¿UNA ECONOMÍA ACORRALADA?

EDITORIAL 17/11/2017 Por
Hay mucho para discutir acerca de la forma en que la sociedad organiza su movimiento económico. Pero aparte de esto, en cada sistema que se haya adoptado, hay que verificar si las cosas se están haciendo bien o no. Los expertos hablan, y también lo hacen los datos
0000964041

Isaias AbrutzkyIsaías ABRUTZKY / ESPECIAL PARA R24N

www.facebook.com/isanacypop

Es posible que nunca se zanjen las diferencias entre quienes sostienen que las fuerzas del mercado son las que llevan a la sociedad a su mayor riqueza y bienestar en tanto la intervención estatal lo echa todo a perder, y aquellos que consideran que una participación amplia -en el extremo, absoluta- estatal en la economía es el mejor camino.

Por supuesto, existen puntos intermedios, como los que se desarrollaron en Europa, donde el Estado se hace cargo de prestaciones sociales muy abarcativas, particularmente en salud y educación.

Orlando J. Ferreres, que fue viceministro de economía de Menem, estima que la participación del Estado en la economía alcanza hoy al 46%, medido en porcentaje del Producto Bruto Interno (PBI). “Tenemos que reaccionar a tiempo, pues no se puede sostener ese gran porcentaje de la economía en manos directa o indirectamente del Estado, tanto nacional, provincial o municipal”, concluye el consultor económico.

Los planes del gobierno para reducir el gasto público incluyen recorte de ingresos a jubilados y beneficiarios de asistencia social. El cambio en los cálculos de actualización de los salarios de la clase pasiva hará que su retribución disminuya anualmente en 100 mil millones de pesos. También se planea reducir la planta de empleados públicos, tanto nacionales como provinciales y municipales, en un 10 por ciento. De acuerdo al Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC). En Argentina, según la entidad, el empleo público representa el 18% de los trabajadores, cifra inferior a la de Francia (22%), Canadá (20%) y Reino Unido (19%). Suecia, por su parte tiene el 25,8% de su fuerza laboral empleada en el sector público.

Estos ajustes, más el efecto de las revisiones tarifarias (el jefe de gabinete Marcos Peña dijo que la palabra tarifazo conlleva una “percepción subjetiva” y aconseja no emplearla) que se anuncian (el gas aumentará en 40 a 50%) y otras medidas, como la flexibilización laboral que se busca instaurar, impactarán con extrema dureza en la sociedad. La pregunta es si serán suficientes para estabilizar las cuentas publicas.

José Luis Espert, economista consultor y profesor universitario, vaticinó que las políticas económicas que conduce el gobierno llevarán a que los bancos no puedan devolver el dinero de los depositantes. Esto significa, lisa y llanamente, un nuevo corralito.

Esto será consecuencia de que el Estado dejará de pagar los títulos de la deuda que emite. “¿Qué creen que van a hacer los bancos cuando el Estado no les pague? No le van a pagar los depósitos a la gente".

Lo que expone es de suma gravedad, porque si el público le llega a creer, esto podría llegar a constituir una profecía de autocumplimiento. El temor al corralito puede desatar una corrida y hacer colapsar a los bancos aún antes que el gobierno caiga en default.

En tanto, el Observatorio Fiscal Federal, una organización que, en sus propias palabras “es un ámbito institucional privado no partidario, dedicado al relevamiento, eventual diseño, análisis y divulgación de la evolución de los indicadores fiscales y particularmente del presupuesto público y los sistemas de coordinación fiscal federal y provinciales” y que dirige Luciano Di Gresia publica en su sitio web, a tiempo real, esto es se va actualizando segundo a segundo, los indicadores más relevantes de la situación fiscal, en los tres sectores públicos. Aquí la captura de pantalla obtenida poco después del mediodía del 16 de noviembre.

Con una deuda pública de más de unos 341 mil millones de dólares, creciendo a razón de 862 dólares por segundo, es más fácil creerle a Espert que a Macri y su equipo económico.

ESTADISTICA
Gráfica extraída de www.observatoriofiscal.org.ar



Te puede interesar