La Tasa Municipal con un alto nivel de cumplimiento.¿ Y LA PLATA ADÓNDE VA "DON LUIS"?

LOCALES 07/06/2017
La gente paga sin chistar, la Municipalidad recauda sin parar, pero la Ciudad tiene muchas falencias,hay muchos servicios que no se prestan y la pregunta logica es : ¿Y LA PLATA ADÓNDE VA" DON LUIS"?

Los habitantes de Rafaela, en la medida de sus posibilidades, son muy buenos cumplidores con el pago de los tributos, lo cual puede ser comprobado con lo que sucede con la Tasa General de Inmuebles, que aún dentro de un muy complicado presente de la situación socioeconómica -con salarios que han resignado poder adquisitivo, menor poder de compra y una cada vez más difícil perspectiva para llegar a fin de mes con las necesidades cubiertas- existe un nivel de cumplimiento por encima de los valores históricos.
En efecto, en el pasado mes de abril el cumplimiento del pago de la Tasa fue del 72,42%, cuando estadísticamente ese valor se ubicó entre 67-68%, mientras que el promedio del primer cuatrimestre (enero a abril) alcanzó el muy buen registro de 75,97%, ubicándose nada menos que entre 4 y 5 puntos por sobre el promedio histórico.
Es verdad que una buena parte de los contribuyentes rafaelinos, a quienes les fueron enviadas las boletas de todo el primer semestre de 2017, abonaron la totalidad o gran parte a principios de año, lo cual impulsó de manera significativa el porcentaje de cumplimiento, para de tal modo ubicarlo tan elevado y por sobre los promedios históricos que surgen de la estadística en ese sentido. Lo que no resta de manera alguna, que el ciudadano rafaelino es muy cumplidor en el pago de sus tributos, siempre y cuando -lo reiteramos- no se vea afectado por situaciones de anormalidad en cuanto a sus ingresos, tanto individuales o bien del grupo familiar.
Es por eso entonces, que aún estando en un período recesivo, la Tasa General de Inmuebles tiene hasta ahora un excelente promedio de pago, incluso por sobre de la media histórica.
Aun cuando las finanzas municipales se vean afectadas por la caída en la recepción de otros ingresos, este cumplimiento con la Tasa -que de todos modos no alcanza para cubrir la prestación total de los servicios-, es lo que facilita que se pueda sostener un buen servicio para los vecinos, en todo lo que hace a barrido y limpieza, poda, recolección de residuos tanto del hogar como de patios, iluminación y los permanentes trabajos de mantenimiento.

UN POCO DE
HISTORIA

Retrocediendo un poco en el tiempo, para revisar antecedentes, tenemos que la tasa general de inmuebles tiene un nivel histórico de cumplimiento del 75%,
en tanto que si se extiende un poco más el plazo a la fecha estricta de vencimiento, entonces se amplía al 80% de los contribuyentes. En otro orden, pasando al pago de contribución por mejoras -lo que se cobra en concepto de obras- alcanza al 60%, algo más bajo que el anterior  en virtud que muchas de las obras ejecutadas en zonas periféricas en las que la capacidad de pago de los vecinos es más acotada, hace bajar el promedio.
Yendo casi a comienzos del presente siglo, cuando la crisis de 2002, ocasión en que justamente por esas causas se había producido una importante caída en la recaudación a nivel local -eco de lo que acontecía en los ámbitos provincial y nacional-, la misma se fue recuperando sostenidamente desde entonces, ya que de los 63,94% de 2003, subió a 68,98 en 2004, 70,34 en 2005, 73,49 en 2006 y el 75% al mes de setiembre de 2007, contabilizando así en un lapso de 5 años un incremento de 17,48% en cuanto a la tasa general de inmuebles, uno de los impuestos más comunes y conocidos, ya que alcanza absolutamente a todos los habitantes propietarios de un inmueble en la ciudad, e incluso tácitamente a quienes alquilan, ya que las cláusulas de esos contratos traslada al inquilino la obligación de pago de impuestos. Desde entonces, hace exactamente una década, se mantiene en el 75% de cumplimiento.
En cuanto a los antecedentes del  Derecho de Registro e Inspección -ver más adelante-, el cumplimiento fue aumentando desde la época de la aludida grave crisis, en la siguiente escala: 44,88% en 2003, 54,31 en 2004, 60,68 en 2005, 65,10 en 2006 y 65% en setiembre de 2007, con una suba del 20,12 por ciento, proyectada también a la última década.
Dada esta radiografía impositiva de los rafaelinos, tenemos entonces una situación muy favorable en comparación con otras localidades de la provincia, donde el cumplimiento tributario suele ser varios puntos por debajo de Rafaela.
Lo destacable es que el rafaelino tiene un sentido cumplidor de sus obligaciones, algo que viene de nuestras mismas raíces fundacionales, que constituyen un factor distintivo de la ciudad, ese mismo que le fue dando a Rafaela una característica muy especial en toda la amplia gama de aspectos que conforman una comunidad.

REGISTRO E
INSPECCION

Otro de los tributos municipales de importancia, como el Derecho de Registro e Inspección, cuenta con una recaudación que se mantiene estancada desde 2015, aún cuando cabe formular la salvedad que suelen darse durante el año algunos aumentos estacionales, como por ejemplo el caso de las fiestas de Navidad y Año Nuevo sobre fines de diciembre.
Tomando los índices inflacionarios y aplicados en las cifras de recaudación por este concepto, en términos reales se manifiesta una reducción bastante significativa en la suma final, pudiéndose observar una mayor dispersión entre los contribuyentes más importantes con respecto a los pequeños, apareciendo las entidades bancarias como los mayores aportantes de Registro e Inspección.

Fuente: La Opinión 

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar