Divorcio radical en Santa Fe y cumbre de rebeldes por las candidaturas en Cambiemos

POLÍTICA 07/06/2017
A pasos del Congreso los radicales se juntan hoy, mientras Mauricio Macri convoca a reunión de trabajo en Olivos, en una cumbre con la que buscan presionar por más espacios y poder de decisión en las candidaturas propias dentro de Cambiemos

Los cinco distritos decisivos que por su concentración del padrón pueden definir la elección de este año encuentran al radicalismo pataleando contra el PRO.

En Santa Fe el diputado y ex presidente del partido Mario Barletta fue notificado de la decisión de los estrategas de campaña y no será candidato. Dicen que fue el propio Marcos Peña quién se lo notificó y, ante la sorpresa del anuncio, el santafesino sólo habría atinado a preguntar la razón, que para el PRO no es solo una sino que son tres: su fuerte vínculo con el socialismo, su enemistad con Carlos Reutemann y su fuerte apuesta contra Miguel Del Sel cuando fue candidato a gobernador. Justo en Santa Fe, donde la UCR dice estar haciendo los deberes y encolumnarse de a poco, a nivel nacional y paulatinamente en los municipios, para pasar de la alianza con el Frente Progresista a Cambiemos. El 2019 es el horizonte en el que buscan estar juntos.

En Capital, Martín Lousteau fue dejado fuera de una posible PASO de Cambiemos y hay pelea por el sello: una parte de la UCR lo avaló, con locro y referentes nacionales en el convite, el jueves 25 de mayo. Algunos incluso ahora le soplan al oído para que se acerque a Sergio Massa, un trago difícil de pasar para el radicalismo.

Similar situación se registra en Buenos Aires, donde hasta ahora los cuatro candidatos mencionados -Facundo Manes, Esteban Bullrich, Gladys González y Graciela Ocaña- son digitados sin consultar al centenario partido. En el PRO se resguardan en el origen radical del neurocirujano Manes y lo cuentan en el reparto nacional junto con las candidaturas de Aída Ayala en Chaco, José Cano en Tucumán y el empresario Eduardo Costa en Santa Cruz. Sin embargo hay debates subterráneos en la UCR que amenazan, otra vez, con disputas, aunque algunos de los más enojados aclaran que no habrá ruptura.

En Mendoza, con Alfredo Cornejo mejor posicionado en las encuestas que Mauricio Macri, los roces podrían ser pronto evidentes: aún no hay acuerdo en las listas, aunque el gobernador desistió de desdoblar la elección provincial de la nacional para alivio del Gobierno.

Faltazo a Olivos

Esta tarde, como cada martes, se reúne en Olivos la mesa chica de Cambiemos, pero la UCR avisó que no cuenten con la presencia de José Corral, Ángel Rozas ni Mario Negri. A las 14 estarán los tres con diputados y senadores en el hotel Savoy sobre la avenida callao. De los tres, el más rebelde es Rozas, quien vetó nombres del PRO y el ARI en las listas de precandidatos a diputados provinciales que el domingo 4 se presentaron a elección. Tras la derrota frente al peronismo los más macristas (Aída Ayala y su delfín Leandro Szdero, el favorito del Presidente, segundo candidato a diputado y titular de la Anses regional) le piden a partir de ahora trabajar con todo Cambiemos.

Presionados la semana pasada en la Cámara de Diputados, los boina blanca faltaron a la reunión del interbloque, no preguntaron ni defendieron al jefe de gabinete, Marcos Peña, en sus cruces con la oposición y tampoco aplaudieron en ningún momento.

Y Negri, además, no cerró el debate como jefe del interbloque en señal de protesta.

El “no” de Alfonsín a Vidal

El día anterior, martes 30, la gobernadora María Eugenia Vidal, conciliadora y cada vez más seductora para muchos sectores que aprecian su alta imagen en las encuestas, se encontró cara a cara con Ricardo Alfonsín, en la sede porteña del Banco Provincia.

Le ofreció un lugar en la lista o una embajada, pero el diputado no aceptó. Ya en el locro con Lousteau había dicho que “las candidaturas de la UCR no las define el PRO” por lo que sin PASO, se saltearía este turno.

La gobernadora, como Horacio Rodríguez Larreta en Capital, no quiere contienda interna y busca consolidar una lista sin grietas.

La interna radical

“No queremos que nos veten candidatos”, plantean en la UCR. Los integrantes de los bloques de diputados y senadores nacionales pedirán más participación en los debates a José Corral, presidente del Comité Nacional, y Jorge Sappia, recientemente elegido para la Convención.

Si no consiguen un cambio, avisan que “desde el Congreso la UCR va a ganar autonomía”, mientras empiezan a mirar a Sappia como un referente de liderazgo menos amable con el PRO frente a Corral, a quien ven más cercano a Ernesto Sanz, asesor de estrecha confianza del Presidente. 

“Falta estrategia en el radicalismo a nivel nacional”, se quejan diputados y senadores que ya recibieron mensajes como el de Barletta y que presienten que podrían quedar fuera de las listas o en lugares sin chances de elección.

Convidado de piedra

En Córdoba, tras cinco horas de debate, la UCR ratificó de forma unánime la pertenencia a Cambiemos y de la misma manera acordó la lista de candidatos propios para proponerle al PRO. Diego Mestre, Soledad Carrizo y Brenda Austin fueron los tres primeros nombres pero, según relatan, recibieron un mensaje de Nación: la Rosada quiere a Héctor Baldassi y al intendente de Jesús María, Gabriel Trizza, como números 1 y 2. Además también entra en el reparto el sector que lidera Luis Juez, aunque él no volverá de su embajada en Ecuador, lugar estratégico que le encontró el macrismo para dejarlo fuera de juego.

Es “una manera sutil de correr a nuestro candidato Mestre”, se quejan los radicales en la capital mediterránea y recuerdan que la cuestión de género obligaría a que Carrizo y Austin se adelanten a la candidatura del hermano del intendente Ramón Mestre, dejándolo en un lugar con menos chances de ser electo, quizás cuarto o quinto.

En Santa Fe capital el fin de semana se inscribieron alianzas para las elecciones municipales: la UCR aparece con el PRO replicando Cambiemos y el Socialismo quedó por otro lado. No es casual en la ciudad cuyo intendente es el propio presidente del Comité Nacional, José Corral, aunque aún el partido acompaña la gestión de Miguel Lifschitz. Por eso también algunos radicales heridos protestaron cuando el PRO le bajó el pulgar a Barletta y eligió a Albor Cantard en su lugar y muestran el ya iniciado divorcio local como prueba de lealtad a Cambiemos. Cantard, más cercano a Corral y Sanz, será la cara visible de Cambiemos junto con el macrista Luciano Laspina.

Fuente: Cronista

Te puede interesar