El Congreso debe discutir detalles, pero sin dejar de leer la letra grande

OPINIÓN 21/11/2017 Por
¿El gradualismo será suficiente para mover la aguja en materia de competitividad y desatar algún tipo de ola de proyectos privados que alienten la contratación de personal y potencien la dinámica de la economía?
vidal_macri_gobernadores_crop1511230192528.jpg_258117318

El crecimiento que muestra la Argentina este año estuvo atado, principalmente, al dinamismo que le dio al nivel de actividad el enorme gasto en infraestructura que impulsó el Estado en el primer semestre, acompañado por la lenta pero constante recomposición del consumo que permitió la baja de la inflación y la mayor oferta de crédito. La inversión se notó más a partir del tercer trimestre, pero todavía no tiene el nivel necesario como para mover la aguja de los indicadores sociales que quiere mejorar el Gobierno: empleo y pobreza.

Por esta razón Mauricio Macri aprovechó el envión electoral para impulsar su plan de reformas. La pregunta que subsiste, de todos modos, es si el gradualismo que contiene su plan será suficiente para mover la aguja en materia de competitividad y desatar algún tipo de ola de proyectos privados que alienten la contratación de personal y potencien la dinámica de la economía.

Los gobernadores entendieron que hubo un mensaje que partió desde las urnas, más favorable a un cambio de herramientas que a la persistencia de fórmulas viejas. Lo que deben entender ahora los demás actores es que hay, por sobre otros factores, una demanda de certidumbre. Como señala el economista del Ieral Jorge Vasconcelos, las empresas necesitan imaginarse por anticipado el futuro, porque sus proyecciones de inversión contienen planes de financiamiento sostenidos por otros inversores, que requieren precisiones y respuestas específicas. No es lo mismo diseñar un flujo de caja para cualquier negocio con la carga impositiva actual que con una porción menor.

A los legisladores les corresponde ahora discutir la letra chica. Es de esperar que entiendan también la letra grande, fruto de un consenso político de alta representatividad. Sin este componente, a la economía le costará salir de su actual andarivel.

Fuente: Cronista

Te puede interesar