NO AFLOJEMOS !!!

Carta abierta a todos los ciudadanos que NO votaron por el regreso del pasado
cristina_risa

El pasado 13 de agosto, la mayoría de los electores le dieron un mensaje muy claro a los candidatos propuestos por Unidad Ciudadana: dos de cada tres bonaerenses dijeron, con su voto, que hay que frenar a la ex Presidenta de “todos y de todas” en sus pretensiones para volver a hacer de la Argentina un “nido” de mafiosos y corruptos.


La esperanza está intacta. Los argentinos que apostamos por un verdadero cambio para el país, obtuvimos un resultado importante que los artífices de la mal llamada “década ganada” y de la desastrosa situación en que dejaron la república no deberían ignorar. Pero, como ya sabemos, lo van a hacer. De hecho, ya comenzaron con sus apocalípticos mensajes sobre un supuesto GRAN ajuste que el Gobierno tendría preparado para después de las elecciones de octubre; una flexibilización laboral que afectaría el sector registrado del trabajo, despidos en el sector público, recorte de jubilaciones y pensiones, ajuste a las Provincias y más aumento en las tarifas de los servicios de luz, gas y agua, agregándose el transporte, entre otros.


Unidad Ciudadana no escucha. Esta nueva versión del modelo “Nac & Pop” no está dispuesta a rectificarse ni aceptar la responsabilidad que tienen por doce años de desmanes y de abusos en contra de los principios fundamentales del sistema republicano de gobierno.


Estamos en un momento histórico en Argentina. Además del enorme esfuerzo que se ha hecho durante estos casi dos años de gobierno, y que ha ordenado la vida de la gente, estamos viendo como en las últimas semanas se ha comenzado a pergeniar un peligroso plan, utilizado con éxito en anteriores oportunidades, para socavar el Estado de Derecho, cuya expresión más dramática es la idea, que se quiere instalar en la población, en el sentido de trazar semejanzas entre este gobierno, elegido libre y democráticamente por la mayoría de los argentinos, con la nefasta dictadura genocida que usurpó el poder en el año 1976.


Para imponer la maquiavélica idea de ese supuesto GRAN ajuste para después de las elecciones de octubre, así como todos los males que los argentinos tanto tememos, Cristina Fernández de Kirchner quiere y sobre todo necesita una sociedad asustada, organizaciones sociales divididas y una oposición fragmentada. En su intento de volver a ostentar el poder, Unidad Ciudadana utilizará toda su capacidad para manipular la realidad y engañar a los argentinos como lo ha hecho en el pasado con los dibujos de los índices de pobreza, indigencia e inseguridad, por ejemplo. Las mentiras se mezclan con engaños para imponer su relato. La concentración de poder y la complicidad de importantes sectores económicos y mediáticos configuran una poderosa maquinaria de propaganda. Pero los argentinos ahora conocen, en carne y hueso, la verdad y la auténtica realidad, incluso muchos de aquellos que decidieron igualmente votar en las PASO a quien está sindicada por la justicia como la “jefa” de una asociación ilícita, además de investigada e imputada en un sinnúmero de causas por graves delitos en contra de la administración pública de los fondos del Estado.


La realidad de conseguir impunidad por medio de los fueros legislativos y de acaparar poder para volver en 2019 al estado de avasallamiento institucional que existió hasta diciembre de 2015 si no los frenamos antes; la realidad de la manipulación de los índices de desocupación y de un trabajo precarizado y en el que la plata nunca alcanzó; la realidad de tarifas subsidiadas a través de la obtención de créditos a tasas “venezolanas” y la falta de mantenimiento y deterioro de los servicios públicos esenciales; la realidad de doce años de despilfarro y corrupción que hipotecó el futuro y el de nuestros hijos; la realidad de la degradación de la justicia al servicio de la impunidad; la realidad de la obra pública sin hacer, el lavado de dinero y el desvío de fondos hacia paraísos fiscales o el enriquecimiento, de la noche a la mañana, de un simple cajero de banco o del jardinero de la ex familia presidencial, las valijas con millones de dólares tiradas de madrugada adentro de un convento. De todo esto Unidad Ciudadana, y sus candidatos, no quieren hablar.


El relato de la “abogada exitosa” elude sus responsabilidades y manipula la realidad para enfrentarnos y dividir a la mayoría. Quiere una sociedad clientelar y sin capacidad ni poder para fiscalizar sus delitos . Sólo podremos frenar esta nueva amenaza a la vida y a los derechos y garantías ciudadanas con nuestro voto.


Los ciudadanos que no votamos a la lista encabezada por Cristina Fernández de Kirchner somos mayoría y nosotros no podemos, como lo hace Unidad Ciudadana, eludir nuestras responsabilidades. Quienes estamos a favor de la república, las instituciones y de una Argentina normal, porque allí nos colocan nuestro pensamiento y nuestro respeto por el sistema democrático de gobierno, sabemos lo que significa vivir con un Congreso que hizo las veces de Escribanía de Gobierno y con un Poder Judicial militante. También sabemos que el Estado de Derecho está hoy plenamente garantizado, como quizá nunca antes lo estuvo.


Por eso tenemos la responsabilidad de evitar sufrimientos ya conocidos por todos los argentinos.


Estas elecciones no son la ratificación del cambio iniciado en 2015. Son el camino para llegar, de manera ordenada y normal, a 2019. Son las elecciones para decidir si la impunidad de los corruptos va a seguir disfrutando de sus mal habidas fortunas, o bien si podemos evitar más dolor y sufrimiento para nuestros compatriotas desterrando para siempre los antivalores morales y éticos desde la función pública. ¿Vamos a esperar? ¿Vamos a permitir que componendas políticas y desmedidas y espurias ambiciones personales vuelvan a apoderarse de nuestro futuro?


Creo, sinceramente, que ahora es el momento de decirle definitivamente NO al regreso de régimen más corrupto y autoritario que tuvo la Argentina en democracia. Y nuestro voto es el mejor instrumento que tenemos HOY para que la voz de la mayoría social y electoral sea también una mayoría política consensuada en las instituciones. Nadie debe renunciar a nada. Ni a sus ideas, ni a lo que dijo, ni a lo que hizo, menos aún, a sus aspiraciones futuras. Ganemos juntos ESTA elección y hablemos todos, de TODO. Sin limitaciones y sin reservas y con la plena libertad que el respeto y la independencia de los Poderes del Estado garantiza.


Argentina espera que estemos a la altura de nuestra responsabilidad. La corrupción y el avasallamiento institucional debe saber que la sociedad no tolera más esa forma de hacer política, y solo lo sabrá si ganamos las elecciones de octubre. Sabemos cómo hacerlo y con qué boleta. Solo hay una que nos lo permite. Y no es arrogancia ni soberbia: es la lectura objetiva del resultado electoral del 13 de agosto. Y mañana trabajemos, unidos, por la construcción de una mejor Argentina para el futuro. Hago un llamado democrático a favor de una ciudadanía que se ha manifestado mayoritariamente contra la vuelta a un pasado que no se resigna a perder sus prebendas y privilegios.


No aflojemos !!!!

Ricardo G. A. Zimerman

Redacción SANTA FE

Te puede interesar