Macri prepara una cumbre que legitime sus políticas de reforma

POLÍTICA 01/12/2017 Por
El Ejecutivo podrá aprovechar los debates durante un año sobre el futuro del trabajo e infraestructura para empujar sus reformas. Más guiños a Europa que a los BRICS
macri_macron.jpg_258117318

El presidente Mauricio Macri quedará en el centro del mapamundi durante los próximos 365 días. Pero más allá de que el G20 sea la vidriera global más importante que se haya posado sobre Argentina, a la gestión nacional también le interesa que el Foro le traiga beneficios puertas adentro. Uno de ellos es que le de legitimidad internacional para aplicar el paquete de reformas que quiere llevar adelante la gestión Cambiemos.

Esta intención quedó en evidencia por la prioridad de temas que impuso Argentina en la agenda global: el principal activo del país que conduce el G20. El primero es el "Financiamiento para el Desarrollo", que encaja perfecto en el tipo de temas que vienen impulsando los países del hemisferio sur en el Foro.

Pero también calza exacto con el programa del Gobierno. Por ejemplo, la directora de contenidos del G20 por el Ministerio de Hacienda, Jimena Zuniga, vinculó este ítem con "la movilización de financiamiento privado para el desarrollo de infraestructura". Esto va en línea con el Programa Público Privado (PPP) que la Casa Rosada quiere explotar en 2018, durante el G20.

El otro tema es el "Futuro del Trabajo" que se centrará en la digitalización y los desafíos que generan los avances tecnológicos a los puestos de trabajo. Esta discusión está en boga en los países desarrollados y en organizaciones como la OCDE y el FMI. Pero, más allá de este debate que todavía puede parecer abstracto para Argentina, el ítem Trabajo será fundamental para que impregnen en el país las distintas perspectivas sobre legislación laboral y cambios en el sistema impositivo, justo en momentos que la Casa Rosada impulsa la reforma laboral y previsional. El mismo ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en conferencia de prensa, reconoció esta estrategia al remarcar que los temas del Foro tienen una "fortísima relación" con el programa económico del Gobierno.

Con este nivel de debate (al que habría que agregarle las rondas de la OMC), el Gobierno busca sumar legitimidad internacional sobre las reformas que son resistidas a nivel nacional. Incluso, puede abrir una ventana para que el Gobierno deje de lado el "gradualismo". Por tanto, el debate del G20 que presidirá Macri mostrará durante un año que las políticas que impulsa Cambiemos son las mismas que aplican los países con mejores ingresos per cápita.

Así, el Gobierno organizó un G20 en el que le dio más peso a los países del orden liberal internacional por sobre aquellos que priorizan las políticas sociales como los BRICS. Eso quedó claro en las dos invitaciones a países no miembros que hizo Macri. Por un lado, Chile que es el único país de Sudamérica considerado de ingresos altos, según el Banco Mundial, y que mantiene una economía abierta. Por el otro, y "por decisión de Presidencia", Argentina invitó a Holanda y le ofreció un panel de discusión a la reina Máxima. De esta manera, le dio una sobrerepresentación a los miembros europeos, que junto a Estados Unidos, resisten a los cambios de la arquitectura financiera. Este es un reclamo que suelen empujar China e India.

El canciller Jorge Faurié definió ayer que Argentina buscará un "rol componedor", sin tomar partido, para que reine el consenso y se llegue a una declaración conjunta. A priori, pareciera que el Gobierno priorizó el modelo liberal que representa Europa y norman los organismos multilaterales. También, le hace un guiño a Estados Unidos, que atraviesa una etapa proteccionista. ¿Cómo interpretarán los países sistémicos más importantes del mundo que Argentina invitaría a Ivanka Trump a liderar un foro sobre perspectiva de género? Tal vez la Casa Rosada debería haber preparado un gesto simbólico de la misma talla para China, que apunta a convertirse en la hegemonía mundial. Hasta la directora del FMI, Christine Lagarde, reconoció que el organismo podría mudarse a Beijing en 10 años, si la economía china sigue creciendo.

Fuente: Infobae

Te puede interesar