La Pampa critica, Córdoba y Santa Fe negocian, Mendoza y Bs.As. apoyan

POLÍTICA 13/11/2017 Por
Los diarios de 5 provincias permiten interpretar el enfoque que tienen los respectivos gobernadores acerca de la propuesta de reforma tributaria/acuerdo de coparticipación que presentó el Ejecutivo Nacional
gobnernadores-macri

3 preguntas antes de ir a las posiciones de los gobernadores:

> ¿Cuál es el cronograma máximo de tiempo previsto en la agenda de Mauricio Macri para obtener la aprobación de sus propuestas?

> ¿Cuál es la porción renunciable de su propuesta y cuál es la no renunciable?

> ¿Qué sucede si la negociación excede el cronograma interno de la Administración Macri?

Son respuestas a buscar durante los próximos días. Ahora, las opiniones:

El gobernador de La Pampa, Carlos Verna, en El Diario de La Pampa:

"El acuerdo que Nación propone a las provincias incluye una rebaja de los sueldos de miles de pampeanos. (...)

Así lo confirmó el gobernador Carlos Verna, que además de participar de la cumbre con sus pares, el presidente Mauricio Macri y los funcionarios nacionales mantuvo un encuentro con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en la que le confirmó las intenciones del macrismo. (...)

“Dujovne reiteró que el artículo 54 del proyecto de ley de reforma tributaria modifica el 79 de la ley de Ganancias. Implica que se consideran sujetos al pago de Ganancias una serie de items que sacamos en la provincia, como adicionales, viáticos, responsabilidad funcional, responsabilidad jerárquica, desarraigo. Eso es una caída en el salario de los empleados públicos del Ejecutivo, de la Legislatura, del Poder Judicial y de los empleados nacionales. Y va a afectar convenios colectivos, como por ejemplo el de los petroleros”, explicó el gobernador.

(...) La medida “tiene impacto negativo en la economía provincial. Se pierden más de 500 millones de pesos que deja de percibir el comercio, porque todo lo que se cobra va a consumo. Nos impacta por doble vía. Espero que los legisladores nacionales de La Pampa, de cualquier partido, defiendan los intereses de los pampeanos”, advirtió.

Al referirse a otros temas, Verna indicó que en La Pampa “tenemos que sentirnos orgullosos porque no tenemos déficit fiscal”, que fue otro de los reclamos nacionales.

Al describir la reunión, comentó que el presidente “repitió lo que había dicho, después hubo una exposición más política del ministro (del Interior Rogelio) Frigerio y más técnica de Dujovne”.

Acerca de la supuesta resignación bonaerense de continuar con su planteo ante la Corte por el Fondo de Reparación, Verna explicó: “La modificación al Impuesto a las Ganancias es lo que la provincia presentó como demanda ante la Corte: que se derogara el artículo 104 de la ley de Ganancias, de tal manera que la retención del 10% del fondo del conurbano, del 20% de ANSeS, del 4% de las provincias por NBI y del 2% para refuerzo de ATN se coparticipara a todas las provincias. Eso están proponiendo: lo que La Pampa pidió”.

“Con respecto al convenio federal que proponen, no podemos opinar acabadamente. Entregaron el convenio con una mano y lo quitaron con la otra, pidieron que devolvamos la copia para actualizar algunos cambios sobre ingresos brutos. No podemos dar precisiones”, señaló.

Además, Verna hizo referencia al planteo para que las provincias retiren las demandas que tengan. “Sale que nos piden que renunciemos a las demandas que tenemos instauradas en la Corte. No puedo desistir de una demanda si no me autoriza la Cámara. Para hacer eso necesito autorización, y hay algunas que va a ser difícil: sobre el 1,9% que retiene la DGI de los impuestos planteamos la discusión en 2007, tenemos un dictamen favorable del procurador, y hay antecedentes favorables de SanLuis, Córdoba y Santa Fe. Es una cifra de 1.000 millones y es difícil resignarse a perderlos”.

(...) Ahora -dijo Verna- “hay un cuarto intermedio de 4 días hábiles, el jueves nos volvemos a juntar. Va a ser difícil que el jueves se llegue a un acuerdo, aunque hay continuas charlas para pulir y mejorar los puntos que plantea el Ejecutivo. El gobierno va a tener que flexibilizar su posición”, advirtió. (...)”.

José Luis Toso, en Los Andes (Mendoza):

"(...) Macri aprovechó la jornada de encuentro con los gobernadores para llamar al mandatario mendocino y comunicarle a solas su decisión de no enviar al Congreso el impuesto al vino y a los espumantes en el contenido de la reforma tributaria.

Más allá de tener la sensación de haber triunfado en una batalla durísima y hasta inesperada, Cornejo también sintió alivio por el logro y no tardó no sólo en comunicar la novedad, sino que también retomó su público apoyo al estilo de gestión de Macri.

Cornejo priorizó el gesto de que la Nación aceptara tratar el polémico impuesto sobre el borrador del proyecto que luego será girado al Congreso; en otras oportunidades discusiones como ésta tuvieron que ser solucionadas en el ámbito parlamentario, con todas las dificultades que ello acarrea en virtud de las diferentes miradas políticas sobre la economía y sus indicadores.

Cabe plantear qué lectura hacer de una decisión presidencial que habría contrariado totalmente a su ministro de Hacienda y que, además, ya provocó la reacción de Coca-Cola, que hizo público su descontento por la exclusión de las bebidas azucaradas de la eliminación de los impuestos internos realizada a partir del reclamo de las provincias vitivinícolas.

Sin duda, el gobierno nacional necesita más que nunca el apoyo de los gobernadores para poder llevar a cabo sin mayores sobresaltos, y en el marco del consenso básico que planteó el presidente Macri, las reformas propuestas. Con más razón tratándose, como en el caso de Mendoza, de una provincia aliada políticamente y conducida por una figura a la que Macri sigue valorando mucho.

En el plano provincial, cuando se conoció la intención de aplicar el impuesto al vino, desde la oposición peronista hubo un duro planteo a la iniciativa, pero también un desafío al Gobernador para que se pusiera al frente de una estrategia que directamente impidiera la aplicación del gravamen. (...)

Con bastante acierto, allegados al oficialismo local destacaron que no fue habitual durante las dos gestiones justicialistas previas a la de Cornejo que los gobernadores de turno hicieran planteos fuertes ante la Nación como el que le tocó al actual mandatario. Empresarios del vino señalan que cuando se pensó la estrategia mendocina, a la que luego se sumó San Juan, Cornejo les dijo francamente que había que asumir el riesgo de confrontar con el gobierno nacional para priorizar los intereses de la provincia."


Marcos Duarte en Diario Alfil (Córdoba), quien anticipa que Humberto Roggero no será Defensor del Pueblo de la Nación por pedido de Juan Schiaretti a Mauricio Macri:

"(...) El cordobés ostenta la medalla de ser el jefe del distrito más importante del archipiélago justicialista. Sus colegas le reconocen experiencia y la fortaleza política de Unión por Córdoba, más allá de la contundente derrota electoral de octubre.

Además, la relación cercana que mantiene con el Presidente de la Nación asciende su cotización cuando llega la hora de enterrar el hacha de guerra y negociar. Schiaretti nunca la ocultó.

De hecho, bastó una conversación del cordobés con el Presidente para que las acciones de Humberto Roggero como postulante de “consenso” entre el peronismo y Cambiemos bajaran abruptamente. Una prueba más que ilustrativa.

Por el contrario, durante la gira que compartió con Macri, declaró abiertamente: “Yo tengo una relación de hablar con el Presidente permanentemente, tengo una relación personal buena, pero lo que importa es la buena relación institucional entre Provincia y Nación, y siempre compartimos, cambiamos ideas sobre lo que creemos que es lo mejor para organizar el país, pero reitero, sería imprudente de mi parte comentar esto cuando estamos hablando de estos temas y negociando.” (...)

Las conversaciones se extenderán por un tiempo considerable. Más allá de los contenidos concretos de un eventual acuerdo, la configuración interna del peronismo parece moldearse de acuerdo a las necesidades. Quizás su futuro también dependa del resultado".


Mauricio Maronna en el diario La Capital (Rosario, Santa Fe), quien expone gobernadores obnubilados o por su intrascendencia o por la trascendencia de la agenda presidencial (¿nunca han contratado agencia de RRPP para sus viajes en el exterior? ¿En qué mundo viven?) en su visita a USA:

"(...) "Parecía John Kennedy", fue la reflexión de un gobernador que compartió con Macri un par de reuniones con empresarios norteamericanos. Lifschitz, Schiaretti y Bordet quedaron sorprendidos por el nivel de expectativa y apoyo "al presidente argentino que le ganó al peronismo".

No son tiempos para ir a ladrar a la casa de Cambiemos. Eso lo tiene claro el gobierno santafesino, aunque su condición política de sujeto opositor lo obligue, de vez en vez, a levantar la voz. "Lo que tiene que lograr el radicalismo es acercar las partes. Colaborar para que Lifschitz y Macri se lleven no bien, muy bien", admitió por estas horas una fuente calificada de la UCR local. Explicó —o trató de explicar— las reuniones secretas entre radicales santafesinos de todos los sectores.

A la par que espera varias carpetas de los especialistas económicos de su gobierno, Lifschitz habló en las últimas horas con varios de sus ministros, no sólo con Maximiliano Pullaro, a quien respaldó por los escandaletes de las escuchas y las acusaciones. En los próximos días se podrían ir cuatro ministros del gabinete. "Pueden ser más de cuatro, o pueden ser menos", dijeron ayer a LaCapital. Todo dependerá del futuro de las relaciones entre el socialismo y el radicalismo.

El 2018 será un año clave para oficialismos y oposiciones. El gobierno nacional deberá demostrar que tiene con qué aprobar reformas poco populares. Y la Gobernación santafesina deberá sacudir el mantel para lograr que la buena gestión se reconozca en la vida real, más allá de que las encuestas le ofrezcan índices altos de aprobación al gobernador. (...)".


José Picón, en el diario El Día (La Plata):

"(...) Lo cierto es que, más allá de la negociación por el nuevo pacto fiscal, Mauricio Macri y Vidal habían resuelto avanzar en un acuerdo bilateral. El proyecto de Presupuesto 2018 que seguramente se aprobará el martes en la Legislatura, es por demás revelador: allí aparecen, en concepto de aportes del Tesoro nacional a la Provincia, 37 mil millones de pesos.

“El nuevo esquema de reparto otorgaría certezas no sólo a Vidal, sino a cualquier gobernador que la suceda más allá de su signo político”

(...) haya o no nuevo pacto fiscal, Vidal recibirá esa suma producto de su propio cierre con el gobierno central. En la Legislatura ya bromean con esa partida a la que bautizaron el “Fondo Mariú”.

Ese cierre para nada invalida la negociación aún sin resolver. Una cosa es el acuerdo político que pueda prosperar en función de la buena voluntad de la partes. Otra muy diferente es que lo que le corresponde a la Provincia deje de depender de la buena sintonía política para pasar a ser un derecho adquirido con fuerza de ley ya no sólo para el gobernador de turno sino para todos los bonaerenses.

Ese nuevo esquema de reparto otorgaría certezas no sólo a Vidal, sino a cualquier gobernador que la suceda más allá de su signo político. Sólo si se firma ese acuerdo la gobernadora retirará la demanda que inició ante la Corte nacional en la que perseguía un resarcimiento de cerca de 400 mil millones de pesos.

El debate también tiene su lectura política. La mandataria de Cambiemos se apresta a colocarse una cucarda: ser la dirigente que recuperó fondos largamente reclamados por la Provincia.

Se trata de una plataforma envidiable para 2019. Es altamente probable que ese año Vidal esté embarcada en su proyecto reeleccionista. Será, además, el año en que la actual mandataria dispondrá de 25 mil millones de pesos extra, si se termina por confirmar el pacto fiscal, para arrasar con obra pública en plena etapa preelectoral.

El Conurbano es la obsesión. Allí estará destinada la mayoría de los esfuerzos oficiales. Cambiemos tomó nota de los resultados electorales de octubre y, si bien fue derrotado en varias comunas del sur y el oeste del Gran Buenos Aires, logró achicar la brecha con el peronismo.

Los esfuerzos estarán centrados en horadar ese núcleo duro. En el PRO han puesto en la mira a varias comunas que consideran “recuperables”. Avellaneda, Escobar, Hurlingham e Ituzaingó aparecen, por caso, en el radar de Vidal y su equipo.

La trascendencia de lo que se discute llevó a un cómodo segundo plano el tratamiento del Presupuesto 2018 en la Legislatura donde Cambiemos aparece con el camino despejado para coronar con éxito la empresa de darle a la mandataria esa herramienta clave de gestión.

“No hay en la oposición ánimo para no levantar la mano”, grafican en el oficialismo. Es probable que sólo La Cámpora y algunos legisladores cercanos al matancero Fernando Espinoza, terminen transformándose en el único núcleo refractario al proyecto oficial. (...)".

Urgente 24

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar