Cuáles son las tres alergias alimentarias más extrañas

SALUD 10/10/2017 Por
Muchas veces los alimentos contienen ingredientes que causan reacciones alérgicas una vez que se los ingiere. Las claves para detectar este tipo de enfermedades
alergia-al-niquel

Enfermedades alérgicas tales como el asma, la rinitis, o la dermatitis presentan un acumulación generacional, la cual sugiere una predisposición determinada por los genes. A esto se suma la interacción con factores ambientales y psicológicos, es decir, es de origen multifactorial.

Hay muchos tipos y los mismos varían o se intensifican según como se combinen los elementos anteriormente mencionados. Lo más común es que estas enfermedades sean detectadas cuando se producen reacciones "muy fuertes" en donde aquel que la padece finalmente recurre a un especialista.

Las "variedades" no se circunscriben a la típica alergia de primavera únicamente, sino que también se extiende a otros ámbitos, impensados para muchos. Los alimentos se encuentran dentro de esta categoría y detectar a tiempo si se padece una alergia de este estilo es importante para evitar su evolución.

En los primeros años de vida son más comunes los cuadros clínicos de alergia a los alimentos (iStock)
En los primeros años de vida son más comunes los cuadros clínicos de alergia a los alimentos (iStock)

El médico alergólogo Gustavo Marino explicó a Infobae que no se sabe específicamente por qué el cuerpo reacciona frente a determinadas comidas. "Algunos especulan que los alimentos están alterados genéticamente, otros creen que es por la forma de cocinarlos, y también están quienes piensan que es debido a la forma en la que el paciente toma contacto", aseguró.

"La última teoría es la más fuerte, un ejemplo muy claro es la alergia que se desarrolla frente al maní en Estados Unidos. Está determinado científicamente que cuando los padres de los pacientes pediátricos cocinan y usan peanut butter, dejan restos en las mano y al tocar a los niños les generan la sensibilización", agregó.

La forma más fácil de determinar si se es alérgico o no a algún alimento es, después de ingerirlo, estar atento a las señales que envía el cuerpo. Lamentablemente es muy difícil detectarlo porque algunos tardan en digerirse, por lo tanto las reacciones pueden ser muy tardías y superponerse a otras comidas. También el mismo ingrediente puede estar cocido o crudo, es decir, que el organismo puede procesarlo de diferente manera según como se lo cocine.

"Las pruebas de alergia, realizadas con la tecnología actual, con lancetas especiales y lectura computarizada sin lugar a dudas son uno de los mejores métodos. Estos procedimientos se pueden complementar con los llamados parches o con análisis de sangre", detalló el especialista.

Las alergias alimentarias más extrañas

La OMS estima que la prevalencia de las alergias alimentarias es del 1% al 3% en los adultos, y del 4% al 6% en los niños. Por otro lado, la ciencia ya ha identificado más de 70 alimentos causantes de este tipo de patologías (iStock)
La OMS estima que la prevalencia de las alergias alimentarias es del 1% al 3% en los adultos, y del 4% al 6% en los niños. Por otro lado, la ciencia ya ha identificado más de 70 alimentos causantes de este tipo de patologías (iStock)

– Síndrome látex fruta: cumple la misma función que un alérgeno aéreo, puede generar síntomas por inhalación del polvillo de un guante compuesto por dicho elemento, sin necesidad de ponérselo. Los síntomas más comunes son dificultad para respirar o asma, dermatitis por contacto o shock anafiláctico en casos más extremos.

Lo extraño o llamativo es que los pacientes alérgicos al látex presentan rechazos a ciertos alimentos, con más frecuencia a frutas y verduras.

– Alergia al níquel: al igual que el hierro, es un metal que está presente en muchos alimentos: frutos de mar, frutos secos, cítricos, cebolla, frutillas, lechuga, café, cacao, entre otros. La concentración de este elemento de la tabla periódica varía de una comida a otra y están aquellas en las que su concentración es más baja, de allí la importancia de realizar una consulta con un especialista en alergia y un nutricionista.

Como se encuentra en utensilios, botones y bisutería, por eso es importante evitar el contacto con estos objetos para evitar eczemas y dermatitis.

– Reacción a los sulfitos: estos compuesto químicos derivados de azufre se utilizan como conservantes de múltiples alimentos entre los que se encuentran las carnes y alimentos procesados, mostaza pescados, mariscos, embutidos y verduras o frutas envasadas.

Los síntomas de la intolerancia suelen ser digestivos principalmente digestivos: digestiones pesadas, diarreas y dolores abdominales suelen ser las señales más comunes a las que se debe prestar atención.

Fuente: Infobae

Ana Cohen

Redacción

Te puede interesar