Tal como en la época K, la actual ANSeS intenta reducir las jubilaciones

POLÍTICA 18/07/2017 Por
Hay un problema central en la cuestión previsional: el Estado que gestiona Mauricio Macri repite el esquema del Estado que gestionaban los Kirchner, y que utilizaba los recursos previsionales para financiar las rentas generales de la Nación
basavilbaso

Con la llegada de Cambiemos muchos supusimos que se frenaría la histórica voracidad de los gobiernos de turno por los fondos jubilatorioslos cuales, durante años, sufrieron numerosas confiscaciones por parte de la ANSeS.

Sin embargo, la realidad demuestra otra cosa. Disimulada detrás de la potente campaña gubernamental de comunicación del denominado Programa de Reparación Histórica (que paga a cuentagotas a los jubilados que decidieron adherir), el ANSeS, en la actual administración, ha venido implementando un plan claro, contundente y sistemático tendiente a confiscar parte de los fondos previsionales y a reducir los montos de las jubilaciones.

Presentamos a continuación información dura que avala esta afirmación y que demuestra que nada ha cambiado respecto de la época kirchnerista; por el contrario, la situación se ha profundizado. 

En efecto, la actual ANSeS sostiene que las jubilaciones deben pagar impuesto a las Ganancias, y también se opone a actualizar correctamente las jubilaciones, todo ello en perjuicio de los jubilados, que ven reducido de manera sensible su beneficio. Esto afecta, también, a los futuros jubilados, ya que las decisiones de hoy se mantienen hacia adelante.

La brutal actitud confiscatoria de la ANSeS de Cambiemos encontró, inesperadamente, un freno en los tribunales, que han decidido preservar el valor de las jubilaciones.

La Sala II de la Cámara de la Seguridad Social acaba de reconocer, a través del fallo “Calderón”, que los beneficios previsionales están protegidos por la garantía de integridad, proporcionalidad y sustitutividad, que consagra la Constitución Nacional. El mismo fallo declaró la inconstitucionalidad del impuesto a las Ganancias y de los topes para las jubilaciones, todo ello en contra de la posición sostenida por la actual ANSeS.

Este es un fallo muy importante, porque preserva el principio de sustitutividad, que es la relación que debe mantener el ingreso de la etapa pasiva (jubilación) con el de la etapa activa (salario), y permite a los beneficiarios que en su vida laboral tuvieron salarios que superaban el tope que puedan hacer el aporte sobre la diferencia entre el salario real y el tope vigente a la fecha del aporte, de tal manera de recibir una jubilación acorde con los ingresos que tuvieron en su vida laboral.

Es el mismo método que la justicia habilitó para que sus integrantes pudieran jubilarse con el 82% y el 100%, según los casos (derecho que, como veremos más adelante, la CSJN le denegó a los demás).

Respecto del tema de la actualización de las jubilaciones, la misma Sala II de la Cámara de la Seguridad Social le acaba de señalar a la ANSeS –en el reciente fallo “Di Mario”-, cómo debe hacerlo, de tal manera de mantener el valor de los beneficios previsionales, tema que resulta vital en un país con alta inflación, como es el nuestro. Para ello, este tribunal estableció que se utilice el índice ISBIC, más acorde con la actualización que tuvieron los salarios.

Vale la pena recordar aquí que la gran mayoría de los reclamos judiciales de los jubilados tiene su origen en el congelamiento y la desactualización de los beneficios previsionales.

Esta ANSeS pretende que se tome como índice de actualización en los juicios pendientes el mismo que utilizó para los casos que sí aceptaron entrar en el Programa de Reparación Histórica, lo que representa una disminución cercana al 60% del valor de las jubilaciones, ya que está muy lejos del comportamiento que tuvo la inflación y el aumento de salarios.

La Sala II estableció en el fallo mencionado que no puede obligarse a los jubilados que no aceptaron entrar en la Reparación Histórica que renuncien a sus derechos imponiéndole el mismo índice de actualización de aquellos que de forma expresa renunciaron a los suyos al aceptar la propuesta de dicho Programa.

La actual ANSeS, gestionada por Cambiemos, apeló esta decisión judicial y pretende que la CSJN avale la confiscación de los montos previsionales vía aplicación de un índice que genera una quita muy importante. Se cree que ya presentó más de 500 apelaciones en este breve lapso, y que serán muchas más en los próximos meses.

De esta manera, la ANSES no encara el problema de fondo y patea sine die una solución, para no pagar a los jubilados en juicio lo que les corresponde. Sabe que el tiempo corre a su favor, debido a la edad de los jubilados que esperan, hace años, una definición, que Cambiemos prometió y no cumplió. Se cree que son cerca de 250.000 los afectados por el ANSeS que están en juicio a la espera de una resolución definitiva.

Es posible que la actual ANSeS esté especulando que la CSJN dilate una resolución al respecto, o que falle a su favor.

Recordemos que la CSJN, en su actual integración, avaló recientemente con el fallo “Gualtieri”, que más de 410.000 jubilados y futuros jubilados pierdan en manos de la ANSES una parte sustancial de los aportes previsionales que realizaron durante su vida activa. Se trata de los argentinos de altos salarios, que más contribuyeron al sistema previsional y que más impuestos pagaron al fisco.

La CSJN les denegó este derecho luego de que se lo asegurara para sí misma y para los demás miembros de la justicia, al lograr que se abriera la “ventanilla” para poder realizar los aportes adicionales necesarios para jubilarse, como ya señalamos, con el 82% y 100% de su salario.

La historia se repite. No hay cambios, sino profundización de lo conocido. Aquellos trabajadores que hicieron sus aportes previsionales durante su etapa activa son castigados por el ANSeS, que busca reducirlos o quedarse con ellos. Y La CSJN avala la confiscación, al no resolver el tema de fondo o, en algunos casos, al habilitar al Estado a apropiarse de los recursos que son de los jubilados.

La ANSeS cuenta en los hechos con un aliado que ya resolvió su tema. Nos referimos a los miembros de la CSJN (Corte Suprema de Justicia de la Nación: Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz y Elena Highton de Nolasco) quienes, a diferencia del resto de los argentinos, ya tienen asegurado su futuro, al haberse otorgado en 2014 el derecho de recibir una jubilación igual al 100% de su salario (y no pagar impuesto a las ganancias), beneficio que, como dijimos, deniega a los demás.

Ya se sabe que, en nuestro país, los privilegios de unos pocos siempre los paga la mayoría.

Urgente 24

Te puede interesar