Rajoy busca frenar el referéndum catalán con toda la artillería judicial y política

INTERNACIONALES 08/09/2017 Por
El gobierno presiona a alcaldes para que impidan la instalación de urnas. El Parlamento europeo advirtió que una Cataluña independiente quedaría afuera de la UE
Rajoy-Catalnya

Como era de esperar, el gobierno y la justicia de España iniciaron acciones tanto legales como políticas para intentar frenar el referéndum independentista que la Generalitat catalana tiene previsto realizar el próximo 1° de octubre.

Además de considerar la convocatoria electoral un acto "intolerable de desobediencia", el jefe de Gobierno español, Mariano Rajoy, pidió y obtuvo del Tribunal Constitucional la suspensión de la ley que sancionó el Parlamento de Cataluña que realizaba la convocatoria a la consulta popular.
Rajoy también amenazó a los casi 950 alcaldes catalanes señalándoles que "tienen el deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa tendente a la organización del referendo". Los jefes comunales serán clave en el desarrollo de la consulta ya que son los encargados de decidir la apertura de los centros de votación.

El presidente del gobierno regional, el independentista Carles Puigdemont, los presionó reclamándoles que en 48 horas notifiquen los espacios de que disponen para celebrar la consulta.

En una carta dirigida a ellos destaca que la ley sobre el referéndum, aprobada el miércoles en una acalorada sesión, establece un "régimen jurídico excepcional", superior a cualquier otra legislación, incluyendo la Constitución española.

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, anunció desde Madrid que ordenará a la policía judicial que secuestre los efectos o instrumentos destinados a preparar o celebrar el referéndum ilegal.

"Nadie les puede obligar a hacer nada ilegal. La ley les obliga, pero también les protege y les defiende frente a cualquier arbitrariedad", reclamó Rajoy, refiriéndose a los funcionarios catalanes.

El fiscal general también advirtió que se harán "querellas criminales" contra los miembros del Parlamento que permitieron tramitar la ley del referéndum, y otra contra los miembros del gobierno regional "por haber dictado los decretos de convocatoria y organización del referéndum". El gobierno nacionalista respondió denunciando un "estado de sitio encubierto".

"Nosotros seguimos con la misma determinación", y "esto no altera para nada lo que tiene previsto el gobierno el 1 de octubre", aseguraron desde el gobierno regional.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, afirmó que una Cataluña independiente quedaría fuera de la Unión Europea, y que "cualquier acción contra la Constitución de un Estado miembro es una acción contra el marco legal de la UE".

La Generalitat, por su parte, lanzó una campaña de seducción para conseguir la máxima participación posible para legitimar el resultado.

Fuente: Cronista

Te puede interesar