LOS TIBURONES SE AGITAN EN EL FOSO

EDITORIAL 15/06/2017
Los tiempos se aceleran, las contradicciones se profundizan y los jugadores dejan la ética y la vergüenza- si es que las tienen- tan guardada como las urnas de la dictadura del 76. Pero al igual que éstas emergerán, y tal vez demoren menos que en esa oportunidad

ISAIAS  Isaías ABRUTZKY / Especial para R24N

[email protected]

Las campañas políticas -aún antes de que se abra el período en que corresponden- están funcionando a todo vapor. Las plataformas de redes sociales y otros recursos tecnológicos son empleados en toda su intensidad, apoyados por analistas sociales que ponen al alcance de los políticos los medios de captar voluntades. Estos son a la vez burdos y sutiles. No es fácil explicar esta aparente contradicción en palabras, pero sí recurriendo a los muchos ejemplos que están a disposición de todos nosotros. Uno notable fue el comentario de Jaime Durán Barba, en una entrevista, relativo a la capacidad de incrementar la imagen positiva del presidente que tuvo, a poco de asumir, el haber sentado al perro supuestamente presidencial (en realidad no era de la familia, y fue prontamente olvidado) en el sillón de Rivadavia. Otro, el torpe montaje de una escena en la que Macri, luego de un espectáculo, fue a cenar a un restaurente cercano al lugar del evento: allí no pidió más que una humilde y popular pizza. La frutilla del postre llegó cuando una señora -presuntamente coincidente con el mandatario por una casualidad- pudo acercarse sin inconvenientes y pedirle que, ya que no estaba en sus atribuciones meter presa a Cristina, por lo menos hiciera lo posible para que ésta “devolviera el dinero robado”. Como en el caso del viaje en ómnibus falso de pe a pa del titular del ejecutivo, alguien se ocupará de mostrar el engaño. De todas maneras el objetivo de los encargados de la propaganda se habrá cumplido, porque la noticia pegó primero con amplia difusión, y la verdad llegará a una audiencia mucho menor, y con cobertura mínima. La sinceridad del ecuatoriano es muy esclarecedora: no se si Cristina robó, ni me importa, dijo. Lo que me importa es lo que la gente crea.

Un experto en cuestiones internacionales se refería en TV al crecimiento del peso de China en el orden económico mundial, y su entrevistador le señalaba la importancia de la actual posición de apertura de la Argentina, que le había permitido al jefe del ejecutivo ser muy bien recibido en aquél país, del que retornó con un importante paquete de contratos. No se le movió un pelo al hombre al hablar de esa manera, ignorando que los créditos y las obras venían del gobierno anterior, y que justamente el actual había sufrido una reprimenda por su inclumplimiento.

La agitación política se acelera al pocas horas del cierre de la inscripción de alienzas y la situación social se tensa en distintos lugares, con centro de gravedad hasta ayer en Córdoba. El escándalo Odebrecht lanzó una primera descarga, que impactó muy cerca de la cúpula del ejecutivo, como que el primer nombre que se conoció fue nada menos que el del jefe de la central de inteligencia. Queda por establecer cual será el impacto de la desesperada carrera de los medios metiendo a Cristina y sus funcionarios en los titulares cuando son IECSA y Gustavo Arribas los nombres que aparecen en las noticias. Y por supuesto, el nuevo invento hotelero de Margarita Stolbizer. Pero la corrupción durante el período K, comprobada solamente en los casos de Jaime y López, cada vez vende menos, en tanto que la aparición de funcionarios actuales, por más que intente disimularla, sin duda tendrá más peso

En su visita a estas tierras, la Canciller alemana Angela Merkel derramó algunas flores sobre la marcha del gobierno, pero nada concreto y, juntando otras expresiones suyas y los momentos embarazosos generados por los chistes siempre poco felices del presidente, puede afirmarse que la imágen de éste no se vio beneficiada. Ahora se suma a estos infortunios del oficialismo el increíble recorte de beneficios a discapacitados. No solo injusto e inoportuno sino también llevado a cabo del modo más torpe y brutal. No puede calificarse de otra manera al procedimienro de hacer que los damnificados se enteren de la cancelación de su beneficio cuando van a retirar sus haberes del banco. Las encuentas, en tanto, van mostrando un paulatino pero firme ascenso en la valoración que la sociedad hace de la expresidenta, a la par que una merma importante en la que califica al gobierno. Las operaciones mediáticas que buscan limar su imagen parecen ser más eficaces en publicitarla que en producir el deterioro que procuran.

El argumento de la pesada herencia ya está gastado y se debilita día a día. Para colmo, hay fuego amigo: hoy los economistas liberales están entre quienes aportan los argumentos más ríspidos contra las medidas tomadas, y el estado de las cuentas fiscales al momento del cambio de adminstración va quedando relegado. La gran incógnita es si el gobierno podrá superar los traspiés que viene dando, con la ayuda de sus medios de influencia, mientras en el otro lado de la grieta también se danza en la cuerda floja. Pronto tendremos la respuesta.

Te puede interesar