Frenesí dólar: qué papel jugó cada actor del mercado en la disparada de la divisa

ECONOMÍA 08/07/2017
Importadores, exportadores, bancos, empresas y el Central fueron protagonistas en mayor o menor medida. Cuál fue el rol de cada uno y quiénes fueron los avivaron y apagaron la sed de divisas

La noticia de los últimos días fue la dispara del dólar, que el viernes terminó en $ 17,29 y así subió 41 centavos en la semana. A medida que alcanzaba un récord tras otro, la presión compradora iba aumentando. Y todos los actores de mercado, en menor o mayor medida, influyeron para que la divisa tuviera el comportamiento que mostró.
Importadores

La presión compradora de la divisa se sintió desde los primeros minutos del lunes. Los pedidos de importadores se destacaron en la rueda previa al feriado en Estados Unidos, que hacía prever menos operaciones. La poca oferta que se encontró el lunes fue rápidamente absorbida por los empresarios que necesitaban divisas para pagar compras provenientes del exterior.

El martes, hasta pasado el mediodía, los importadores no se hicieron presentes. Pero cuando faltaban apenas dos horas para el cierre de las operaciones en el mercado mayorista de cambios, se despertaron y comenzaron a realizar pedidos que rápidamente impactaron en el precio. Pese a que esa jornada se caracterizó por el bajo volumen de operaciones, la demanda de los últimos minutos fue suficiente para impulsar nuevamente al dólar.

El miércoles y jueves la presencia de importadores también se hizo presente, pero no fueron los protagonistas de los pedidos.

Bancos

A medida que la divisa fue escalando a lo largo de la semana, la impaciencia de algunos inversores comenzó a sentirse y ello se trasladó a las entidades financieras, que comenzaron a intensificar las compras.

El martes los bancos permanecieron activos con órdenes de compra para cubrirse con moneda extranjera. Y el miércoles fueron un actor que siguió activo sin un rol central. El jueves sí estuvieron en el centro de la escena pero como uno de los actores clave para frenar el alza: durante esa rueda, algunas entidades aparecieron con órdenes de venta que apaciguaron los precios.

Las órdenes de venta de los bancos fueron simultáneas y lograron poner un parate a la escalada. La señal despertó a otros sectores, como el de los exportadores, que también decidieron salir a la cancha.

El viernes los bancos hicieron negocios de swap cambiario por u$s 104 millones, para tomar y colocar fondos en pesos, mediante el uso de divisas en el mercado de cambios, que luego buscarán liquidar la semana próxima.

Exportadores

Desde hace semanas que los exportadores de granos estaban sentados arriba de sus silobolsas esperando que el dólar alcanzara precios más atractivos. En la city porteña, la idea de que el precio de la divisa estaba retrasado era cada vez más fuerte.

En el comienzo de la semana se esperaba que la liquidación de divisas de las ventas al exterior saciara parte de la demanda. Algunos operadores cambiarios esperaban que, por el feriado del martes en Estados Unidos, los exportadores se hicieran presentes desde la primera rueda de la semana. Pero eso no pasó y también estuvieron ausentes el martes.

Ya el miércoles, en medio de la escalada, finalmente aparecieron, pero cuando vieron que su incursión no era suficiente para frenar la escalada del dólar, decidieron retirarse y dejar que la demanda volviera a tomar protagonismo y el dólar siga subiendo.

El jueves fue el punto de quiebre: después de que aparecieron los bancos con ofertas coordinadas, los exportadores se plegaron y acompañaron. Estos dos actores fueron los que frenaron la suba.

El viernes la venta de divisas de exportadores se repitió y siguió ayudando a descomprimir los precios. En el mercado sostienen que los nuevos valores en los que se mueve el billete son atractivos para los exportadores y que, a su vez, los importadores no lo consideran un valor muy alto.

Banco Central

En una semana en la que las miradas de inversores, empresarios, políticos y economistas estuvieron sobre el mercado cambiario, el Banco Central no intervino de manera directa sobre el mercado.

Lejos del rol protagónico que tenía la autoridad monetaria en el mercado mayorista durante la gestión kirchnerista, la entidad que conduce Federico Sturzenegger decidió mantenerse al margen. En las mesas de cambio creen que la actitud tomada por el Central fue la correcta debido a que desde que asumió el nuevo Gobierno, siempre se hizo hincapié en que el Central quería darle vía libre al juego de la oferta y la demanda.

En antiguas apariciones del Central y en pleno cepo cambiario, cada intervención repercutía en las reservas y así fue como en 2015 el kirchnerismo entregó el Gobierno con el nivel más bajo en años. En esos momentos, el goteo se daba por múltiples vías, pero el costo de mantener el dólar controlado en el mercado mayorista era trascendente.

Esta semana, las reservas finalizaron en u$s 48.568 millones, sumando así u$s 554 millones en cinco días.

Fuente: Cronista

Te puede interesar