Tras la detención de Boudou, se tensa la relación entre el Gobierno y los jueces

POLÍTICA 06/11/2017 Por
En Casa Rosada, con perfil bajo, se celebró que se avance en causas de corrupción, pero hubo enojo por las demoras de la Justicia. En Comodoro Py sienten que están en la mira
not_867784_30_115519

La detención de Amado Boudou, en el amanecer del viernes, motivó un fuerte sacudón político que repercutió en todo el espectro de la política. En el ámbito judicial, desde donde se dictó la medida, se leyó la misma como una respuesta al reclamo generalizado de que se activen los expedientes más calientes. En el Gobierno, la lectura fue doble. Por un lado, se celebró que la Justicia haya "levantado" el cepo y decidido avanzar con las causas contra funcionarios del Ejecutivo anterior. Pero se cuestionó que algunos jueces actúen ahora y no cuando estaban en el poder.

Fuentes de Casa Rosada revelaron que la noticia de la detención de Boudou fue seguida de cerca por Mauricio Macri y la mayoría de los ministros. En el entorno presidencial resaltaron, no obstante, que enojó al mandatario que el video del ex vicepresidente, recién despierto, descalzo y en pijamas mientras era detenido, se haya filtrado. En el Gobierno entienden que situaciones así no apuntalan el reclamo que, argumentan, se impulsa desde la sociedad, para que la Justicia actúe de manera independiente.

Desde el Poder Judicial, en cambio, se respira un clima de preocupación. Fuentes de Comodoro Py aseguran que los jueces actuaron casi instintivamente ante el pedido de acelerar las causas. La orden, implícita, bajó desde la Corte Suprema de Justicia a mediados de año. Y muchos jueces aceleraron. A la vista: Julio De Vido, Roberto Baratta y Boudou fueron detenidos en apenas dos semanas.

El avance del caso por enriquecimiento ilícito contra el ex vicepresidente, creen muchos en Comodoro Py, tuvo que ver con la situación que atraviesa al juez Ariel Lijo, denunciado junto a su par Daniel Rafecas la semana pasada por, presuntamente, demorar las causas. Horas después de ese reclamo de celeridad del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, Lijo se despachó con una orden de detención contra Boudou que no sólo tocó el expediente puntual de enriquecimiento, sino que atravesó otras de las causas que se siguen contra el ex ministro de Economía: Ciccone, la renegociación de la deuda con Formosa y la compra de autos de alta gama, por ejemplo.

A Lijo se le apunta también por la supuesta relación que su hermano Alfredo mantuvo con De Vido y con el camarista Eduardo Freiler, quien por estos días se somete a un jury de enjuiciamiento en su contra. Fuentes judiciales aseguran que el macrismo podría promover una investigación contra el juez en Magistratura, luego de que se decida avanzar con Rafecas, hoy por hoy el más cuestionado por su actuación en Ciccone -antes de que intervenga Lijo- y por haber evitado abrir dos veces la denuncia que el fiscal Alberto Nisman hizo por encubrimiento contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.


Justamente CFK vuelve a ser la actriz central de la agenda de Comodoro Py de esta semana. El jueves declarará ante el juez Julián Ercolini en la denominada causa Hotesur. La ex mandataria tiene fueros parlamentarios, y no puede quedar detenida. Sin embargo, el antecedente De Vido hace pensar que, como sucedió con el ex ministro y en caso de que surja un pedido formal de la Justicia, se pueda imponer un desafuero en el Congreso, donde Cristina recién asumirá el 10 de diciembre. Lo mismo podría suceder con Máximo Kirchner, actual diputado, y que debe declarar el lunes 13.

Fuente: Cronista

Te puede interesar