Evalúan implementar la boleta única en papel si no prospera el voto electrónico

POLÍTICA 10/10/2017 Por
Con la reforma política durmiendo el sueño de los justos, o de los injustos dependiendo a quién se le pregunte, el Gobierno insistirá luego del 22-O en su promesa de que en las presidenciales de 2019 no se vote con el sistema actual de múltiples papeletas
voto_620.jpg_258117318

Frenada por ahora la opción de boleta única electrónica (BUE) se asoma un eventual Plan B: aprobar su versión única en papel, con la condición de que desaparezcan las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).
En el Correo Argentino se realizó el sábado pasado un simulacro de recuento provisional de resultados, con el antecedente del 13-A que dejó acusaciones del kirchnerismo. "Creemos que el sistema de boleta partidaria en papel es engorroso y debe ser reformulado", insistió con debatir una alternativa electrónica el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales de la Nación, Adrián Pérez. A su lado, el Director Nacional Electoral, Fernando Álvarez, apoyó la moción pero abrió una puerta a que en el Congreso se traten "otras opciones".

En octubre del año pasado, el proyecto de reforma política logró la media sanción en Diputados pero en la Cámara alta se encontró con la resistencia en comisión del peronismo, que frustró los sueños de la Casa Rosada de habilitar la boleta electrónica en las PASO en 2017. En paralelo, con un oficialismo denunciando a "señores feudales" por el revés, no pocos expertos en sistemas criticaron duramente la BUE, acusándola de ser permeable a hackeos informáticos. Así, el debate se terminó de empantanar.

No obstante, luego del calor de las legislativas, podría asomarse una solución salomónica: en el Gobierno admiten como una posibilidad implementar la boleta única pero de papel, utilizada en países del primer mundo. Evitar el clásico robo de papeletas y desarticular gran parte del aparato de fiscalización, son sus principales ventajas. Lo negativo, según el oficialismo, es que no brinda la misma celeridad en el recuento de su hermana informática. Por eso no la puso sobre la mesa de discusión.

Pero también por algo más: para las últimas PASO, bajo la órbita de Pérez, se elaboró un modelo de eventual papeleta con todos los precandidatos en suelo bonaerense. Medía más de un metro de diámetro. Ahora volvieron a elaborar un prototipo pero con los postulantes que se enfrentarán dentro de dos semanas. "No hay problema de diseño ahora al ser cinco candidatos de cinco frentes (Cambiemos, Unidad Ciudadana, 1País, Cumplir y el FIT)", fue la conclusión en despachos oficiales.

O sea que para olvidarse de la boleta electrónica y ceder al papel, en el Gobierno creen que deberían dejar de existir las primarias, algo en lo que ya vienen trabajando. Con la excusa de su costo y la supuesta antipatía de la ciudadanía, hace meses que el Gobierno insiste con la eliminación de las PASO.

Junto a un nuevo sistema de financiamiento para las campañas, es un paquete que sería debatido en el Congreso en 2018.

Fuente: Cronista

Te puede interesar