Dos tragedias y un rebrote de malhumor social harán difícil atravesar diciembre

POLÍTICA 27/11/2017 Por
A medida que el plan de reformas comenzó a ser expuesto ante la opinión pública, las dudas sobre sus efectos se apropiaron de la sociedad
57e07322e4ff5.jpg?v1

Al Gobierno le costará atravesar el mes de diciembre. El escenario que imaginó después del triunfo electoral de octubre le permitió mantener el impulso casi tres semanas. Pero a medida que el plan de reformas comenzó a ser expuesto ante la opinión pública, las dudas sobre sus efectos se apropiaron de la sociedad, en parte porque los representantes de las provincias que avalaron su envío al Congreso no se comprometieron a defenderlo delante de las cámaras de TV.

Mientras el gabinete intentaba reencausar el diálogo con sindicalistas, diputados y gobernadores, sucedieron dos hechos trágicos que cambiaron el eje de la acción oficial: la desaparición del submarino ARA San Juan, que mantiene en vilo a todo el país desde hace once días, y la muerte de un militante mapuche, sucedida ayer cerca de Bariloche, por la acción de una patrulla de Prefectura Naval que repelió con armas de fuego el ataque sufrido por algunos de sus miembros.

La preocupación por esta noticia se instaló en la Casa Rosada, pero también llegó al exterior. Es que el viernes 1 de diciembre la Argentina asume la presidencia del G20 y está previsto que representantes financieros de los países que lo integran se reúnan en el hotel Llao-Llao, en Bariloche. Que la seguridad en la región patagónica se convierta en un factor de tensión de esta cumbre internacional por la presencia de un grupo rebelde no era algo que estuviera en los planes del Ejecutivo. Mucho menos que esta muerte se convierta en un nuevo motivo de reclamo de los mismos sectores que cuestionaron el accionar de la Gendarmería en el caso Maldonado.

El tema que debería dominar la agenda ideal de Mauricio Macri es el avance de las reformas en el Congreso, que el 10 de diciembre estrenará nueva composición. Pero lo que hay a la vista es conflictividad por los cambios previsionales y un leve rebrote del malhumor social. Y una obsesión que tiñe el pensamiento del Presidente, conciente de que el destino de los 44 tripulantes del ARA San Juan marcará a fuego el inicio de su segundo ciclo de gestión.

Fuente: Cronista

Te puede interesar