Quejas por los daños colaterales de cambios en el impuesto al cheque

ECONOMÍA 30/11/2017 Por
Los principales afectados son las compañías que no registran utilidades,así como micro y pequeñas empresas y monotributistas
cheque_crop1509485912796.jpg_258117318

El proyecto de reforma tributaria presentado en el Senado tiene el acompañamiento general del empresariado, en especial por el pacto fiscal, el límite en Ingresos Brutos, también medidas como la baja de la alícuota de impuesto a las Ganancias y el cómputo de cargas patronales a cuenta de IVA, aunque este aspecto es resistido por las pymes del interior.

En ese contexto, uno de los aspectos que generan controversia es el impacto de los cambios propuestos en el impuesto a los débitos y créditos bancarios, que en el proyecto oficial se toman a cuenta de Ganancias.

Los principales afectados son las compañías que no registran utilidades,así como micro y pequeñas empresas y monotributistas. Desde el Gobierno argumentan que la Ley Pyme (27.264) permite aplicar el 100% de este impuesto a Ganancias para las micro y pequeñas empresas y el 50% para las medianas, pero lo cierto es que hasta ahora sólo se han adherido a la ley 343.096 empresas, el 40,2% del total.

Para Carlos Abeledo, presidente del departamento de Política Tributaria de la UIA, la reforma "ha tomado el rumbo adecuado" y menciona el tema de la coparticipación y medidas que "benefician un proceso de inversión, como la rebaja en la alícuota corporativa de Ganancias, el cómputo de pago a cuenta de impuesto al débito y crédito contra el Impuesto a las Ganancias, medidas que claramente van a favor de un sistema productivo".

Desde la Cámara Argentina de Comercio (CAC), el secretario Mario Grinman considera que el impuesto al cheque "es regresivo, y si bien la Ley Pyme permite computar a cuenta de Ganancias, los monotributistas lo pierden". Además, aclaró que este impuesto "conspira contra la vía de la bancarización".

Por su parte, Pedro Cascales, secretario de prensa de la Confederación de la Mediana Empresa (CAME), sostiene que a las pymes registradas "no les cambia nada pero financieramente, si no lo podés computar, termina siendo un costo".

El presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, se quejó de que más allá de tomarlo a cuenta de Ganancias, con el cambio en el impuesto al cheque "no baja la carga tributaria, es una compensación". Y agregó que mientras en Impuesto a las Ganancias la baja es gradual el pago del impuesto al cheque es inmediato.

Fuente: Cronista

Te puede interesar