Jorge QUEVEDO dispuesto a denunciar a Concejales por no reintegro de Ganancias

QUEVEDO les advitió a los Concejales que de no proceder al reintegro le efectuara la correspondiente denuncia penal ante el Agente Fiscal en turno
CD

En medio del proceso de recambio en el Concejo Municipal, en el que tres concejales se despiden de sus bancas mientras otros se preparan para asumir en la sesión extraordinaria de este domingo a la tardecita, una carta documento enviada por el dirigente del partido Unir, Jorge Quevedo, sacude el final de año legislativo actualizando un tema controvertido: la devolución parcial del impuesto a las Ganancias. 
"Por este medio de notificación fehaciente intimo a los concejales de este cuerpo legislativo con mandato vigente hasta el 10 de diciembre de 2017 inclusive, a que procedan al reintegro de los montos en concepto de "devolución del impuesto a las Ganancias percibido de manera ilegítima y en perjuicio de los fondos públicos de la Municipalidad de Rafaela, a través de una maniobra que afecta y resiente la condición económica del Municipio para beneficio individual de cada uno de los miembros del Concejo, poniendo en tela de juicio la honestidad y la condición moral que el cargo requiere y para el que fueran elegidos" señala el tramo central de la carta documento con fecha del jueves 7 de diciembre enviada a través de Correo Argentino. 
Quevedo además advierte que, en caso de no tener respuestas en un plazo de dos semanas, está dispuesto a recurrir a la Justicia "Todo bajo apercibimiento de formalizar las correspondientes denuncias penales a los fines de la investigación de probable delito", añade.
En agosto de 2015 80 personas entre funcionarios de gabinete, empleados jerarquizados de carrera y concejales perciben desde junio pasado la devolución del 60 por ciento de las retenciones del impuesto a las Ganancias, una medida implementada a través del Decreto Nº 42.036 del Departamento Ejecutivo Municipal y de una Resolución Interna del Cuerpo legislativo. 
La medida se aplicó durante algo más de un año con un perjuicio a las finanzas municipales estimado en alrededor de 5 millones de pesos, pero concluyó cuando la polémica se transformó en una bola de nieve a partir de las denuncias en el Concejo por parte del demoprogresista, Lisandro Mársico, quien desde que se incorporó a su banca en diciembre de 2015 renunció al beneficio. 
Ahora Quevedo -que también fue candidato a concejal en las elecciones de 2015- reabrió la herida con un golpe de efecto mediante la intimación por carta documento. "Hemos realizado pedidos verbales para que devuelvan la plata mal cobrada. Pero no hemos tenido respuesta. Por eso con un grupo de amigos y compañeros del partido Unir hemos dado este primer paso con la intimación", sostuvo a este Diario.
"En el Concejo, en 2015, hicieron una resolución interna para habilitar el cobro de este reintegro de Ganancias. Pero al año siguiente admitieron el error elaborando una nueva resolución interna para anular la primera. Pero nunca devolvieron la plata a la tesorería del Concejo. Es muy simple, deben hacerlo, son varios miles de pesos que deben devolver", afirmó Quevedo, que este lunes entregará personalmente la carta documento por mesa de entradas del cuerpo legislativo. 
El dirigente recordó que "el origen de todo fue un acuerdo entre el intendente Luis Castellano con el secretario General del SEOM, Darío Cocco, para beneficiar al personal jerarquizado de planta permanente que veía como los aumentos salariales se les evaporaba por el impuesto a las Ganancias. Pero luego la medida se hizo extensiva al personal político, secretarios, subsecretarios y otros asesores. Enseguida lo copió el Concejo". 
Según Quevedo, el Ejecutivo "no podía derogar el decreto porque caso contrario se le caía el beneficio para el personal de planta, entonces invitó a todos sus funcionarios a renunciar voluntariamente a esta restitución del 60% de la retención por Ganancias, pero esto no ocurrió nunca, ya que siguieron cobrando o al menos nunca dieron información concreta sobre cuántos secretarios, subsecretarios renunciaron efectivamente a este dinero". Para el dirigente, esta situación "fue inédita en ámbitos de la administración pública de la Argentina, por eso se deben hacer cargo desde el punto de vista ético, moral, jurídico y político"

Fuente: La Opinión 

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar