Un Tinder para la crianza compartida: quieren ser padres y buscan un compañero en la web

TECNOLOGÍA 08/07/2017
Los co-padres no mantienen entre ellos un vínculo amoroso. Se eligen mutuamente para compartir las tareas de la paternidad. Sitios que facilitan el recorrido hacia las familias no tradicionales.

Desde hace un tiempo existen en Internet diversas webs que ofrecen la posibilidad de convertirse en lo que se ha dado en llamar "co-padres". Se proponen como un lugar de encuentro virtual para personas que desean tener un hijo segúnmodalidades alternativas a la de la familia tradicional, y según un amplio abanico de posibilidades.

En algunos casos, se trata de personas que ofrecen o piden donaciones de esperma, que darán lugar, de manera altruista, a procesos de inseminación. En otros casos, se trata de establecer una co-parentalidad, concepto que implica el compromiso de dos o más personas -eventualmente, y en los casos más frecuentes, un hombre y una mujer, pero pudiendo darse cualesquiera otras opciones- para dar lugar a la concepción de un hijo.

Ésta podrá darse, también, según diversas modalidades: material genético procedente de uno o de ambos co-padres, o de donantes de esperma y/o óvulo, y gestación subrogada o realizada –tratándose de una mujer y que así lo desee- por uno de los co-padres.

Estos se comprometen a ejercer las funciones parentales y a asumir las responsabilidades de educación y el cuidado de ese hijo que será, a todos los efectos, propio y común, como lo es cualquier hijo nacido de otro tipo de unión.

Lo novedoso, y quizás llamativo, es que los promotores de la co-parentalidad parten del supuesto de que ambos co-padres –es, mayoritariamente, un proyecto a dos- no mantienen entre ellos ningún otro vínculo ni relación –afectiva, sexual, de convivencia- que la que se deriva de la co-parentalidad.

Te puede interesar