El Gobierno decidió bajarle el tono a su enojo con la Armada mientras siga la búsqueda del submarino

POLÍTICA 29/11/2017 Por
Es la instrucción que dio el Presidente. Aunque mantiene la idea de relevar a la cúpula de esa fuerza más adelante
SkYNFFseG_930x525

Aunque la Casa Rosada le bajó el tono en público al malestar con la Armada, el relevo de la cúpula naval sería un hecho cuando el dramático episodio del ARA San Juan llegue a su término. En la secuencia de facturas que se hacen a la fuerza se agregó la revelación anteayer del último mensaje del submarino, que informó del ingreso de agua de mar por el sistema de ventilación a un tanque de baterías, generando un “cortocircuito y principio de incendio”.
Esa había sido la primera explicación que trascendió cuando desapareció el ARA San Juan, pero el vocero naval, capitán Enrique Balbi, salió al cruce el día 1 al sostener que no había “indicios” y lo calificó de “rumor”. Recién el día 5 el capitán Gabriel Galeazzi -vocero naval desde Mar del Plata- sorprendió al admitir un “cortocircuito” y un "principio de avería" en el submarino. La Armada mantuvo un día y medio la expectativa de supuestos llamados satelitales desde el submarino, cuando fuentes navales no oficiales decían que “no era cierto” y que había habido a bordo un “incendio”.
Sin embargo, la semana pasada y luego de las informaciones sobre descabezamientos en las cúpulas militares, alentadas desde la propia Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri salió a poner paños fríos al decir que no había que “aventurarse en buscar responsables”.
“El objetivo fundamental es encontrar el submarino y todo lo demás se resolverá después. El Gobierno piensa ahora en los familiares que están sufriendo, no en determinar responsabilidades”, dijeron fuentes gubernamentales a Clarín, a tono con esa línea que bajó de la Rosada.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, llegó a tildar ayer de “transparente” el manejo de la información por parte de la Armada y despegó los cambios en carpeta de la tragedia del ARA San Juan: si hay relevos en la cúpula “nada van a tener que ver con este tema sino con el recambio habitual”, aseguró.

El Gobierno sigue justificando además que “la Armada es la que comunica porque ellos tienen la información”. Y la Rosada respalda el rol del capitán Balbi como “comunicador”. Muchos se preguntan, igual, si no será arrastrado por el desenlace de la crisis. El ministro de Defensa, el radical Oscar Aguad, también giró su postura pública y en visita a Puerto Belgrano el fin de semana negó diferencias con la Armada y mostró “respaldo” a su jefe, el almirante Marcelo Hipólito Srur.

El Gobierno confía que con los medios de búsqueda desplegados y la ayuda internacional, pueda haber novedades en los próximos días. Pero se siguen presagiando tormentas para la cúpula naval. “Los que conocen a Macri saben que ahora no va a hacer nada, está esperando el momento oportuno. No la va a dejar pasar. La primera vez que fue al Edificio Libertad no tenía mucha información, pero la segunda directamente los maltrató a todos”, afirmó una fuente macrista que sigue los temas de Defensa.

En la mira está el almirante Srur, y los relevos arrastrarían a parte de la cúpula y a la línea de responsabilidad sobre las operaciones de los submarinos. Días atrás se supo que pidió su pase a retiro el jefe de la base Mar del Plata, contralmirante Gabriel González.

Aunque no tienen objetivamente ninguna relación con el tema del submarino, el Gobierno piensa relevar también al jefe del Ejército, teniente general Diego Suñer, y al de la Fuerza Aérea, Enrique Amrein.

También la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, que lleva la causa por la desaparición del submarino, requirió información a la Armada que la fuerza ha negado por ser “confidencial” o “clasificada”. La jueza pidió a Defensa que releve del secreto a las dependencias navales a las que solicitó información de la manera “más urgente posible” para poder reconstruir el derrotero del submarino, horarios y detalles de su última comunicación.

Fuente: Clarín

Te puede interesar