Odebrecht: Gils Carbó denuncia falta de autonomía y el Gobierno critica su inacción

POLÍTICA 19/06/2017 Por
Desde la Rosada exigen que se acelere el envío de los datos de las coimas que pagó la constructora en el país. La jefa de los fiscales reclama independencia para poder investigar
2131170

La tensión entre el Gobierno nacional y la procuradora Alejandra Gils Carbó es cada vez más notoria. Si existían diferencias irreconciliables desde antes que Mauricio Macri asumiera la Presidencia, y que se profundizaron durante su gestión, el capítulo Odebrecht las ha acentuado mucho más. Uno de los interlocutores para acercar posturas entre ambos sectores había sido el ministro de Justicia Germán Garavano. Pero este fin de semana la relación se terminó de cortar, con Garavano pidiendo a la Procuración respuestas rápidas para avanzar en el caso, y con la jefa de fiscales planteando abiertamente y hacia sus pares regionales la necesidad de que se respete la independencia y la autonomía de los Ministerios Públicos.

"El Gobierno le está exigiendo que dé los nombres y que cuente qué es lo que pasó con el pago de sobornos", dijo Garavano sobre Gils Carbó, y profundizó, en relación a las coimas por u$s 35 millones que la constructora brasileña Odebrecht admitió haber pagado en Argentina: "Sabe perfectamente qué paso, a quién le pagó y por qué lo pagó. Es algo que se está demorando de un modo vergonzoso. La Justicia argentina debe actuar con toda la fuerza".

El viernes, en el encuentro de procuradores de Latinoamérica que se llevó a cabo en Buenos Aires, Gils Carbó motorizó un reclamo que hizo extensivo a sus colegas: "Los Ministerios Públicos deben contar con independencia, autonomía y recursos para poder ejercer adecuadamente sus funciones, asignadas por las respectivas Constituciones y legislaciones internas".

Además, en el texto que firmaron los procuradores se indicó que "resulta imperioso" que "puedan actuar libres de todo tipo de presión, injerencia, hostigamiento o amenaza por parte de cualquier otro actor público o privado".

Gils Carbó trasladó indirectamente así a colegas su pedido a lo que, entiende, se trata de una embestida del Poder Ejecutivo contra su mandato, que es vitalicio hasta los 75 años, y que el macrismo pretende acortar cambiando la ley orgánica del Ministerio Público si alcanza las mayorías necesarias en el Congreso. En el encuentro de jueves y viernes, además, la procuradora selló con su par de Brasil. Rodrigo Janot, un acuerdo para la creación de un cuerpo binacional de fiscales, que trabajarán puntualmente en el caso Odebrecht. Así lo expresaron, al señalar que "el equipo investigará toda cuestión vinculada a la investigación ‘operación Lava JatoÂ’ de Brasil, que pueda tener repercusión, vinculación o réplica en Argentina".

El Ejecutivo, ante la imposibilidad de acceder a los datos desde Brasil, sigue perfilando la búsqueda hacia Estados Unidos, desde donde existe un compromiso para facilitar datos vinculados a Odebrecht.

Garavano viajó hace dos semanas hacia allí con otros funcionarios, y repetirá la visita en la primera quincena de julio. "Si usamos esta vía es para intentar solucionar la inacción de la Procuración", plantean fuentes oficiales. Como sostén de ese reclamo a Estados Unidos que realiza el Gobierno, el juez Sebastián Casanello libró exhortos a Estados Unidos, Suiza y Brasil para avanzar en una causa que investiga el supuesto pago de coimas de Odebrecht relacionado con la construcción de una planta potabilizadora de agua de AySA en el kirchnerismo.

Gils Carbó, por su parte, insiste en que "no planeo jubilarme ni renunciar" ante lo que desde la Procuración definen como un intento del Gobierno por desestabilizarla. Y sobre Odebrecht, asegura que no podrá disponer de "los documentos que lleguen", ya que "se enviarán directamente a jueces y fiscales".

Fuente: Cronista

Te puede interesar