Señal de alarma: la reforma laboral en Brasil perjudica la competitividad argentina

ECONOMÍA 15/07/2017 Por
Un estudio de ABECEB advierte que podrían abrir un escenario "claramente perjudicial" para la Argentina. "Se deberá competir por inversiones frente a un vecino más grande y más barato", apunta
cc020617e004f08_crop1496367910940.jpg_258117318

La reforma laboral recientemente aprobada en Brasil aumentará la brecha de competitividad con Argentina, situación que podría plantear un escenario "claramente perjudicial" para el país, de acuerdo a un informe elaborado por la consultora ABECEB.
Según el estudio, la Argentina ya acumula un rezago competitivo con su vecino producto, en gran medida, de la diferencia existente en términos de costos laborales, tanto aquellos vinculados al salario como otros que no (ausentismo, vacaciones). Este diferencial se ampliaría con la nueva reforma, principalmente en sectores transables y mano de obra intensivos.
Por ejemplo, cita el estudio, el costo de indemnización en la Argentina es 2,5 veces más caro que el de Brasil. Este costo en promedio equivale a 23,1 semanas de salarios en la Argentina, mientras que en Brasil totaliza 8,9 semanas, de acuerdo a los datos relevados por el Doing Business del Banco Mundial.

Flexibilidad del salario

En lo que hace a la flexibilidad en la determinación del salario -el margen de maniobra de negociación entre las partes- Argentina es menos competitiva que Brasil. De acuerdo al Reporte de Competitividad 2016-2017 del Foro Económico Mundial (WEF), Argentina se ubica en el puesto 133 de un ranking que finaliza en el 138 y Brasil, en el 119.

Si se analiza algunos sectores de gran intercambio entre los dos socios, el diferencial de costos asciende al 25% en el de maquinaria agrícola, del 35% en el sector automotriz y llega hasta el 50% en el calzado.

El diferencial de costos asciende al 25% en el de maquinaria agrícola, del 35% en el sector automotriz y llega hasta el 50% en el calzado.
A su vez, la reforma laboral se suma a una serie de cambios estructurales en curso con alto impacto en las perspectivas de crecimiento del país vecino: congelaron el gasto en términos reales por veinte años, lograron acuerdos con estados endeudados e instrumentaron desregulaciones y privatizaciones en sectores claves (Oil&gas, Minería, Telecom e Infraestructura), entre otras definiciones.

A este escenario se sumuan iniciativas de reformas previsional e impositiva que ya se encuentran en la agenda parlamentaria.

“En el marco de la apertura gradual de la economía argentina, esta creciente brecha de competitividad con Brasil es una señal de alarma, especialmente para la industria y los servicios que deberán competir por inversiones frente a un vecino más grande y barato”, advirtió la consultora.

Dante Sica, director de ABECEB, explicó que “Argentina ya parte con desventaja debido al diferencial de tamaño entre las dos economías y el mayor margen de crecimiento del mercado doméstico brasileño. Un mayor diferencial de costos del actual, podría ser claramente perjudicial para nuestro país”.

“A pesar de una fuerte crisis política que no encuentra se cauce, Brasil ha logrado avanzar en importantes reformas y amplió la brecha de competitividad con nuestro país lo que le permitirá exhibir una mejor rentabilidad y ocupar el escenario central en el radar de los inversores", sostuvo el especialista.

Por último, recomendó al país "mostrar una determinación similar y lograr la aprobación de una batería de medidas que permita dar señales de sustentabilidad fiscal, fundamentalmente, mejorar su competitividad para atraer inversiones productivas, que son las que generan empleo”.

Fuente: Cronista

Te puede interesar