Por qué la Argentina es uno de los diez países más complejos para hacer negocios

ECONOMÍA 03/12/2017 Por
Está novena entre las jurisdicción que presentan mayores complicaciones financieras y fiscales para las compañías. Las razones de las dificultades y la perspectiva a futuro
estres.jpg_258117318

Argentina es uno de los países del mundo con mayores complejidades para hacer negocios, según un informe de la consultora TMF, debido a la cantidad de regulaciones, la doble imposición tributaria en ciertos bienes, la falta de homologación de las normas contables con los estándares internacionales y la obligación de algunas empresas de ser agentes de retención de impuestos.


El estudio, que analiza la estructura normativa y fiscal de 94 jurisdicciones, coloca a la Argentina como el noveno país del mundo más complejo en materia de cumplimiento contable y fiscal, ranking que lidera Turquía. No obstante, de las jurisdicciones latinoamericanas, Argentina es el tercero, detrás Brasil (2°) y Colombia (7°), mientras que Bolivia (12°) y Ecuador (22°) también tienen lugares destacados en la lista.

La consultora remarca varios aspectos que sitúan al país en este lugar. En primer lugar, resalta las dificultades que trae aparejada la cascada de impuestos entre nación, provincias y municipios, que configura un escenario en el que pueden aflorar cambios bruscos en materia tributaria e incluso casos de doble imposición.

"Argentina está en el top ten de complejidades financieras porque cuando alguien quiere constituir una compañía es realmente complejo, así como también cuando se busca mantener todo el sistema normativo desde el punto de vista societario es complejo. Hay tres estamentos (nacional, provincial y municipal) que gravan activos y a veces hay superposición entre los impuestos, lo que provoca que un bien o un acto se grava más de una vez", cuestionó el director de impuestos de TMF Argentina, Claudio Cirocco.


Y explicó: "Los dos elementos que complejizan el escenario tributario, más allá de la carga y la punibilidad, son el cumplimiento regulatorio y los grados de imposiciones. El grado de imposición en Argentina es realmente alto. Por ejemplo en el impuesto a las Ganancias que es de 35% y en muchas jurisdicciones, no; Argentina tiene impuesto al valor agregado con una tasa muy alta, que no existe en muchos otros países. Ingresos Brutos es un impuesto que existe en pocas jurisdicciones. En estos últimos años estas imposiciones crecieron mucho, cargas que antes eran de 3% ahora son de 7 u 8%".

Estándares

Por otro lado, el informe señala que las empresas que están por fuera de la Comisión Nacional de Valores (CNV) no poseen estándares contables coincidentes con las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS, por sus siglas en inglés) y muchas veces son las provincias las que determinan normativas locales que dificultan el proceso de administración. Además, Argentina es la jurisdicción que presenta la mayor complejidad a la hora de la elaboración de informes.

"En la contabilidad pasa lo mismo que con el tema de los impuestos, la normativa no está totalmente alineada con la normativa internacional. Todo eso hace nuestra complejidad, que es la manera en que hacemos las cosas y las regulaciones que tenemos. Es un país de difícil comprensión, mirando también a las inversiones extranjeras", afirmó Cirocco.

El estudio también pone de manifiesto que la Argentina es uno de las pocas jurisdicciones que obliga a las empresas a convertirse en agentes de retención de impuestos del Estado, lo que hace que las compañías deban adoptar nuevos sistemas de administración, cambiar sus procesos y corran el riesgo de que volverse solidariamente responsables en caso de omisión.

"Todo esto hace un sistema de difícil comprensión, porque al principio sólo el Estado nacional hacía cumplir este procedimiento, pero ahora muchas provincias también lo hacen e incluso hay tasas municipales", explicó el directivo de TMF.

Los brotes verdes en el horizonte

No obstante, el informe es optimista con las metas que persigue el presidente, Mauricio Macri , con las reformas tributaria, laboral y previsional que impulsa.

Concretamente, Cirocco elogió la intención del Gobierno de reducir los impuestos a las Ganancias reinvertidas, crear el mínimo no imponible para las contribuciones patronales, acordar con las provincias para bajar Ingresos Brutos y lograr la flexibilización de las normas cambiarias y bancarias.

"En términos generales, la reforma tributaria es positiva, porque busca crear incentivos a la inversión. Forma parte de algo más grande, que también integran reforma laboral, la reforma previsional y el pacto fiscal", señaló el directivo de TMF, que a su vez mostró ciertos reparos con respecto a la propuesta oficial de gravar la renta financiera: "La iniciativa sorprendió al mercado. El elemento más controvertido es que parte de lo que tenés como tasa se debe a la inflación, siendo que lo invertido antes ya tributó ganancias".

Y concluyó: "Se hizo mucho para flexibilizar la normativa cambiaria, además de la eliminación de las restricciones. Desde que se eliminó el cepo se facilitaron las regulaciones cambiarias y bancarias. La flexibilidad favoreció el flujo de inversiores. Con más o con menos, en diferentes campos se está haciendo mucho por simplificar el sistema. Integralmente, se intenta hacer un país con menos regulaciones, con baja de costos impositivos que quizás hoy no se vean del todo porque se extienden hasta 2022, pero vamos por el camino correcto."

Fuente: Cronista

Te puede interesar