El juez federal Ariel Lijo ordenó la detención del ex vicepresidente Amado Boudou y de su ex socio y amigo José María Núñez Carmona en la causa en la que los investiga por varios hechos de lavado de activos y asociación ilícita. En el expediente también están implicados Alejandro Vandenbroele y Juan Carlos López, señalados como testaferros del ex ministro de Economía, y la periodista Agustina Kämpfer, su ex novia.

El magistrado acusó a Boudou de los delitos de asociación ilícita, en carácter de jefe, y lavado de activos, cometido en tres oportunidades; a Núñez Carmona por asociación ilícita, en carácter de organizador, y lavado de activos, cometido en una oportunidad; a Vandenbroele y López por asociación ilícita en carácter de integrante; y a Kämpfer por lavado de activos.

"La asociación desarrolló sus designios criminales, por lo menos, desde principios de agosto de 2009, momento en que Amado Boudou asumió como Ministerio de Economía y Finanzas de la Nación, hasta el mes de diciembre de 2015, cuando finalizó su mandato como Vicepresidente de la Nación", aseveró Lijo en su fallo. En el mismo precisó que el monto total objeto del delito de lavado de activos ascendería a 4.238.900 pesos y 995.000 dólares.

Para Lijo, "la complejidad de la maniobra investigada y su significación económica, entre lo que se destaca el intrincado entramado societario diagramado para generar una opacidad en las transacciones y, de esa manera, disimular los movimientos de dinero y ocultar bienes y susbeneficiarios efectivos". "Estos elementos, permiten presumir la existencia de relaciones residuales con actores que podrían configurar una vía de colaboración para eludir la actividad jurisdiccional y poder económico para la elusión o la obstaculización del proceso", añadió el magistrado.

Lijo sostuvo que "por el lugar que ocupaba en el Estado Nacional -Boudou-, por la complejidad de la maniobra investigada y su significación económica, es que poseen la información relevante, los contactos y la capacidad de acción con suficiente entidad para evadir el accionar jurisdiccional, dificultar la producción de pruebas y el recupero de los activos por los cuales se los está intimando".

Asimismo, consideró que existen evidencias de "la voluntad de los involucrados de ocultar sus operaciones y de ello se deriva el peligro concreto de que la investigación esté siendo obstaculizada". A entender del juez, las medidas que ya fueron adoptadas demostraron "insuficiencia para garantizar el recupero de activos". 

"Cabe destacar que Amado  Boudou  ejerció  el  cargo de  Ministro de Economía  y Finanzas Públicas de la Nación y posteriormente el de Vicepresidente de la Nación, lo que lo ubicó en las más altas esferas de influencia del poder estatal durante un extenso período. Esta influencia puede ser extendida a José María Núñez Carmona, a quien el Fiscal señaló como quien revestía el carácter de persona interpuesta de Boudou. De igual modo se ha acreditado el estrecho vínculo entre ambos", resaltó. 

Y agregó: "Por su parte, Núñez Carmona posee cuentas en el exterior a su nombre, que registran inyección de fondos de por lo menos una sociedad panameña a través de una cuenta en la República Oriental del Uruguay por intermedio de un corresponsal alemán y de los cuales se ha tomado conocimiento recientemente. Ello evidencia la imposibilidad real de controlar el flujo de activos por los cuales se los está investigando". 

Fuente: Perfil