La importancia de dejar de estar a "dedo" por Perotti

LOCALES 16/09/2017 Por
Rubén Ascúa fue electo como primer Rector de la casa de altos estudios en la primera asamblea universitaria. Ahora Ascúa lo es sin el dedo amigo de Perotti.
multimedia.normal.b33d799fb2aa9b4f.6e6f726d616c2e6a7067

La de este viernes no fue una mañana más en la vida institucional de la Universidad Nacional de Rafaela. En un Aula Magna repleta de estudiantes, docentes y personal no docente, la primera asamblea universitaria celebrada desde su formación eligió a Rubén Ascúa como primer Rector del establecimiento educativo.
Ascúa, vale recordar, se desempeñó desde mediados del año pasado hasta la jornada de ayer como Rector Organizador, puesto para el cual fue designado por el Ministerio de Educación -como acontece en forma tradicional, generalmente con acuerdo de los actores territoriales-.
En tal sentido, el Rector Organizador debe cumplir con la tarea de construir la institucionalidad, lo que significa en primera instancia llamar a concursos, tanto docentes como no docentes. Una vez que llega la estructura mínima de los concursos, la Universidad está preparada para tener su primera asamblea universitaria, que es el primer paso a la normalización.
En el caso de la UNRaf, se cumplieron con los concursos, donde hubo listas únicas de docentes, no docentes y estudiantes, quienes integraron la asamblea universitaria, que designó a Rubén Ascúa como Rector y a Rosario Cristiani como Vicerrectora.
A partir de ahora, la mencionada casa de altos estudios tiene la misma institucionalidad que cualquier universidad nacional, que son estructuras de cogobierno, donde hay un Rector, un Vicerrector (Vicerrectora, en este caso), y el Consejo Superior, que es el órgano donde se expresan los cuatro estamentos: docentes -que tienen la mayor cantidad de consejeros superiores-, no docentes, alumnos y egresados. En este caso no hay egresados, pero con los otros tres estamentos se llega a la estructura mínima.

 

Logros y desafíos

 

En su primer discurso como Rector, Rubén Ascúa repasó los logros cosechados durante su gestión, que fue la continuidad del trabajo de Oscar Madoery, primer Organizador. En ese sentido, puso énfasis a la fuerte inserción que consiguió la Universidad en la vida institucional de nuestra ciudad, participando de diferentes espacios, encuentros y propiciando actividades abiertas a toda la comunidad.
A continuación, los aspectos más destacados de la alocución de Ascúa, en la mañana de ayer:
"Nosotros desempeñamos al mejor estilo pyme una gran cantidad de acciones, pero con una estructura relativamente pequeña. En ese sentido, el cuerpo no docente ha estado a la altura de las circunstancias en estos dos años de trabajo que lleva la Universidad.
La Universidad fue generada por la Ley Nacional 27.062, de diciembre del 2014. El 3 de aquel mes fue un día histórico para nuestra ciudad, producto de la intencionalidad clara y positiva de la política local, de nuestros dirigentes. En particular quiero hacer mención a las gestiones que el aquel entonces diputado Omar Perotti llevó adelante, como una verdadera epopeya, al menos entendida de esa manera para quienes llevamos toda una vida en Rafaela, y sabemos que 30 años atrás era imposible.
El 2015 vio a la Universidad dando sus primeros pasos. En esa etapa, a partir de abril, asume Oscar Madoery como Rector Organizador, en una gestión que se extendió durante unos 400 días hasta julio del año siguiente. Momento en que tomamos la posta, para dar continuidad a la organización de esta Universidad.
La Universidad de Rafaela fue concebida desde sus inicios como un establecimiento que tienda a la innovación, que se focalice en la tecnología, que tenga una vinculación importante con el medio. Estamos hablando no sólo de la ciudad, sino de toda la zona noroeste de Santa Fe, este de Córdoba y sur de Santiago del Estero. Creo que en ese sentido hemos avanzado positivamente, para que más allá de la denominación de ‘Universidad de Rafaela’, de la cual estamos claramente orgullosos, también nos permitamos la posibilidad de captar participantes. Y en ese sentido debemos ser conscientes de que ha habido una evolución muy importante de la vinculación con los estudiantes, los candidatos a transformarse en futuros egresados o graduados de nuestra Universidad.
Como hitos contundentes tenemos que el 8 de abril de 2016, el Ministerio de Educación (en ese entonces, también de Deportes) aprueba el proyecto institucional y autoriza la puesta en marcha de la Universidad con el lanzamiento de las tres primeras carreras (Relaciones del Trabajo, Diseño Industrial, y Medios Audiovisuales y Digitales).
En este segundo año de gestión hemos ampliado la oferta educativa, completando dos trayectos curriculares, uno de ellos la Licenciatura en Alimentos, y la segunda en Educación. Y lanzando una tercera carrera completa de grado, dedicado a la Producción de Videojuegos, que fue una apuesta que consideramos bastante atrevida, desde el punto de vista de la formación curricular y sus incumbencias, teniendo en cuenta los tradicionales estándares que referencian a cualquier carrera universitaria de grado.
A su vez, también se incorpora esta Universidad al Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), lo que le da a su vez una fisonomía dentro del conjunto de universidades nacionales, y que constituye uno de los aspectos institucionales más relevantes para la vida universitaria de una entidad como la nuestra.
No podemos dejar de mencionar que se ha avanzado en la estructuración presupuestaria, para lo cual hubo que generar capacidades internas, que permitan cumplir en tiempo y en forma. Por un lado, sin antecedentes, porque normalmente los presupuestos se arman en función de lo ejecutado el año anterior. Y en ese sentido vemos que el primer presupuesto del 2017 -realizado en 2016- permitió solidificar las apetencias desde el punto de vista de equipamiento, y al mismo tiempo las necesarias partidas presupuestarias para el principal rubro de nuestra universidad: cubrir los costos de personal, tanto docente como no docente».

Fuente: Diario Castellanos sobre una nota de Ezequiel Barberis

Te puede interesar