Corrupción. Ricardo Lorenzetti ya se mira en el espejo de Julio De Vido

POLÍTICA 10/11/2017 Por
El presidente de la Corte Ricardo Lorenzetti, está en la mira de Elisa Carrió y asesores de extrema confianza de Mauricio Macri que en absoluto siliencio analizan los pasos a seguir para que el juez sienta como la Procuradora Alejandra Gils Carbó, que debe dar un paso al costado.
DE-VIDO-LORENZETTI

El presidente de la Corte Ricardo Lorenzetti, está en la mira de Elisa Carrió y asesores de extrema confianza de Mauricio Macri que en absoluto siliencio analizan los pasos a seguir para que el juez sienta como la Procuradora Alejandra Gils Carbó, que debe dar un paso al costado.

Por respeto institucional Lorenzetti fue invitado y acompañó los anuncios del Gobierno en el Centro Cultural Kirchner, pero recibió reclamos del presidente al funcionamiento y desempeño del Poder Judicial.

El desafuero y detención del ex ministro de Planificación durante los doce años del kirchnerismo, Julio De Vido, colocó la lupa de Cambiemos en los jueces que habrían garantizado la impunidad en esos años. Al igual que lo habría hecho la jefa de los fiscales,  Alejandra Gils Carbó, la que finalmente dimitió.

A la lista de jueces supuestamentes alineados al kirchnerismo y la corrupción durante los doce  años que gobernaron primero Néstor Kirchner y luego Cristina Fernández de Kirchner,se suman Daniel Rafecas y la camarista de Casación Ana María Figueroa.

El caso de Lorenzetti es emblemático para Carrió y aquellos pocos asesores que cuidan las espaldas de Macri. El magistrado fue elegido en el 2004 por Néstor Kirchner con la finalidad de “hacer caja en la Justicia, manejar el presupuesto millonario del poder judicial y garantizar impunidad”, como lo explicó la electa diputada nacional Paula Oliveto Lago y jefe de investigaciones del equipo de Carrió.

Habría sido Lorenzetti el encargado de garantizar durante doce años una justicia perezosa en los casos vinculados al poder y aquellos en los que Néstor y Cristina Kirchner estuvieran investigados. De hecho, en el año 2009 fue el informe del cuerpo de peritos de la Corte Suprema el que habilitó al ex juez federal Norberto Oyarbide sobreseer al matrimonio presidencial en la causa por supuesto enriquecimiento ilícito.

Para Carrió y el círculo rojo de Macri, Lorenzetti se convirtió en un “peligro para la seguridad jurídica que el presidente necesita”, explican desde ese sector.

Acorralado. A tal punto desconfían de Ricardo Lorenzetti, que de haber manejado desde el 2007 al 2017 de manera personal y “autoritaria” la caja del Poder Judicial de manera “ilegal”, Macri le exigió a los ministros designados por él, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, que exigan la firma de por lo menos tres ministros de los cinco para disponer de los fondos públicos de la Justicia.

Al salir a la luz una serie de irregularidades en el manejo de la caja judicial evidenciados por Carrió y su equipo, el presidente Mauricio Macri mira con otros ojos al presidente de la Corte: desconfía.

“Hay sobreprecios en el Consejo de la Magistratura y construiremos una Justicia transparente”, dijo Macri al auditorio en cuya primera fila estaba Lorenzetti junto al Jefe de Gabinete Marcos Peña. El presidente aludió también a los privilegios de los judiciales en sueldos, horario de trabajo y atención al público, además de largas licencias.

Lorenzetti bajó el perfil en los medios y en público, se muestra callado y pensativo aunque hoy acompañará al presidente en el anuncio de reformas.

Pese a sus denodados intentos de acercamiento el juez de la Corte no cuenta con la anuencia de Cambiemos y se ha encargado de “presionar al mismísimo presidente Macri para que Carrió no impulse el juicio político”, explica un hombre que hace las veces de sombra del presidente.

Esto llevó a que Elisa Carrió enfrentara a Lorenzetti en público y le pidiera que “la dejara de presionar porque a mí no me presiona nadie”, dijo en una entrevista televisiva. “Mire Lorenzetti ya comuniqué al Gobierno que su caso es innegociable. Justicia para todos”.

Los casos de Daniel Rafecas como el de Ana María Figueroa, jueza de Casación penal es más o menos parecido. “Ambos respondieron al kirchnerismo y se alineraon en sus ideologías e intereses a través de sus sentencias y maniobras dilatorias, como el el discurso de los derechos humanos”, dijo un hombre fiel de Macri.

Soledad. El presidente de la Corte está cada vez más solo en la Corte. “No lo respetan sus pares y se siente expuesto ante las denuncias de Carrió”, explican quienes trabajan día a día con él. Además, desde que arribó Macri al gobierno perdió a su mayor aliada, la ministra Elena Highton de Nolasco. Estarían enfrentados por los supuestos actos de corrupción de Lorenzetti, dijeron a Aerom los secretarios letrados consultados. Además, mantiene muy mala relación con los nuevos ministros Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz quienes lo limitan en su accionar. Rosatti pelea por la presidencia de la Corte aunque a Rosenkrantz no le disgustaría asumir el cargo.

Desde que Carrió impulsó el juicio político contra el juez que lidera el máximo tribunal de Argentina, Ricardo Lorenzetti, el magistrado intentó frenarla a través de interlocutores como Marcos Peña, Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción y el considerado sombra de Macri, el abogado Fabián “Pepín” Rodríguez Simón.

De Vido y Lorenzetti: Durante los 12 años de la gestión de los Kirchner, De Vido mantuvo diálogo directo con el presidente de la Corte como “negocios de retornos y sobreprecios”, denunciaron funcionarios judiciales en 2015. “Lorenzetti logró un engranaje de la obra pública a través de judiciales afines y a los ingenieros y arquitectos obligaban a firmar certificados de obras que no se realizaban pero claro…se pagaban”, continuaron.  De Vido, Julio López, el ex Secretario de Obras Públicas que pasó a la gloria de la corruptela por revolear bolsos de dinero en un convento de General Rodriguez y Lorenzetti acordaron la construcción de una mega obra para instalar allí el archivo del Poder Judicial. La obra cuyo costo se presupuestó a $1.402.167.966 no se concretó pero se suscribieron planos y documentación respecto una superficie de 60.002,24 m2. La que si habrían consensuado en papeles fue la  construcción del edificio de la morgue judicial.  Lorenzetti, solo y bajo su responsabilidad autorizó en 2014 la obra de la morgue a las empresas Corsan Corvian Construcciones SA y Teximco SA, integradas en una Unión Transitoria de empresas por un monto de  $711.889.719,49 pero pese a que hubo varios pagos millonarios adelantados y readecuaciones de precios por la inflación la obra nunca se inició como se pactó en los terrenos paralelos a los tribunales de Comodoro Py.¿Complicidad?

La Justicia es una de las naves insignias de Maurici Macri en esta nueva etapa y Ricardo “Lorenzetti es símbolo de kirchnerismo”, reniegan una y otra vez en el seno de Macri.

En los pasillos oscuros del cuarto piso de Talcahuano 550, sede de la Corte Suprema, niegan que Lorenzetti se encuentre nervioso o tema enfrentar un juicio político porque lo considera lejano y aseguran que el diálogo con el gobierno de es “excelente”.

La primera etapa fue sorteada con hidalguía al lograr la renuncia de la Procuradora General Alejandra Gils Carbó, pero recalientan motores en Cambiemos para apuntar al máximo tribunal y justicia federal.

Fuente: http://aerom.com.ar/corrupcion-ricardo-lorenzetti-ya-se-mira-en-el-espejo-de-julio-de-vido/

Te puede interesar