¿Es Bryan Mayer un peligro para la democracia?

El joven secretario comenzó a transitar su camino por el Concejo Municipal atravesando un duro sendero de espinas. Mayer encuentra, en su primer día, una contra reacción desproporcionada a sus pecados
bryan
Bryan Mayer, supo escribir para R24N, que espera reflexione para abrir nuevamente sus puertas a su pluma exquisita

Me he mandado una macana, pecado de juventud, comienza la celebre canción de Caligaris. La frase parece calzar a la perfección para Bryan Mayer, quien estrelló su joven carrera contra una pared, al expresar algunas opiniones por demás desafortunadas.

 Un joven de unas condiciones periodísticas sobresalientes, ácido, intrépido y de una pluma exquisita, que necesita explorar el mundo fuera de los cuarteles y barracas por los que transito sus estudios secundarios.

Envalentonado por la atención que supo acaparar en su momento de mayor esplendor, creyó poseer la verdad absoluta, esa verdad que supieron inculcarle en el liceo, de enseñanza verticalista, donde se suele justificar más de una atrocidad, y tuvo expresiones por demás desafortunadas e inclusive irrespetuosas. La joven estrella quiso formar parte de la campaña de nueva puesta en valor de las fuerzas armadas, y el día 24 de marzo, en un posteó de facebook, esgrimió una enérgica defensa de lo que fue, según su punto de vista, el aporte de la dictadura en la recuperación de la democracia, algo que suena por demás contradictorio. Como condimento en una de sus notas había dudado, en muy malos términos, de la femineidad de Zulma Lobato, en pleno siglo XXI.

Una cosa no justifica la otra. La violencia con la que fue recibida su designación no tiene asidero. Que sus expresiones hayan sido violentas no habilita a la violencia física, más cuando supo disculparse en varias oportunidades, mostrando cierto arrepentimiento.

Pero esto último no le da vía libre a nuestro joven periodista, devenido en secretario, creemos, para ocupar un cargo en el Concejo Municipal. Antes Bryan debe aprender de su macana, pero fuera del Concejo, y escribir 500 veces, en 500 artículos distintos, no debo apoyar dictaduras militares, no debo discriminar a una persona por su elección sexual. En ese momento nos habrá demostrado que ha salido del cuartel, se encuentra sumamente compungido por sus expresiones pasadas y puede ser habilitado para ocupar un cargo público.

Baile Bryan, salga, conozca el mundo, revise sus posiciones, no sea necio, testarudo y sepa escuchar a aquellos que buscan su bien. Le dejamos esta canción para que se divierta y reflexione.



 

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar