Para Melconian, tras las elecciones, debe empezarse a bajar el déficit fiscal

POLÍTICA 16/09/2017 Por
El ex presidente del Banco Nación Carlos Melconian consideró hoy que hay que “empezar” con el gradualismo para disminuir el déficit fiscal y remarcó que tras las elecciones de octubre el Gobierno deberá buscar consenso con los mandatarios provinciales para las reformas que hace falta llevar adelante, a fin de evitar que su discusión se frustre en el Congreso
cc190117e003f11_crop1484793527430_crop1484818997588.jpg_258117318

Cuestionó lo que, a su criterio, no es un plan macroeconómico consistente, sino “divergente” porque existen 5 o 6 metas que si bien no se contradicen son muy complejas de llevar a la práctica al unísono. Lo llamó el dilema del cubo mágico, donde para armarlo hay que actuar con movimientos más que coordinados. Esas metas divergentes, a criterio de Melconian, son la reducción del déficit fiscal, sin bajar la actividad ni aumentar la presión tributaria; subir el tipo de cambio, sin despertar a la inflación; bajar la tasa de interés; reactivar la economía; mejorar el salario real, dado que el consumo explica dos tercios del PBI.

El economista fue el encargado de cerrar los paneles de la 38 convención anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), que se desarrolló en la ciudad rionegrina de San Carlos de Bariloche. Allí expresó que el presidente Mauricio Macri necesita reducir un punto de PBI para cumplir con la meta presupuestada de 3,2%, con lo cual se abre un escenario de negociación con los gobernadores.

“Se necesita un puntito, $ 1500 millones, (para cumplir con déficit presupuestado), los gobernadores no quieren resignar fondos, así que tendrán que sentarse y negociar”, sostuvo ante un auditorio que siguió la disertación de casi 70 minutos con fuerte atención.

Para Melconian, tras las elecciones, en las que confió triunfará el oficialismo, es fundamental alcanzar una serie de consensos básicos para avanzar y afrontar el frente fiscal.

En ese orden, consideró que “el rumbo país, la reinserción, es brillante; la gestión del día a día es bravísima; pero en la macro no hay un programa consolidado, no va a la convergencia, que es fundamental en la macro”.

Por eso, aseguró que llegó el momento de “empezar con el gradualismo, para reducir el déficit, y seguir balanceando los precios relativos (inflación, tipo de cambio y tarifas)”.

También consideró que para abordar las reformas tributaria, laboral o previsional, que consideró necesarias, habrá que hacerlo “a la Argentina”. Y amplió: “si mandás cualquiera de estos proyectos como paquete ómnibus, seguro fracasa”.

En otro tramo de su exposición, hablo del atraso cambiario, generado por la toma de deuda en el exterior para financiar el déficit. “Esto no es para titular que el dólar debe estar a $ 23,5”, manifestó cuando mostraba un gráfico en el que se apreciaba que a precio actual el dólar estaba a $ 21,5 en diciembre de 2015 y ahora se ubica en unos $ 17,5.

Ante una pregunta del moderador, el director periodístico de El Cronista, Hernán De Goñi, el ex jefe del BNA contó que hace una semana charló con Macri y que solo hablan de economía cuando el Presidente pregunta. También sostuvo que el fútbol se consume “los primeros 25 minutos” de las charlas que tiene con el Presidente. Y enfatizó que sus observaciones, o las de otros economistas, le hacen muy bien a Macri. “Lo que nunca puede haber es el diario de Yrigoyen”, completó.

Fuente: Cronista

Te puede interesar