Análisis del Gobierno: Cristina es la que gobernó para los ricos

POLÍTICA 12/07/2017 Por
Ante un discurso opositor que acusa a Macri de gobernar para los ricos, el Gobierno distribuyó un trabajo en el que queda reflejado que la gestión kirchnerista benefició, con la política expansiva de subsidios, mucho más a las clases media y alta que a los sectores de menores recursos
dujovnenicolas_crop1497533433474.jpg_258117318

En plena campaña electoral, y ante un discurso opositor que acusa a la administración de Mauricio Macri de gobernar para los ricos, el Gobierno distribuyó un trabajo realizado por técnicos del Ministerio de Hacienda en el que queda reflejado que la gestión kirchnerista benefició, con la política expansiva de subsidios, mucho más a las clases media y alta que a los sectores de menores recursos.

De acuerdo con las planillas distribuidas por la cartera que preside Nicolás Dujovne, entre 2012 y 2015 se gastaron en subsidios al gas, la electricidad, el agua y el transporte un total de u$s 81.650,8 millones, es decir, u$s 20.412,7 millones en promedio por año. El 40% se destinó a subsidiar la luz, el 29,3% al gas, el 28,2% a transporte (automotor, ferroviario y aerocomercial) y el 2,5% a agua.

Pero el dato que el Gobierno quiso remarcar es que estos fondos no se destinaron correctamente y que si se hubiera distribuido más entre los que más lo necesitan, el ahorro generado habría permitido realizar una gran cantidad de obras como hospitales, escuelas y kilómetros de ruta, entre otras. De acuerdo con una investigación realizada por el Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (CEDLAS), que recopiló Hacienda, los sectores más ricos fueron los más beneficiados en el reparto de subsidios en casi todos los servicios. Durante el período analizado, recibieron u$s 12.501,1 millones, frente a los u$s 5743,1 millones obtenidos por el sector más pobre.

En electricidad, el decil 10 el más rico recibió el 11,8% del total de los subsidios repartidos entre 2012 y 2015, mientras que el decil 1 el más pobre obtuvo el 8,5%, el menor porcentaje de todos los segmentos socioeconómicos. Lo mismo pasó en el caso del gas y del agua, donde los sectores más ricos se llevaron la mayor porción de la torta total de subsidios.

En el caso del gas en red, mientras que el decil 1 recibió apenas el 5%, el decil 10 obtuvo casi el 25%. En agua pasó algo similar: mientras que el sector más pobre se quedó con el 3,3% de los subsidios, el más rico recibió el 20,6%.

En cuanto al avión, también la población más acomodada recibió la mayor cantidad de recursos (33,2%), pero en este caso se debe a que se trata de un medio de transporte no utilizado por los sectores más pobres por su alto costo. Los subsidios en este sector fueron utilizados para mantener en pie a Aerolíneas Argentinas.

Los sectores más ricos sólo quedaron relegados en la distribución de los subsidios con respecto a los de menores ingresos en el colectivo y el gas envasado. En este caso, se debe a que las familias con mayores recursos utilizan el gas en red, que reciben a través de las distribuidoras. Los más pobres, en cambio, acceden al gas mediante las garrafas y tubos.

Hacienda también especuló en su informe acerca de qué obras se podrían haber realizado, si el Estado hubiera destinado de otra forma los subsidios. Por ejemplo, si en lugar de subsidiar a toda la población se hubiera optado sólo por la mitad del decil 1 al 5, se habrían ahorrado en cuatro años u$s 49.162,96 millones. Con este dinero, podrían haberse construido 128.249 jardines de infantes; 30.203 escuelas primarias; 1178 hospitales de alta complejidad; 37.777 kilómetros de ruta (se hubiera duplicado la red nacional vial) y 26.523 bibliotecas universitarias.

A su vez, si el Gobierno hubiera decidido subsidiar solo a la mitad de la población, podrían haberse construido 16.383 laboratorios universitarios y urbanizado 121 veces la Villa 31.

Fuente: Cronista

Te puede interesar