Los huracanes desafían la obstinación de Trump contra el cambio climático

INTERNACIONALES 11/09/2017 Por
Durante la campaña electoral que lo llevó a ocupar el principal sillón de la Casa Blanca, Donald Trump no se privó de lanzar frases despectivas sobre los impactos del cambio climático
tlc-trump_crop1504008355152.jpg_258117318

Y una vez asumido como presidente de los Estados Unidos, cumplió la promesa más audaz que había hecho sobre la materia: retirar a su país del acuerdo de Paris, la iniciativa global con la que las principales naciones desarrolladas se propusieron reducir de manera severa las emisiones de gases de efecto invernadero.

La postura más famosa de Trump sobre el tema quedó plasmada, como tantas otras, en un tuit: en noviembre de 2012 dijo que el calentamiento global era un concepto creado por los chinos para no hacer competitiva a la industria estadounidense. Más tarde dijo que todo el debate alrededor de sus efectos era un "engaño" y un "fraude carísimo". Y hasta llegó a asegurar que creía que la contribución del hombre era poco significativa.

Sus posturas, sin embargo, quedarán una vez más en tela de juicio, ya que la sucesión de huracanes en las costas del sur de EE.UU. está acelerando el debate acerca de cuánto tiene que ver el cambio climático tanto en la cantidad de fenómenos observados como en su intensidad.

Huracanes y ciclones son causados por la confluencia de aguas cálidas y vientos húmedos. No hay forma de generar evidencias concluyentes, pero está comprobado que hay un aumento de la temperatura promedio de los océanos que provoca el derretimiento de los hielos y altera las corrientes marinas.

Tanto "Harvey", que golpeó Texas, como "Irma", que azotó el estado de Florida, provocaron pérdidas humanas y económicas que la Casa Blanca deberá afrontar de alguna manera. Trump puede mantener su pensamiento de que estos desastres sucedían igual hace 30, 40 u 50 años, o empezar a aceptar como válidos los enormes aportes hechos por la ciencia sobre el cambio climático. La singular sucesión de huracanes podría ayudarlo a cambiar de parecer. Después de todo, el pragmatismo sigue siendo una de sus especialidades.

Fuente: Cronista

Te puede interesar