La campaña de Cristina tiene rumbo incierto

OPINIÓN 07/10/2017 Por
En los tiempos que corren, en los que cuesta saber con certeza qué es verdad, la errante campaña de Unidad Ciudadana muchas veces nos lleva a dudar de que lo que vemos es real.
2017-06-14_CRISTINA-300x212

n los tiempos que corren, en los que la cantidad de relatos se multiplican al punto que cuesta saber con absoluta certeza qué es verdad y qué no, la campaña de Unidad Ciudadana y los dichos de algunos de sus referentes nos llevan a dudar aún más de todo.
En el fragor de la lucha electoral que se da en provincia de Buenos Aires, algún asesor iluminado -o algún precarizado comando de campaña local- empapeló algunas paredes bonaerenses con afiches que demuestran su lucha a todo o nada. En uno, Néstor Kirchner y Raúl Alfonsín comparten espacio en posición de diálogo. En otro, el icónico retrato que Alberto Korda le tomó al Che Guevara.
En ambas gráficas la frase remite a lo mismo: si esos personajes estuviesen vivos le pondrían un freno a Macri. En una movida arriesgada, apelan a tres personajes ideológicamente distantes -aunque apropiados y neutralizados por el kirchnerismo- con fines electorales. Es realmente impresionante ver que alguien haya pensado que eso puede ser una buena idea.
Pero no es lo único en lo que el kirchnerismo continúa recordándole a la gente lo que puede llegar a ser. Después de que Cristina haya desconocido la desafortunada frase de que en Argentina había menos pobres que en Alemania, su ex ministro de economía salió a sostener su posición, aunque no de manera tan explícita como lo hizo aquella vez Aníbal Fernández.
Esta vez, el economista que alguna vez afirmó que no se medía la pobreza en nuestro país para no “estigmatizar”, reafirmó su postura de que los índices pueden ser manipulados. Si bien es real que los indicadores son una construcción teórica de los investigadores, inventar números o relevar mal la población no dejan posibilidad de contrastar la información con nada.
Esta vez se ufanó de que durante la “década ganada” se logró bajar la pobreza en más de un 50%. Para él, dejar la pobreza en un 30% habiendo arrancado del 60% de 2003 es un logro difícil de igualar. Reiteró que según lo que se mida en nuestro país puede haber menos pobres que en el país europeo. Y esta vez no se preocupó en estigmatizar a ese 30% con tal de hacer política.
Para peor de males, lanzaron un “memetón” en el Instituto Patria. En el búnker ideológico kirchnerista decidieron iniciar un concurso de memes en plena campaña. Quizás sea una estrategia de contrapropaganda por la facilidad que tienen sus referentes para ser inmortalizados en estas placas fácilmente viralizables. De la épica de la resistencia a la estrategia patética.
Estas cosas no hacen más que poner a prueba a los periodistas, que deben esforzarse el doble para chequear esta información que parece inverosímil. Cada uno de estos hitos de campaña se sucede a un ritmo tan vertiginoso que algunas veces no alcanzan a llegar a los diarios. Ni siquiera investigándolos al ritmo de la zumba de Cristina.

Fuente: Alfil Diario

Te puede interesar