Los "tiempos" de la Justicia

OPINIÓN 30/09/2017 Por
Resulta absolutamente indispensable que la Justicia disminuya sus tiempos y que los sospechados de corrupción resuelvan su situación antes de eternizarse en la gestión pública.- 
FB_IMG_1506733935907

Esta semana se conoció la decisión del Juez Reinaldo Rodriguez de inhabilitar a Miguel De Sel para ocupar cargos públicos por un período de seis meses. La ley 26.215 de financiamiento de los partidos políticos, establece esta sanción para quien no pueda acreditar debidamente el origen o el destino de los fondos recibidos.

Lo curioso de la cuestión es que la infracción fue cometida durante la campaña electoral del año 2011. En todos estos años Miguel Del Sel fue Diputado de la Nación Argentina, Embajador en Panamá y estuvo a sólo 2.000 votos de convertirse en Gobernador de Santa Fe en el año 2015. Para los “tiempos” ridículamente largos de la Justicia, la sanción llega una vez que se retiró de la política partidaria.

Podemos analizar sólo este caso, o ir un poco más allá y observar que se trata de algo que sucede de forma constante en nuestro país. Por un lado tenemos a Carlos Menem, condenado por tráfico de armas en la década del 90 y a punto de ser electo nuevamente como Senador Nacional; por el otro a la “multiprocesada” Cristina Kirchner tratando de sobrevivir políticamente para ejercer presión sobre la Justicia, y evitar en última instancia lo que parece ser su inevitable final. El último de estos reducidos ejemplos lo que tenemos en Milagro Sala, denunciando ser una presa política desde su domiciliaria en una mansión de u$s 3.000.000, con una condena en suspenso de 3 años y varios juicios aún pendientes.

Resulta absolutamente indispensable que la Justicia disminuya sus tiempos y que los sospechados de corrupción resuelvan su situación antes de eternizarse en la gestión pública.- 

Fuente: Revista Palpitar

Te puede interesar