Buscarán prorrogar otro año la emergencia económica en un debate en extraordinarias

ECONOMÍA 16/10/2017 Por
Parte de la Casa Rosada no quiere mantenerla para dar una señal, pero otra no está dispuesta a que el Ejecutivo pierda potestades sin tener mayoría legislativa ante un frente del PJ
cc161017e002f12.jpg_258117318

El Gobierno se prepara para el día después. Entienden que el resultado en las elecciones va a ser favorable tanto en la provincia de Buenos Aires como en otros distritos importantes, de la talla de Córdoba y Santa Fe, y comenzó a pergueñar la agenda que arrancaría el lunes 23 de octubre.

Luego de un año con pocas sesiones en el Congreso de la Nación, las espadas legislativas del oficialismo ya adelantaron que habrá sesiones extraordinarias a partir de diciembre. La fecha no es antojadiza, la intención del Gobierno es contar para entonces con la conformación del Congreso que emergerá la semana próxima y contar con más votos favorables para tratar el Presupuesto 2018. Pero, también, porque hay un paquete de normas que por ley se tiene que tratar antes de fin de año: la continuidad del Impuesto al Cheque, la reforma impositiva y, principalmente, la emergencia económica.

"Vamos a tener extraordinarias y van a estar tomadas por el paquete fiscal", reconoció el diputado radical de Cambiemos Mario Negri a El Cronista. En la misma línea, su par del justicialismo Diego Bossio señaló que "antes de fin de año hay una obligación legal respecto algunas leyes, así que seguro vamos a estar abocados a esos temas".

Negri y Bossio compartieron panel junto a los legisladores Graciela Camaño, Miguel Picheto y Emilio Monzó en la 53´ edición del Coloquio de Idea en Mar del Plata, y aunque arriba del estrado mucho no se habló de la actividad parlamentaria, la pregunta abajo era qué iba a pasar con la ley de Emergencia Económica que se viene aprobando desde 2001.

En la Casa Rosada habían adelantado que no sería prorrogada. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, señaló que "ya no es prioridad". Sin embargo, no todos le creen.

Algunos legisladores que se dieron cita en el Coloquio aseguraron que "hay una discusión interna, porque por un lado están los que dicen que no prorrogarla es una señal. Sin embargo, otro sector no quiere dejar pasar la oportunidad de que la Casa Rosada pueda tener cierta discrecionalidad sobre el Presupuesto sin pasar por el Congreso.

Si te sacan un decreto para modificar las facultades de

Transporte y "agilizar trámites", imaginate si se van a perder la oportunidad de poder para manejar los fondos con mayor discrecionalidad", dijo un diputado opositor que el viernes se paseaba por los pasillos del Sheraton de Mar del Plata.

"No sé si tiene los votos, pero lo quieren discutir seguro. Si logran conseguirlos antes del 10 de diciembre cuando cambia la composición del Congreso puede salir, después puede ser usada como moneda de cambio para tratar otros temas más sensibles para las provincias como Fondo del Conurbano y Reforma impositiva", agregó otro legislador de la Cámara baja que pidió anonimato.

Una posición intermedia que podría generar consenso entre las dos fracciones es la de continuar, pero explicitando qué artículos siguen y cuáles no.

La ley de Emergencia Económica delega facultades en el Ejecutivo que son potestad del Congreso y tuvo su razón de ser en plena crisis de 2001.

El otro punto en agenda es la Reforma Impositiva y Responsabilidad Fiscal donde los gobernadores también están muy pendientes. Parte de esto se va a discutir en el encuentro entre todos los gobernadores y el presidente Macri que, como adelantó este diario, se realizará después de las elecciones.

La situación del impuesto al cheque es la que parece más clara, ya que el Ejecutivo envió al Congreso un proyecto de ley de prórroga hasta diciembre de 2019, y contempla un cambio que no cayó bien en las provincias ya que propone que el 70% de la recaudación que hoy retiene la Nación, se lo quede a la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses). Esto dejaría gran parte de lo recaudado fuera de la coparticipación, y haría que, junto a la pérdida del Fondo del Conurbano, los gobernadores estén más pendientes de la relación con la Casa Rosada y el flujo de fondos.

Fuente: Cronista

Te puede interesar