Una planta de SanCor en Córdoba volvería a funcionar en enero

ECONOMÍA 04/12/2017 Por
Es la ubicada en Coronel Moldes y lo haría de la mano de la Cooperativa láctea de Huanchilla. Lo anunció el gobierno provincial aunque todavía no está definido el inicio
cc041217g025f06_crop1512348985014.jpg_258117318

El ministro de Agricultura e Industria de Córdoba, Sergio Busso, anunció que 35 empleados recuperarán sus puestos de trabajo en la planta que la compañía láctea SanCor operaba en la localidad de Coronel Moldes, y que hasta el momento se encuentra paralizada hace casi un año.

Sería a partir de enero, cuando otra cooperativa se haga cargo del establecimiento. En este caso, la Cooperativa de Tamberos de Huanchilla (Cotahua). "Esta cooperativa de productores lecheros primarios tuvo la voluntad de transformar lo que producen", afirmó Busso al medio local Cadena 3, y agregó que "la inversión que van a hacer tiene que ver con capital de trabajo que ellos tienen que poner", y que el gobierno provincial acompañaría con la Ley de Promoción Industrial.

Si bien desde la provincia lo dan como un hecho, fuentes cercanas a la propia SanCor afirmaron a El Cronista que todavía ningún acuerdo está cerrado y que hasta el momento "no hay nada firmado". Sí reconocieron que esa salida para la planta de Moldes es una posibilidad firme, y que seguiría el mismo camino que el establecimiento ubicado en Centeno, en la provincia de Santa Fe (en este caso, las negociaciones están avanzadas con la firma La Tarantela). "Hay avances en las negociaciones pero todavía falta que se concreten varios pasos", destacaron y remarcaron: "hay que ser prudentes".

De hecho, para que la cooperativa concrete sesión de activos el Consejo Directivo deberá elevar la propuesta a los asociados y ratificarse en una asamblea extraordinaria (que debería ser convocada con 15 días de anticipación). Pero también se sobreentiende que con los apoyos de los gobiernos provinciales, que funcionarían como avales para liberar garantías, el proceso de transferencia podría concretarse. Esto sumado que los establecimientos, al igual que los de Brinkmann (Córdoba) y Coronel Charlone (Buenos Aires), están catalogados por SanCor como "activos residuales" o sea que no entran dentro del proceso de alianza que se está encarando para los activos principales de la cooperativa con firmas como Fonterra u otras interesadas (habría otra láctea internacional y un fondo ajeno al sector lácteo también a la expectativa). Por estos motivos, SanCor está buscando encontrarles interesados. En sí, la planta de Coronel Moldes se especializa en producir quesos duros, con capacidad para procesar unos 220.000 litros.

Respecto a las negociaciones con Fonterra, si bien habría avances semana tras semana los plazos podrían extenderse hasta cuatro o cinco meses hasta que se concrete el acuerdo definitivo. Sí desde la compañía reconocen un alineamiento positivo de los distintos actores, entre ellos acreedores, proveedores y los propios empleados, a los que "se les están cancelando las deudas o renegociando plazos". De hecho, a los empleados ya se les cancelaron cuotas que se les adeudaban de febrero y marzo.

Esto, según confiaron, porque la actividad de SanCor estaría en aumento, con una producción de leche cercana a 1,150 millones de litros diarios (cuando hasta septiembre se mantuvo por debajo del millón de litros), producto de la mayor entrada de materia prima, fomentado también por el aval que el Gobierno nacional estaría dando al proceso de negociación y que se evidencia en la liberación en cuotas (de $ 50 millones) del fondo que se le había prometido a principios de año y que todavía no se había enviado (unos $ 250 millones). En su último balance, SanCor presentó un déficit de $ 2749 millones, un 13,5% mayor al de un año atrás.

Fuente: Cronista

Te puede interesar