El BCRA, la inflación y la pulseada entre hacer lo correcto y lo necesario

OPINIÓN 08/08/2017 Por
El día que no se llegue a la meta de inflación que el Gobierno se fijó para 2017, las críticas van a apuntar al Banco Central, pero no tanto por convicción sino porque Federico Sturzenegger fue quien se cargó públicamente la batalla contra la suba de los precios.
image_content_8409223_20170517182200

Ese imán creará alivio en algunas oficinas gubernamentales con algún grado de responsabilidad en la materia, sobre todo en la Secretaría de Comercio. Pero hay que decir que el resultado podría ser más parejo si las acciones de control fuesen más compartida y el BCRA no estuviera tan solo en esta pulseada.

Dentro del Gobierno, la discusión sobre la inflación se da en dos frentes: uno académico y otro político. La mayoría de los funcionarios acepta la teoría del titular del Central, quien cree que regulando la cantidad de dinero y la tasa de interés, se deprimirán las expectativas a un nivel tal que los agentes económicos mantendrán constantes los precios para no perder mercado. Los que miran el factor político sostienen que el Estado puede hacer algo más que actuar sobre la velocidad en la que se ajustan los precios, sin llegar al intervencionismo populista.

Si el Ejecutivo no utiliza esta línea de acción, es porque así como avalan el accionar del Central, en la Casa Rosada también son escépticos sobre lo que se puede conseguir con monitoreos preventivos de precios, una suerte de alerta temprana de aumentos de productos que están en la canasta básica alimentaria.

Dentro de este razonamiento, el planteo es que tener inflación reprimida tampoco ayuda. Si el precio debe subir porque subió un costo (regulado o no), es mejor sincerarlo que ponerle un tapón.

¿Pero qué pasaría si una intervención oficial hecha a tiempo permitiese darle más fluidez al abastecimiento de frutas o de alimentos para la producción aviar, y eso evita una décima de inflación que no está al alcance del BCRA? Hacer solo lo correcto y hacer todo lo necesario para cumplir un objetivo no tienen por qué ser incompatible.

Fuente: Cronista

Te puede interesar