MATEMÁTICA, AZÚCAR Y GUERRA

EDITORIAL 14/09/2017 Por
Qué enseñar, qué comer y por qué cazar humanos son algunos de los temas de la agenda de la Argentina de hoy, aunque la desaparición de Santiago Maldonado es tanto lo más importante como lo más urgente
CAFE

Isaias AbrutzkyIsaías ABRUTZKY / Especial para R24N

www.facebook.com/isanacypop

Los estudiantes del Ciclo Básico Común (CBC) de algunas carreras tendrán la opción de votar por la eliminación de la matemática como materia de ese ciclo.

La polémica es tan antigua como la dificultad que encuentran los cursantes en ese tema, y que muchos estiman como innecesario para las carreras de psicología, músicoterapia y terapia ocupacional, porque es ajeno a las actividades que desarrollarán como egresados.

Los jóvenes que aspiran a ingresar a la UBA paea dichas especialidades podrán votar a favor o en contra de la propuesta.

“Matemática es una materia obligatoria del CBC de todas las carreras de ciencias de la salud. Aporta contenidos indispensables para asignaturas posteriores como Metodología de la Investigación, y para varios de los campos ocupacionales de estas carreras. La investigación psicosocial, por ejemplo, implica el conocimiento de matemática” sostiene por su parte Nora Rosenfeld, secretaria académica de la Facultad de Psicología.

La matemática resulta difícil para muchas personas y esta dificultad es la principal razón de quienes se oponen a ella, por encima del grado de utilidad que puede brindarles en su desempeño profesional. No cabe entonces decidir su inclusión en base a la opinión de la mayoría.

El problema es que estamos aceptando profesionales cada vez más incultos, incapaces de escribir correctamente o de interpretar un texto. Un egresado universitario tiene que ser una persona formada integralmente, y no pueda aceptarse que carezca de una visión abarcadora del mundo, tanto físico como social.

El CBC no es más que un parche, un mal parche, para disimular las falencias de los ciclos escolares previos. A la mayoría de los estudiantes no les interesa lo que se puede aprender allí. Solamente quieren pasar lo que ven como un escollo. No sería necesario si quienes llegan a él lo hacen con una sólida formación que le brinde la base para la especialización subsiguiente.

Azúcar

Mucho revuelo causó la ordenanza del Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba disponiendo que no se presente azúcar en las mesas de bares y confiterías. Votada por unanimidad, se espera que la norma constituya una contribución a la salud de quienes concurran a tomarse el cafecito o el te. Ellos, si necesitan pueden solicitar el edulzante de la caña al mesero. Pero no está claro si la medida incluye a otros edulcorantes, también cuestionados, aunque por distintas razones. Tomar café o te sin endulzar no parece una propuesta que tenga demasiadas adhesiones. La gente, por otra parte, no acude más de una o dos veces por día a los bares, de modo que el ahorro en tema de ingesta de hidratos de carbono no parece que fuera a mover el amperímetro.

En tanto, el gobernador de Tucumán salió con los tapones de punta a defender a la industria de su provincia de la posible merma de las ventas. Y, bastante desenfocado, Manzur le puso una dudosa gravitación al hecho de que el gobierno provincial y la intendencia de Córdoba están encabezados por representantes de muy diferente filosofía política.

¿Una guerra?

En la guerra se impone matar al enemigo; en una sociedad ordenada, las fuerzas de seguridad tienen la misión de mantener el orden protegiendo tanto como sea posible a quienes lo alteran. Luego la justicia verá las sanciones que corresponden.

El caso Santiago Maldonado tuvo desde su inicio tanta gravitación que algunos sucesos pasaron sin un análisis profundo. Y uno de ellos es lo que está reflejado en la filmación del despeje de la ruta 40 -tarea que fue encomendada por el juez- y la persecución salvaje al puñado de mapuches que llevaron adelante el corte.

La gendarmería actuó de motu proprio, o peor, obedeciendo órdenes emanadas del jefe de gabinete de la ministro de seguridad. Esa persecución a balazo limpio -de goma y de plomo- no tiene ningún justificativo. Patricia Bullrich no se dio por enterada y defendió su postura de “no tirar un gendarme por la ventana”. Una lógica elemental hubiera indicado no solo tirar a todo ese grupo de gendarmería sino saltar ella también por la ventana por ser la responsable del atropello.

Te puede interesar