Fácil y rápido: tres pasos bastan para comprar mariguana en farmacias de Uruguay

SALUD 18/05/2017 Por
Menos de cuatro minutos lleva el trámite para registrarse como usuario de cannabis en Uruguay, un paso obligatorio antes de poder acceder a la droga que en julio comenzará a ser vendida en al menos 15 farmacias
confo-en-este-registro-tanto-como-en-el-secreto-bancario-as-arranca-la-venta-de-marihuana-en-farmacias-uruguayas-body-image-1494437027

Menos de cuatro minutos lleva el trámite para registrarse como usuario de cannabis en Uruguay, un paso obligatorio antes de poder acceder a la droga que en julio comenzará a ser vendida en al menos 15 farmacias.  Cualquier uruguayo o residente legal mayor de 18 años puede desde el pasado martes 2 de mayo acercarse a una sede del Correo estatal y, presentando una factura de algún servicio público como el agua o la luz, obtener un ticket que certifique su calidad de adquiriente de cannabis.

En la primera semana casi 2.400 personas realizaron el trámite, que supone dar las huellas digitales y responder a un breve cuestionario sobre el nivel de estudios, el barrio donde se vive y si se trabaja en la iniciativa privada o pública.

Por ley toda esa información será almacenada por el Instituto de Regulación y Control del Cannabis como datos de carácter sensible. Aunque se trató de una de las medidas más cuestionadas por las organizaciones sociales, la norma que desde 2013 reguló la venta, producción y consumo de marihuana en Uruguay estableció la obligación de registrar a todos los usuarios de la droga.

'La prioridad es que se registren todos los usuarios'.

Así, datos oficiales apuntan que ya existen 6.662 personas que cultivan la planta de marihuana y 52 clubes de membresía (que pueden tener entre 15 y 45 miembros). Se estima que en Uruguay existen 160.000 consumidores de cannabis y las autoridades esperan que la venta en farmacias sea la vía que abastezca a la mayoría.

"La prioridad inmediata es que se registren todos los usuarios. El ritmo es lento pero sostenido. Es un trámite sencillo y sin misterio, de unos pocos minutos donde se demuestra la confidencialidad de datos que se había prometido", consideró el ex secretario de la Junta Nacional de Drogas (JND) Milton Romani en diálogo con VICE News. Romani, quien se desempeñó en ese cargo oficial durante los primeros dos años del actual gobierno de Tabaré Vázquez, concurrió el martes 2 a una sede del Correo a inscribirse como usuario de farmacias para "apoyar la ley". Lo hizo junto a Julio Calzada, quien ocupó el mismo cargo en la JND durante el gobierno anterior de José Mujica.

"Lo primero ahora es demostrar que el sistema camina. Que el producto satisface la demanda, que las variedades tienen buenos niveles de THC y CBD (los dos principales componentes de la planta) como para reducir daños. Demostrar que el sistema no sólo es eficaz y eficiente sino que además seduce y captura a los usuarios. Y además evaluar que logra cumplir con los objetivos que nos propusimos, que es una promesa que hemos hecho al mundo", agregó Romani.

El argumento detrás de la ley que habilitó la producción con fines recreativos, médicos y de investigación científica del cannabis fue quitarle mercado al narcotráfico. Uruguay fue el primer país en regular las tres formas de uso de la marihuana, y además asegurar una producción estatal. Pero desde las conversaciones iniciales que dio el entonces gobierno de Mujica, se subrayó que la intención no era promocionar su consumo.

Siguiendo esa línea, la semana pasada se lanzó una campaña publicitaria masiva con spots para televisión, radio y redes sociales. En el aviso se recuerda de los "riesgos" sobre la salud que genera el consumo de marihuana, desde su impacto sobre la memoria y los reflejos hasta su contraindicación en embarazadas y niños. La campaña cierra con la frase "regular es ser responsable".

Para julio, cuando el gobierno prevé que comience la venta de unos 400 kilos de marihuana cosechada bajo control del Estado, los usuarios registrados podrán acercarse a las farmacias para comprar hasta 10 gramos semanales de la droga. Deberán poner su huella digital en un software instalado en los puntos de venta antes de acceder a cuatro variedades distintas de la droga. Según publicó el semanario local "Búsqueda", las flores contendrán niveles de THC (el componente psicoactivo de la planta) bajos a moderados.

Algunas organizaciones sociales advierten que esa primera cosecha dejará gusto a poco. En un seminario realizado a fines del año pasado, Martín Collazo del grupo interdisciplinario Monitor Cannabis advirtió que existen más de 55.200 personas que en encuestas oficiales declaran haber fumado un porro en la última semana.

"Todas las estimaciones nos dan que es insuficiente la cantidad de cannabis" que plantea el gobierno, dijo Collazo a este medio. "Es poco probable que la frecuencia se mantenga en 500 registros por día. Hemos escuchado que se estiman un total de 15.000 usuarios registrados, pero pienso que 30.000 también es una cifra razonable porque sabemos que existen 55.000 usuarios que varias veces a la semana se enfrentan a la situación de tener que comprar. Había poca confianza de que los usuarios se iban a inscribir, pero se está demostrando que quieren acceder y se registran. Y si eso ocurre se llega a la única solución de tener que producir más toneladas", agregó.

Alma tiene 72 años y es una de esas personas que se animó a romper el estigma del usuario de cannabis. Con su valija en la mano, llega al mostrador de la sede del Correo ubicada en la principal terminal de ómnibus de Montevideo. Más que enviar una carta o recibir una encomienda, ella pregunta por el registro de usuarios de cannabis, que se abrió ese mismo día. El funcionario le señala un cartel pegado contra una columna, donde se muestran los requerimientos del trámite. Alma tiene su cédula de identidad en la mano pero le falta una factura de servicios públicos.

"Tuve cáncer de intestino hace ocho años y no comía nada. Pero (el cannabis) me recuperó antes y después de la cirugía. Ahora consumo aceites, fumo y tengo pomada para masajes", cuenta a VICE News.

Dice que gasta unos 500 pesos uruguayos al mes (unos 18 dólares) en esos derivados, que compra a clubes porque "es más barato que cualquier medicación". Pero ahora quiere empezar a tener su propio cannabis. "Probé desde los 20 años marihuana y soy saludable, trabajo, no me comió ninguna neurona. La gente tiene que abrir los ojos y normalizarlo", dijo.

Lo mismo piensa Pablo, de 37 años, que el primer día de apertura del registro se acerca a una sede del Correo en Pocitos, un barrio de clase media y media-alta de la capital. Él trabaja en la iniciativa privada y con su traje sport sale con su comprobante de registro en la mano. Dice que consume cannabis desde los 20 años y espera el inicio de la venta en farmacias para salir del mercado negro.

"También se podría vender en almacenes o puntos de venta de 24 horas que venden otras drogas. Porque no se reconoce que hay otras cosas tan potentes y dañinas a disposición de todos, como el cigarrillo el alcohol. El trámite no me molestó, confío en esto como en el secreto bancario", dijo.

Fuente: ViceNwes

Te puede interesar