Amenazado por Irán y Hezbolah, renuncia el Primer Ministro libanés

INTERNACIONALES 05/11/2017 Por
El mandatario ha asegurado en un mensaje televisado que teme por su vida
143357180514335177731433247673n

El primer ministro libanés, Saad Hariri, ha anunciado este sábado por sorpresa y desde Arabia Saudí su dimisión aludiendo al clima político que vive el país. Tras arremeter contra las armas del partido-milicia chií libanesa Hezbolá y contra Irán, ha afirmado temer por su vida. "Anuncio mi dimisión del puesto de primer ministro", ha declarado Hariri en un discurso retransmitido por la cadena de noticias Al Arabiya. Lo ha hecho durante su segunda visita a Arabia Saudí en menos de cinco días.
“Cuando ocupé mi cargo, os prometí que perseguiría la unión de los libaneses, el fin de las divisiones políticas, pero no he sido capaz de hacerlo”, ha dicho Hariri quien responsabiliza a Irán de frustrar todos sus esfuerzos. "Sus interferencias [por Irán] nos han causado graves problemas con nuestros vecinos árabes y han impuesto una realidad por la fuerza de las armas", ha acotado. Pero ha asegurado que Líbano "se levantará, como lo ha hecho en el pasado" y "cortará las manos que se extienden malvadamente" dentro del país.

“El Presidente [por el ex General Michel Aoun] ha recibido una llamada de Hariri informándole de su dimisión" y "espera el retorno de Hariri para conocer las motivaciones de su renuncia ”, son los mensajes que ha publicado la Presidencia libanesa en su cuenta oficial de Twitter. El Presidente Aoun ha dado instrucciones a las fuerzas de seguridad para mantener la estabilidad en el país, incrementando la presencia de uniformados que patrullan los barrios de la capital.

Por su parte, Irán ha tachado de "absurdas" las acusaciones vertidas por Hariri. "La repetición por el primer ministro libanés de las acusaciones absurdas e infundadas de los sionistas, saudíes y estadounidenses contra Irán muestra que su renuncia es un nuevo plan para crear tensiones en el Líbano y en la región", dijo este sábado el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Bahram Qasemí. Hezbolá, miembro de la coalición política que gobierna el país, ha anunciado que su secretario general, Hasan Nasralá, se pronunciará en la tarde del domingo sobre la dimisión del primer ministro .

La renuncia de Hariri ha caído como un jarro de agua fría sobre los ciudadanos libaneses quienes temen otra nueva fase de enfrenamientos entre los dos principales bloques políticos que se disputan el poder. "El clima político en Líbano se parece al que acabó desembocando en el asesinato de mi padre", ha afirmado Hariri aludiendo a la inestabilidad política que desencadenó en 2005 el atentado con coche bomba que acabó con la vida de su padre y ex primer ministro, Rafik Hariri. Las protestas sociales masivas que siguieron al magnicidio forzaron la retirada de las tropas sirias tras 29 años afincadas en el Líbano.

"He detectado una conspiración para acabar con mi vida", ha dicho Hariri sin aportar más detalles. Segun fuentes citadas por la cadena de televisión saudí Al Arabiya, Hariri decidió volar a Riad el pasado viernes tras un "frustrado atentado" contra el convoy en el que se desplazaba en Beirut. No obstante, las Fuerzas Internas de Seguridad libanesas han hecho público esta tarde un comunicado en el que aseguran “que no disponen de información alguna sobre el supuesto atentado”. No es la primera vez que Hariri admite temer por su vida. Ya en 2005, en cuanto los primeros indicios responsabilizaron a Damasco del atentado contra su padre, Hariri optó por un largo exilio fijando su residencia entre París y Riad.

Fue la sangrienta ola de atentados yihadistas que protagonizó el país en 2015 la que forzó a negociar bajo mesa a Teherán y Riad con el fin de preservar la estabilidad interna del Líbano. Un acuerdo que puso fin a los más de dos años y medio de vacío político por falta de quorum y que permitió el regreso de Hariri a la esfera política en tanto que primer ministro. Ahora, con el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas e inglés) a punto de ser derrotado en Siria en Irak, el entendimiento entre Riad y Teherán parece llegar también a su fin reanundando su competición regional en tierras libanesas.

“La dimisión de Hariri responde claramente a la política regional y no a las dinámicas internas del Líbano”, valora en una conversación telefónica Karim Makdisi, profesor de la Universidad Americana de Beirut. “Se trata de un paso más dirigido por Arabia Saudí para forzar al Gobierno libanés a distanciarse de Hezbolá y de Irán, hoy ambos reforzados en la región, y en línea con el recrudecido discurso que están adoptando tanto EEUU como Israel”, apostilla.

Quién sucederá a Hariri es la primera de las incertidumbres que ha abierto esta inesperada renuncia incluso para el bloque político suní libanés, huérfano de líder desde el asesinato de Rafik Hariri. Este revés también pone en entredicho la celebración de los comicios parlamentarios previstos para el próximo mes de mayo, los primeros convocados en nueve años.

En las calles de Beirut, numerosos ciudadanos han mostrado su indignación por el hecho de que su primer ministro haya optado por anunciar su dimisión desde el extranjero y no ante el Parlamento libanés. Gesto que interpretan como un claro mensaje de no retorno. Precisamente hoy, Hariri ha cerrado un año en su cargo.

Fuente: El País

Te puede interesar