Rafaela, sacate la careta: La estigmatización de la pobreza y de determinada actividad, “los lavacoches”

El tratamiento periodístico y oficial de los lavacoches es violatorio del principio de igualdad consagrado en el art. 16 de la Constitución Nacional
lavacoche-800x445

Resulta notable el tratamiento que medios locales le dan a determinadas noticias (ver policiales de la prensa escrita y el medio digital oficialista por todos conocidos). Al referirse a presuntos delitos, e inclusive simple contravenciones como puede ser una disputa callejera, identifican a los autores por su profesión: “los lavacooches”.

Este método (aunque descontamos que es sin mala intención) no dista mucho de una concepción fascista de estigmatizar a determinados sectores sociales por su profesión (en la historia se hacía por la raza, color, etc).

No es casual que el Concejo Municipal quiera hacer un registro de lavacoches, presumiendo de esta manera que es una actividad laboral que habilita la delincuencia o es un medio para actuar fuera de la ley, por lo tanto hay que tener más cuidado que las otras.

Abundando en ejemplo: este años vimos a profesionales del arte de curar procesados y sometidos a juicio por presunto delitos de aborto, abandono de persona, etc. ¿Se intentó hacer un seguimiento de esa actividad?. la respuesta es obvia, NO, porque correctamente se presume la inocencia de todos los demás, inclusive de los imputados. Pero además  responden a otra clase social que nadie se animaría a “tocar”, hasta se puede pensar o sospechar de defensas corporativas.

¿Acaso cuando se dan otras noticias, se dice: “un empleado municipal, un contador, un bancario, un plomero, un ama de casa, un político, un peluquero/a, una modista, le pegó a su mujer, o se peleó en la vía publica, o robó, o estafó etc”?

¿Se preocupan los medios,  el Concejo Municipal, el Centro Comercial y el DEM de por ejemplo, hacer un control de los vendedores de IVA (si es que los hay) que tanto se habla en Rafaela? ¿Se inició investigación de oficio por parte de los Fiscales tan apresurados para salir en los medios de prensa?.

¿Se averiguó si conocidos estudios contables se encargan de esa tarea?. ¿Si los intereses que cobran en Rafaela las financieras (pronto la ciudad puede ser declarada capital de los prestamistas “legalizados”) son legales o son rayanos a la usura?. ¿Hay financieras que lavan dinero de políticos convirtiéndose en socios de determinadas empresas compartidas?, ¿Si existe u monopolio con los geriátricos (con guiñada de ojo de algún funcionario), para que unos vivillos se queden con “el negocio con nuestros viejos”?.

Si lee preocupan tanto la tarea de los “lavacoches”  -dicho sea de paso, labor que no eligieron seguramente como vocación sino producto de la marginación y pobreza-, quizás es más preocupante y debe averiguarse de qué viven determinados “sujetos” que mañana y tarde la pasan en horas laborables en bares de la ciudad. Claro no son pobres y para ellos se presume como corresponde su inocencia.

¿Notable no? A jóvenes que trabajan se los persigue, se averigua antecedentes, etc, pero al  que no se conoce profesión pero responde a una clase social media alta, se presume su honorabilidad, ni siquiera la duda se crea.

La estigmatitización es tan grande que recordamos cuando la policía con autorización de los fiscales ( semejante a la época de la dictadura) arrestó a todos los trabajadores lavacoches que lo hacían en Plaza 25 de Mayo. Debieron dejar sus pobres instrumentos de trabajo (balde y trapo) en el lugar, dejando la alarmante sospecha de la ciudadanía, simplemenbte “para identificarlos”.

Claro, luego la excelente labor de la Defensa Pública que presentó un habeas Corpus colectivo a favor de los mismos y que la justicia hizo lugar a favor de los “pobres laburantes”, no se le dio trascendencia. La duda ya estaba planteada. “algo habrán hecho…” ¿lo recordamos?

Es justo reconocerlo, el único partido político en salir a protestar en contra de la “persecución” legal y mediática de estos trabajadores, fue el Partido Obrero.

SACATE LA CARETA RAFAELA, hay cosas más graves e importantes que investigar y reglamentar que la actividad de lavacoches, vendedores ambulantes, etc, como si fueran responsable de gran parte de los males de la sociedad rafaelina.

SACATE LA CARETA RAFAELA, no se arregla luego agregando en las notas o comentario radiales “no todos los lavacoches son malos”. Parece el macabro chiste: yo tengo un amigo judío bueno. (De nuestra redacción).

Fuente: Rafaela Informa

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar