Cumbre de la OMC: entre el liderazgo de Mauricio Macri y el desinterés de Donald Trump

POLÍTICA 07/12/2017 Por
Desde el domingo sesionará en Buenos Aires la cumbre de comercio con más de 300 ministros; no se esperan grandes resultados por la posición proteccionista de Estados Unidos
Macri-G20-1-560x337

Será el primer test de posicionamiento de Argentina ante el mundo, la apuesta de Mauricio Macri por cristalizar su liderazgo regional y la prueba de fuego para el armado de un evento internacional de alta magnitud en el país. Bajo estas premisas comenzará este domingo en Buenos Aires la cumbre de países que integran la Organización Mundial del Comercio (OMC) donde la posición proteccionista de Estados Unidos impedirá que haya demasiados avances en relación a cambios en las reglas de juego del comercio internacional multilateralista.

Desde este domingo y hasta el miércoles próximo sesionarán en Buenos Aires unos 300 ministros de Economía y secretarios de Comercio de todo el mundo que integran la OMC, vendrán cuatro presidentes de la región, estará expectante el gabinete nacional a pleno y una legión de empresarios se mostrarán interesados en saber qué acuerdos se logran alcanzar a nivel mundial para el comercio mundial. Pero al parecer, la realidad indicará que el encuentro se convertirá en una suerte de "reunión de consorcio para mantener en orden el sistema", tal como lo expresó ayer a Infobae un calificado funcionario del Gobierno que trabaja a destajo en estas horas para que toda la cumbre de la OMC llegue a buen puerto.

En rigor, desde 1945 en adelante históricamente era Estados Unidos quien empujaba en las cumbres de la OMC al resto de la países a alcanzar acuerdos multilaterales en materia de comercio. Pero la administración de Donald Trump no comulga ahora con el multilateralismo sino más bien con un proteccionismo excesivo que va en contra de todo el espíritu de la OMC. "Sin el empuje de Estados Unidos y la capacidad que tiene esa administración de coordinar avances es muy probable que la OMC saque muy poco contenido visible", admitió otro funcionario de la Casa Rosada. La contracara de Washington son la Unión Europea, China o varios países de América latina que promueven acuerdos de libre comercio.


Ante este contexto, Macri el domingo por la tarde inaugurará la cumbre de la OMC en el Centro de Convenciones porteño con un objetivo implícito: mostrarse como líder regional, incorporar el aporte del empresariado mundial en la cumbre y evitar que haya un encontronazo entre Estados Unidos y el resto del mundo. Estarán a su lado los presidentes Michele Bachelet (Chile), Michel Temer (Brasil) Tabaré Vázquez (Uruguay) y Horacio Cartes (Paraguay).

Además de Macri, en el acto inaugural de la cumbre de la OMC disertarán el director de ese organismo, el brasilero Roberto Azevedo, el canciller Jorge Faurie y la ex canciller Susana Malcorra que oficia como una suerte de sherpa de esta cumbre de comercio mundial.

En la práctica, el Ministerio de Producción que conduce Francisco Cabrera y el secretario de Comercio Miguel Braun son los actores centrales del gobierno junto con el canciller Faurie para que la cumbre de la OMC sea un éxito. En el plano de la logística y la seguridad se tratará de la primer prueba de fuego del gobierno antes de la cumbre de presidentes del G20 que se dará el año que viene en Buenos Aires. "Si todo sale bien desde lo operativo ya estaremos conformes. El resto, sea contenido del documento los acuerdos nos excede", dijo un funcionario.

De esta manera, se prevé un fuerte operativo de seguridad toda la semana que viene en Buenos Aires alrededor del CCK, la zona de Puerto Madero y el Centro de Convenciones donde sesionarán los ministros y empresarios de la OMC. La Cancillería emitió una lista de ONGs que no podrán venir a la Argentina para evitar protestas violentas y esto ya generó un fuerte reproche internacional entre organismos como Amnistía Internacional y otros.
En la agenda de temas por abordar figuran algunos en los que arribar a consensos mínimos puede ser más fácil: la facilitación de las inversiones con sistemas más ágiles a nivel burocrático, las nuevas reglas del comercio electrónico y la agenda de modernización de sistemas para intercambiar servicios en los trámites comerciales entre países. Pero no se hablará de nuevos mecanismos de acuerdo de libre comercio ni nada que esté tan alejado de la agenda de Estados Unidos en estos días ya que la administración Trump es reticente del multilateralismo en estos momentos.

La Argentina aportará en esta cumbre temas como los subsidios agrícolas y de pesca que podrían tener una buena recepción general. También llevará a la mesa de negociaciones problemas concretos de comercio que tiene el Mercosur y el resto de los países vecinos. Por este motivo es que Macri se posicionará como claro líder en una región donde Brasil está pasando por una incertidumbre política profunda ya que tiene un gobierno de transición. A la vez, el gobierno de Macri buscará aportar las voces de los empresarios y académicos para la OMC ya que habrá sesiones paralelas de estos actores en diferentes centros de convención.

El martes 12 se realizará el foro empresarial de la OMC donde confluirán los ministros con líderes empresariales como Jack Ma, de Alibaba Group; Paolo Rocca, de Techint; Sylvie de Wever de E-bay; Tewolde Gremeariam de Ethiopian Airlines; Paulo de Souza de Embraer y Eduardo Caride de Telefónica, entre otros. También participarán como panelistas líder de grupos como AliBaba, Los Grobo, Monsanto, Microsoft, SA, UPS y Worldplay, entre otros. Según sostienen en el gobierno, estos eventos ofrecerán la opportuinidad para abalizar temas clave como la facilitación de la internacionalización de las pyumes, las oprtunidades del negocio electrónico, la expansión de los cambios tecnológicos y la importancia para generar un mercado inclusivo.

Fuente: Infobae

Te puede interesar