Qué es SCUM, el manifiesto ultrafeminista que se filtró en la última marcha #NiUnaMenos

CIUDADANOS 11/06/2017 Por
Escrito en 1967 por Valerie Solanas, la activista que intentó asesinar al artista pop Andy Warhol, es considerado la biblia del feminismo separatista. "El hombre no sirve ni para semental", es uno de sus postulados
pintada-scum-ni-una-menos-1920

En la última convocatoria #NiUnaMenos, la tercera de una modalidad de marcha en protesta por la ola de femicidios que se inició en el año 2015, fue evidente el intento de copamiento por parte de ciertas corrientes extremas. Y hasta hubo alusiones, en forma de pintadas, al llamado Manifiesto SCUM.

Valerie Solanas, la autora de aquel documento, salió del anonimato el 3 de junio de 1968, cuando esperó al artista pop Andy Warhol en su estudio, The Factory, y le disparó tres tiros. Dos fallaron pero el tercero le atravesó hígado, estómago, esófago y pulmón.


Warhol fue declarado clínicamente muerto y en el hospital debieron abrirle el pecho para masajear el corazón y revivirlo. Las cicatrices fueron inmortalizadas en una impactante fotografía de Richard Avedon.


Warhol había conocido a Solanas cuatro años antes. Ella ya era una feminista ultraradical. Nacida en Nueva Jersey en abril de 1936, sus estudios de psicología en Maryland le habían servido para elaborar una contra-teoría freudiana. No es la mujer la que tiene envidia del pene, envidia del hombre por sentirse incompleta, sino al revés.

Estos postulados los había volcado en un texto titulado Manifiesto SCUM, en el que puede leerse: "El hombre es un accidente biológico; el cromosoma Y no es más que un cromosoma X incompleto, una serie incompleta de cromosomas. En otras palabras, el hombre es una mujer fallida, un aborto ambulante, un aborto congénito. Ser hombre es tener algo de menos, es tener una sensibilidad limitada. La virilidad es una deficiencia orgánica, y los hombres son seres disminuidos, incapaces de emoción".

Solanas no se quedó en el diagnóstico. SCUM, que en inglés significa "escoria", es también el acrónimo de Society for Cutting Up Men (que benignamente puede traducirse como "Sociedad para destrozar a los hombres"), es decir, un plan de acción.


Valerie tenía motivos para odiar a los hombres ya que había sido abusada en su infancia por su padre y, más tarde, maltratada por su abuelo alcohólico. La rebelión contra la tiranía patriarcal se había convertido en su razón de ser. Tenía un programa radial en el cual daba consejos para combatir al "macho".

Cabe aclarar que su tentativa de asesinato no estuvo directamente motivada por esta militancia. Sucede que Valerie escribió una pieza de teatro, Up Your Ass, de contenido tan crudo como el título, y en cierta forma autobiográfica: la vida de una joven drogadicta que mendiga y se prostituye y maldice a los hombres. Ella le había dado el manuscrito a Warhol.

Luego de tirar a matar contra él, Valerie le dijo a la policía que el artista, complotado con su editor, Maurice Girodias, quería despojarla de su obra.

La realidad era que Warhol simplemente había extraviado el manuscrito, y nunca tuvo la intención de montar la pieza en su teatro. Comprensivo, no presentó cargos contra la mujer que casi lo mata. Gracias a eso, y a un diagnóstico de esquizofrenia paranoide, la condenaron a sólo tres años de cárcel, la mayoría de los cuales los pasó en un hospital psiquiátrico.
Tras el escándalo, el editor Maurice Girodias comprendió que era negocio publicar el Manifiesto de Valerie Solanas, un panfleto que hasta entonces sólo circulaba en forma mimeografiada.

No todas las feministas lo recibieron bien, hay que decirlo. Pero Valerie Solanas es un ícono del feminismo radical, que algunos llaman también separatista y su Manifiesto SCUM sigue circulando en las filas del movimiento feminista más extremo. El feminismo separatista postula la separación de hombres y mujeres en la sociedad, porque su unión perjudica a las mujeres que no podrán emanciparse mientras mantengan vínculos con los hombres.

"El hombre no sirve ni para semental"

El ideal de Valérie Solanas es una sociedad sin varones. "El macho, como la enfermedad, ha existido siempre entre nosotras, y no debe seguir existiendo", declara, y espera que la ingeniería genética lo haga posible en un futuro. Pero, agrega, "SCUM no se consuela con la perspectiva de las próximas generaciones; SCUM quiere actuar ya". "Y si una gran mayoría de mujeres fueran SCUM, tomarían el mando total de este país en pocas semanas, simplemente rehusándose a trabajar, paralizando así toda la nación".
Las debilidades que los hombres proyectan en las mujeres, sostiene Solanas, son en realidad sus propias "debilidades intrínsecas". "El hombre, por naturaleza, es una sanguijuela, un parásito emocional y, por lo tanto, no es apto, éticamente para vivir, pues nadie tiene el derecho de vivir a expensas de otro".

"SCUM arremeterá contra las parejas mixtas (hombre-mujer), que encuentre al paso y las deshará", advierte.

El Manifiesto SCUM de Valérie Solanas suena delirante en muchos sentidos. Sin embargo, si se presta un oído más atento a algunos de los discursos que circularon en las últimas manifestaciones –surgidas a partir de un legítimo reclamo contra crímenes aberrantes- o en los debates suscitados a partir de ellas, la distancia no resulta tan grande.

Para un buen número de activistas, las convocatorias bajo la consigna #NiUnaMenos se han convertido en la ocasión para instalar un discurso feminista extremo, convirtiendo un reclamo que debió estar dirigido a los tres poderes del Estado –los que, mediante la administración de las fuerzas de seguridad, la elaboración de las leyes y su aplicación son los responsables de proteger la vida y la integridad de las personas-, en una requisitoria contra toda la sociedad, que es patriarcal y machista. Esto diluye la eficacia de un reclamo que, por estar dirigido a todos, no está dirigido a nadie en particular.


"El patriarcado se sostiene con esa violencia sobre nuestros cuerpos", decía el documento, de espíritu anarco-feminista, por llamarlo de algún modo, leído en la última marcha. Mientras que, en algunas paredes, aparecían pintadas reivindicando el Manifiesto SCUM…


Las mismas ONG que en ese discurso denunciaron a "los agentes judiciales que no creen en la palabra de la víctima" (en referencia a las denuncias de violación), declaran: "Nunca pedimos el endurecimiento de las penas".

Algunas van más allá, exculpando al violador, porque no consideran a la violación como un crimen privado, sino como la manifestación de un "mal social", que "nos atraviesa a todos", en palabras de la antropóloga Rita Segato que, en nombre de parte de las convocantes de #NiUnaMenos, expuso esta teoría ante el Senado para fundamentar la oposición de la corriente feminista que representa a limitar las salidas anticipadas para los condenados por estos delitos. "El acto de violación es la punta de un iceberg", la manifestación o el síntoma de "un mal que es social", de "algo que anida en el inconsciente social", dijo Segato.


La violación, según la teoría de esta antropóloga, es sólo una manifestación más de una serie de "agresiones sexuales" -que arrancan con la cosificación de la mujer en la televisión, por ejemplo- que "no pueden ser transformadas en crimen porque constituyen el mundo y la forma en que vivimos". Es decir, la sociedad entera está en falta, pero sólo se castiga al violador.


Para los compañeros de militancia de Micaela García, la joven violada y asesinada en abril pasado en Gauleguaychú, ella fue víctima "de una sociedad enferma y machista, de un sistema inmoral y corrupto de pies a cabeza". No mencionaron el abolicionismo penal promovido en los últimos años que lleva a los jueces a liberar delincuentes sin considerar sus antecedentes, su peligrosidad ni los informes desfavorables de los peritos.

En el banquillo de los acusados del ultra-feminismo no están los funcionarios responsables de la seguridad, los legisladores que deben promulgar o reformar leyes ni los jueces que deben aplicarlas, teniendo como norte la preservación de la vida.

"El Estado participa del pacto de complicidad machista", decía el documento leído en la última marcha. "A la crueldad femicida le oponemos feminismo", agregaba; y reclamaba: "Libertad, autonomía, deseo y revolución, emancipación del patriarcado…"

Fuente: Infobae

Te puede interesar