe hacerlo) ni los delirios plebiscitarios al estilo venezolano, ni el debate asambleario en la calle de las leyes que rigen la Nación. Se hace en los recintos instituidos en la Constitución y por ciudadanos que fueron legalmente elegidos para eso en las urnas. Todo lo demás es sedición. La definición no es un invento de autoritarismos ni derechas antidemocráticas: es la base de los consensos en países civilizados, un terreno que la Argentina abandonó hace tiempo y que el macrismo aún no sabe cómo restaurar. Como le sucedió a la oposición durante la era kirchnerista, el temor a que la demanda de orden social fuera tachada de represiva, terminó consagrando esta peligrosa ausencia de autoridad en la calle.

Lo debería entender el kirchnerismo cuando monta un escándalo para lograr a los gritos y en medio de una montonera entre bancas lo que las urnas no le concedieron en octubre. También debe entenderlo el macrismo que, por vestirse con ropajes populares, se deja correr por el progresismo menos razonable y la izquierda más violenta, quita de la calle las fuerzas necesarias para que los ciudadanos puedan vivir en orden y expone a la poca Policía que desplegó a que los protagonistas de una asonada los lapidaran en vivo y en directo para todo el país en medio de la plaza Congreso. No es cuestión de debatir si la razón estuvo en Patricia Bullrich o en la estrategia utilizada ayer.

Como siempre el país vive la ausencia de equilibrio: ni la excesiva abundancia de gendarmes del jueves, ni el desamparo de ayer. La falta de una estrategia clara para el manejo de la calle que se vio en los últimos dos días en el área del Congreso y el microcentro puso en peligro a todos: manifestantes que no tuvieron el debido control, policías al borde del colapso con claro riesgo de vida y un Congreso asediado; hubo heridos en todos los bandos, incluidos dos fotógrafos de este diario.

Los desastres dejan nuevamente dolorosas enseñanzas. Horacio Rodríguez Larreta, a cuya fuerza policial le encargaron ayer la seguridad de la zona Congreso para sacar la Gendarmería de la calle, no logró estar a la altura de las circunstancias. 

La Gendarmería fue retirada por pedido de los gobernadores y legisladores peronistas que vienen apoyando esta reforma previsional desde que se sancionó en el Congreso y a la que hasta le impusieron la fórmula de actualización. Es decir, el paquete que se está votando y que incluye lo previsional, la reforma tributaria, el acuerdo fiscal con provincias y el Presupuesto 2018 es el centro de un acuerdo entre Cambiemos y el PJ mayoritario y territorial de todo el país. El peronismo que se opone a ese acuerdo es el que quedó limitado a las murallas que rodean el partido de La Matanza.

¿Quiénes protestaron ayer en la calles? Si se revisan las urnas, son quienes no tienen destino en la política. Al menos con métodos democráticos e institucionales; el voto, por ejemplo. Las izquierdas y los piqueteros que estuvieron ayer en la plaza generando otra vez desmanes pocas veces vistos casi no tienen representatividad en los recintos. El kirchnerismo se apalancó en ellos, en otro error histórico, pero hay que estar atentos a recordar que no los representan electoralmente.

El macrismo debe revisar estrategias y debe hacerlo pronto. Nicolás Massot y Emilio Monzó cometieron muchos y graves errores. Uno de ellos fue no escuchar a los radicales que venían advirtiendo sobre lo que podría pasar en esta votación. No es fácil lograr consenso popular cuando la oposición está diciendo que le van a recortar fondos a jubilados para financiarle el déficit a gobernadores que nunca están dispuestos a llevar adelante un ajuste. Si, como parece, las consecuencias de esta ley no son exactamente así, pues entonces deberá el macrismo aprender a explicarlo, ya que en este punto no lograron subyugar ni siquiera a los mas convencidos. Esa es la mayor debilidad que mostró el oficialismo en este tema, tan peligrosa como la evidente sedición que se vio en las calles

Te puede interesar