Santa Fe: detuvieron a 31 personas por la desaparición y muerte de un joven

JUDICIALES 04/09/2017 Por
La Gendarmería nacional y efectivos de la Policía de Santa Fe detuvieron este lunes en múltiples procedimientos a 31 personas, entre policías y funcionarios judiciales, involucrados en la muerte y "desaparición forzada" de Franco Casco
derf__762613_492017_not_895939_04_101943_m%20(1)

Según consta en el expediente judicial, Casco fue apresado el 6 de octubre de 2014 y alojado ilegalmente en la comisaría 7° de la ciudad santafesina. Casco era un albañil que vivía en el barrio de Empalme Graneros, y cuando se dirigía a la terminal para abordar un micro que lo llevara de regreso a Varela, fue detenido por efectivos de la 7°, quienes lo trasladaron a la dependencia. Luego, se supo que esa detención había sido negada y ocultada por las autoridades policiales y judiciales, que ordenaron las primeras medidas de búsqueda 18 días después de su desaparición. Finalmente, se conoció a través de diversas pruebas y testimonios que el joven había sido asesinado a golpes dentro del calabozo y que los policías y cómplices intentaron ocultar el cuerpo fondeándolo en las aguas del río Paraná.

"Hoy se terminaba el secreto de sumario y esperábamos que se produzcan movimientos en la causa", dijo el abogado querellante, Salvador Vera, y subrayó que "este avance era muy esperado por la familia desde hace casi un año, porque había muchos elementos para avanzar".

Entre los 31 detenidos por la muerte de Casco figuran el director de Asuntos Internos de la provincia de Santa Fe, el jefe de la Comisaría 7° y personal del Instituto Médico Legal. La orden emitida por el juez federal Carlos Vera Barros se da en coincidencia con la conmoción y sensibilización que provocó en la Argentina la investigación por otra desaparición forzada, la de Santiago Maldonado.

"En la ejecución de la desaparición forzada, la privación ilegal y la muerte están involucradas dos guardias policiales de la seccional 7°, la del día 6 de octubre de 2014 y la del día 7, personal de Asuntos Internos además de las médicas que lo asistieron, y también estarían involucradas tres personas que trabajan en el Instituto Médico Legal de Rosario", detalló el letrado en diálogo con la radio La Ocho, de Santa Fe.

Según afirmó Vera, no sólo fue fraguada la autopsia que se le realizó a Franco sino que "encubrieron la responsabilidad policial en cuanto a la violencia practicada sobre su cuerpo y hubo una acción activa del personal en ello".

"En el curso de la causa solicitamos el allanamiento del Instituto Médico Legal, porque no hay certeza de que el cuerpo que entregaron a la familia se corresponda con el de Franco Casco. Eso es un nivel de responsabilidad que aún está en análisis", señaló el abogado, según reprodujo el sitio Conclusión.

Por otra parte, Vera confirmó que se hizo una reautopsia en la Corte Suprema de Justicia de la Nación y que ese nuevo análisis reveló el modo en que Franco perdió tres piezas dentales y confirmó que el joven fue arrojado sin vida las aguas del río. "Cuando se le practica la primer autopsia en el IML dijeron que había una cantidad insuficiente de médula para hacer ese análisis, argumento que nosotros consideramos sospechoso porque, en realidad, el cuerpo tenía médula ósea en distintas partes, se podía extraer del fémur para tener una autopsia con resultados concluyentes, y no se hizo", enfatizó el defensor de la familia.

Vera se mostró optimista en cuanto al estado de la causa, y confirmó que "está muy avanzada, muy desarrollada y hay muchísimos elementos de prueba contra las personas imputadas".

Fuente: Ámbito-Derf

Te puede interesar