La AFIP pide a la Corte anular el concurso de acreedores de Cristóbal López

POLÍTICA 09/06/2017 Por
Acudió en queja a la Corte para frenar el ingreso de Oil Combustibles a una moratoria millonaria
B1ZmhOZZW_930x525

Por tercera vez en un año el caso de la empresa Oil Combustibles llega a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) presentó un recurso de queja para que el máximo tribunal acepte su pedido de anular todo el concurso de acreedores presentado por la firma del cuestionado Cristóbal López el año pasado en Comodoro Rivadavia.

La Corte ya había intervenido en 2016 cuando ordenó al juez provincial Gustavo Toquier remitir el concurso a la Capital Federal ya que aquí tenía su domicilio la firma, según los registros de la Inspección General de Justicia (IGJ). Luego llegó al máximo tribunal un planteo de la AFIP para ejecutar una deuda de 238 millones de pesos que, según el organismo recaudador, había quedado fuera de las generosas moratorias que la firma obtenía con el kirchnerismo.

Y ahora la queja contra el rechazo de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial a anular todo el concurso de Oil Combustibles, como había dispuesto a fines del año pasado el juez nacional Héctor Hugo Vitale y revocó parcialmente luego su tribunal superior. La Cámara le rechazó el recurso extraordinario para ir a la Corte y el organismo conducido por Alberto Abad se presentó directamente en queja ante el máximo tribunal el viernes pasado.

Pero, lo más importante para la AFIP, al rechazar ese recurso, la Cámara convalidó la apertura de un expediente paralelo para determinar si, como dice el organismo recaudador, "el estado de cesación de pagos de Oil Combustibles S.A. fue simulado o, en su caso, creado artificial y dolosamente".

"No podrá efectuarse análisis alguno de la posible homologación del acuerdo al que eventualmente se arribe en el presente concurso preventivo, hasta tanto el mencionado incidente de investigación se encuentre finalizado", señalaron los camaristas Pablo Heredia, Gerardo Vasallo y Juan Garibotto, en una reciente solución a la que Clarín tuvo acceso.

De acuerdo con los camaristas, "el impulso de la investigación" en este expediente paralelo, "estará a cargo de la sindicatura" del concurso bajo la supervisión del juez Vitale. Oil dice deber unos 11 mil millones de pesos, la mayoría de los cuales, casi 8 mil millones, es deuda con la AFIP.

De esta manera, si prospera el extremo planteado por la AFIP -incluso en otros expedientes penales donde denunció una "insolvencia fraudulenta" por parte de Oil Combustibles- la firma de López y su socio, Fabián de Sousa, jamás podrá ver homologado un acuerdo con sus acreedores y, en el caso de la AFIP, debería pagar toda su deuda impositiva sin moratoria que la beneficie, según dijeron en el organismo recaudador.

Sería parecido a lo que le sucedió a la principal firma del otro "empresario" emblemático del kirchnerismo, el detenido Lázaro Báez, doblemente procesado por lavado de activos y por asociación ilícita con la familia Kirchner y otros funcionarios de Vialidad Nacional por el direccionamiento de la concesión de obra pública vial en la provincia de Santa Cruz.

En efecto, Austral Construcciones se presentó en concurso de acreedores a los pocos meses de finalizado el segundo mandato presidencial de Cristina Fernández de Kirchner, pero la Justicia se lo rechazó, en dos instancias, por la flojedad de sus papeles y porque no pudo demostrar cuándo había entrado en cesasión de pagos, uno de los requisitos para abrir este tipo de procedimientos.

La AFIP denunció el año pasado en la Justicia penal que la firma fue utilizada para desviar los Impuestos a la Transferencia de Combustible (ITC), que debían ir a las arcas públicas, a otras empresas del llamado Grupo Indalo, para financiar, básicamente, la adquisición de medios de comunicación. Incluso López fue procesado por retener aportes patronales.

Fuente: Clarín

Te puede interesar