EL SOL PROMETIDO Y LAS TORMENTAS QUE ACECHAN

EDITORIAL 21/10/2017 Por
¿Estamos mal pero vamos bien? ¿Estamos mal y vamos mal? En definitiva: Cómo estamos y hacia donde vamos son las grandes preguntas, a contestar como cada uno quiera y pueda hacerlo
macri-fragata-libertad

Isaias Abrutzky Isaías ABRUTZKY / Especial para R24N

www.facebook.com/isanacypop

De una revisión de las noticias relativas a la economía argentina en los grandes medios parece surgir un panorama optimista: mejora en los despachos de cemento, entusiasmo por el incremento de transacciones en el sector inmobiliario, empresas automotrices que anuncias importantes inversiones, dólar tranquilo, baja del riesgo país.

No puede esperarse menos, teniendo en cuenta el altísimo interés del gobierno, y de las publicaciones que lo respaldan, por lograr un triunfo en las elecciones del domingo. Una victoria que tanto necesita para avalar medidas de ajuste que, aunque con cierta reticencia por parte de los funcionarios correspondientes, se dan por sentadas.

Pero detrás de algunas realidades concretas y de anuncios que requirán tiempo para ser oficiales y más todavía para convertirse en hechos consumados, hay un panorama con impresionantes claroscuros.

El dato de la inflación de septiembre constituyó un golpe duro para la autoridad monetaria, que a fuerza de permitir ganancias financieras extraordinarias y llevar la carga de intereses de los bonos que emite a límites espeluznantes, se jactaba de haber domado a la inflación.

Tal vez para adelantarse a quienes pudieran enrostrarle el resultado -imposible de poner en duda- del INDEC, el presidente del Banco Central Federico Stuzenegger hubo de reconocer que “la inflación no está bajando al ritmo que queremos”, aunque no le asigna a este incumplimiento de las metas fijadas mayor trascendencia e insiste en la eficacia de las políticas monetarias de la entidad que conduce.

A tal punto que no vaciló en publicar una meta más que ambiciosa para la carrera de los precios durante 2018: una franja que va desde el 8 al 12% en el año.

Tanto quien quiere mostrar que la economía marcha bien en la Argentina como el que se agarra la cabeza cuando mira los números pueden mostrar cifras y gráficos que lo avalen. 2016 fue un desastre de cualquier manera en que se lo mire. Curiosamente ese garrotazo económico viene ahora en auxilio de los que quieren ver las rosas y no las espinas. Es que en los grandes agregados de datos hoy se vislumbra crecimiento, aunque aún se esté por debajo de los indicadores de 2015.

Los ciudadanos comunes estamos siendo bombardeados constantemente con datos. Y aún dejando de lado aquellos que no provienen de fuentes confiables, o cuyas series estadísticas arrancan fuera de la punta que queremos tomar como inicio para comparar, y/o no llegan hasta la actualidad, tampoco pisamos terreno firme.

La mejor manera de acercarse a la realidad es analizando nuestra propia evolución, la de amigos y familiares, y la de los comerciantes del barrio. Las estadísticas nos muestran un buen nivel en el consumo de carnes, pero en las carnicerías no se agolpa la clientela. Lo mismo en el almacén o la verdulería.

Una información valorable la dan las cámaras empresarias, que recogen los datos de sus afiliados. Si uno visita el sitio web de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa se enfrenta a un panorama a lo mejor impensado. Curiosamente, los titulares de la primer página, que consignamos al final de esta nota, encabezan textos que promueven el entusiasmo en varios casos, como el más actual, del comienzo de este mes, que señala que los comercios se preparan para un fin de año con la demanda en recuperación.

Los déficit del comercio exterior y fiscal; la emisión monetaria, el increíble monto diario de intereses que el BCRA debe pagar por las LEBAC; la carga de los servicios de la deuda externa, que seguirá creciendo en 2018 según fue anunciado; la presión del agro para una devaluación que lleve al dólar a 23 pesos; las subas en las naftas y de tarifas, que sin duda habrán de reflejarse en los restantes precios, son papas calientes que algunas manos tendrán que sostener.

El futuro es un campo abierto donde algunos ubicarán su esperanza; otros ven acercarse el 2001 a pasos acelerados. “Soy

pesimista porque veo lo que les pasa a los optimistas”, supo decir Wimpi, picante escritor uruguayo hoy lamentablemente poco recordado.

Titulares del sitio web de la CAME (redcame.org.ar)

01/10/17 COMUNICADO

RELEVAMIENTO DE VENTAS

LAS VENTAS MINORISTAS CAYERON 0,1% EN SEPTIEMBRE

03/09/17 COMUNICADO

RELEVAMIENTO DE VENTAS

LAS VENTAS MINORISTAS CAYERON 0,3 % EN AGOSTO

06/08/17 COMUNICADO

RELEVAMIENTO DE VENTAS

LAS VENTAS MINORISTAS ESTÁN TARDANDO EN RECUPERARSE: EN JULIO CAYERON 1,6%

02/07/17 COMUNICADO

RELEVAMIENTO DE VENTAS

LAS VENTAS MINORISTAS DE LAS PYMES CAYERON 1,4% EN JUNIO

18/06/17 COMUNICADO

RELEVAMIENTO DE VENTAS

LAS VENTAS POR EL DÍA DEL PADRE CAYERON 3,6%

04/06/17 COMUNICADO

RELEVAMIENTO DE VENTAS

LAS VENTAS MINORISTAS DE LAS PYMES CAYERON 2,3% EN MAYO PERO SUBIERON 3,1% ONLINE

09/05/17 COMUNICADO

RELEVAMIENTO DE VENTAS AFECTADAS POR LAS PROVINCIAS DE FRONTERA

LAS VENTAS MINORISTAS CAYERON 3,8 %

09/04/17 COMUNICADO

RELEVAMIENTO DE VENTAS VENTAS MINORISTAS:

CAYERON 4,4% EN MARZO

05/03/17 COMUNICADO

RELEVAMIENTO DE VENTAS VENTAS MINORISTAS:

CAYERON 4,1% EN FEBRERO

15/02/17 CIRCULAR

RELEVAMIENTO DE VENTAS "SAN VALENTÍN 2017":

1,3 MILLONES DE PERSONAS FESTEJARON PERO LAS VENTAS CAYERON 3,4 %

05/02/17 COMUNICADO

RELEVAMIENTO DE VENTAS VENTAS MINORISTAS:

CAYERON 2,5% EN ENERO

06/01/17 CIRCULAR

RELEVAMIENTO DE VENTAS REYES 2017:

LAS VENTAS MINORISTAS CAYERON 3,1 %

Te puede interesar