TODO EN LA CUERDA FLOJA

EDITORIAL 10/07/2017
Contundentes episodios económicos, políticos y sociales del país se suceden en número y con velocidad creciente. El resultado es desasosiego y confusión en una ciudadanía que en pocas semanas debe afrontar la responsabilidad del voto

Isaias Abrutzky  Isaías ABRTUZKY / Especial para R24N

[email protected]

Salvo el presidente, que le restó importancia, todo el país se sacudió con la abrupta suba del dólar de días atrás. No es para menos, ya que los argentinos saben por larga experiencia que el dólar es la referencia para el precio de la gran mayoría de los productos que se ofrecen en el mercado. Cuando el dólar o los precios internacionales de las commodities suben, por supuesto, ya que cuando bajan la historia es otra: ahí los precios internos, en el mejor de los casos, se mantienen.

Así es que tanto para los funcionarios que luchan por contener la inflación, como para la ciudadanía que la sufre, la devaluación del peso no fue una buena noticia.

Para colmo, los sectores que se benefician con esta escalada cambiaria, el agro principalmente, tampoco se muestran felices. Ellos, así como los productores de otros bienes de exportación, la

consideran insuficiente, porque ven la divisa largamente retrasada durante todo el año pasado con respecto a los precios internos.

En los últimos tiempos, el grupo más visible de los economistas ortodoxos acentuó sus críticas a la conducción económica nacional. Melconian fue uno de los primeros en plegarse -aunque desde el otro extremo ideológico- a los más que pesimistas vaticinios que desde el comienzo de la actual gestión llevan adelante los economistas del kirchnerismo, de la izquierda y hasta de figuras del radicalismo menos embanderadas con las posturas del equipo de Cambiemos, donde casi ya no tienen cabida sino aquellos más identificados con Macri y el PRO.

Entramos de lleno en la campaña, y los datos de la realidad no apoyan el discurso oficial. La inflación cesó de reducirse, dejando muy mal paradas a las metas fijadas para el año, con todo lo que eso significa en términos de reclamos laborales y agitación social, acentuada ésta por la persistencia de las suspensiones y despidos en las empresas. Oocurre en toda la geografía nacional pero con puntos muy candentes como Zárate, ciudad golpeada por la cancelación de las obras de Atucha, o el partido de Vicente López, donde la empresa Pepsico dejó fuera de sus puertas a casi setecientos trabajadores.

Mención aparte merece la calera cercana a la ciudad cordobesa de Cruz del Eje, donde unos trescientos obreros y empleados no solamente perdieron su fuente de trabajo sino también sus viviendas e instalaciones comunitarias, que directamente fueron arrasadas por las topadoras, dejando tierra yerma donde antes

hubo un pueblo con escuela, correo, iglesia y club deportivo.

Ante un panorama donde ya no paga hablar del segundo semestre, de los brotes verdes o de la luz al final del túnel, las huestes oficiales y sus epígonos vuelven a insistir con los desteñidos recursos de la pesada herencia y los presuntos actos de corrupción de su enemiga número uno -Cristina Kircher- y algunos de quienes fueron sus funcionarios.

Así reflotaron la denuncia de Nisman contra la expresidenta, que desde el comienzo mostró papeles tan flojos que fueron objetados por los juristas serios de todo el espectro ideológico. Y lanzaron también un descabellado movimiento tendiente a encarcelar al exministro de Planificación Federal y hoy diputado Julio de Vido, contra toda lógica institucional y jurídica, frenado por un juez que impuso algo de cordura en el disparate. Poco de donde agarrarse, aunque la campaña mediática pueda haber asegurado algunos votos.

Los bueno de todo esto -si algo hubo- fue aclarar el panorama respecto de ciertos políticos que se mueven en un territorio estudiadamente ambiguo: la pantomima de Massa y Stolbizer con el tema de los fueros y la cuasi confesión de Randazzo de que su principal objetivo es aportar al fin del kirchnerismo y bregar por un espacio peronista mucho más afín al menemismo que a la doctrina del General.

Te puede interesar