El Canalla goza , y de visitante

DEPORTES 14/05/2017 Por
Central le ganó bien el clásico a Newell's 3-1 en un partido que terminó suspendido por Beligoy porque los hinchas de La Lepra empezaron a arrojar de todo a campo de juego y le pegaron al línea cuando llegó el tercero de Herrera.
festejo-Canalla-vestuario-visitante-Coloso_OLEIMA20170514_0219_5

El Canalla goza, y de visitante, ante los miles de hinchas de Newell’s presentes en el Macerlo Bielsa. Más allá del escandaloso final, con los simpatizantes de NOB arrojando de todo al campo de juego (le pegaron al línea Brailovsky y Beligoy decidió suspenderlo cuando faltaban dos minutos del tiempo adicional), Central le ganó 3-1 el clásico de Rosario a La Lepra, le pegó un sopapo a su realidad de pelear el título y sumó tres puntos fundamentales para meterse en la pelea por la clasificación a las copas.  

Fueron 30 minutos de una furia futbolística de Central que no le permitieron reaccionar a los de Osella. Con presión alta y rápida recuperación de pelota, el Canalla impuso autoridad y dominó el partido de principio a fin. Jugando a un toque, o a dos, desconcertó a un Ñúbel falto de ideas y, principalmente, de juego. Sumado a los desacoples defensivos, fue Central el que entendió y supo cómo ser más que su rival con un Teo inspirado y asociándose bien con Colman, Ruben o Carrizo.

El Pachi abrió la cuenta tras una recuperación cerca de la mitad, contra a un toque –con taco incluido- y una gran definición. Ruben apareció solito en el área para poner el 2-0 de cabeza y partido liquidado. Liquidado porque Newell’s recibió los dos golpes pero no tuvo capacidad de reacción, no hubo circulación ni un jugador que, al menos con alguna individualidad, hiciera la diferencia.Leguizamón vio la roja y cuando quedaban cinco para el final, Formica puso el descuento y parecía que cualquier cosa podía suceder. Pero el Pollo Herrera selló el 3-1 y de la locura de la celebración a la locura del descontrol de los hinchas, que antes había arrancado con empujones de los jugadores.

El Pachi abrió la cuenta tras una recuperación cerca de la mitad, contra a un toque –con taco incluido- y una gran definición. Ruben apareció solito en el área para poner el 2-0 de cabeza y partido liquidado. Liquidado porque Newell’s recibió los dos golpes pero no tuvo capacidad de reacción, no hubo circulación ni un jugador que, al menos con alguna individualidad, hiciera la diferencia.Leguizamón vio la roja y cuando quedaban cinco para el final, Formica puso el descuento y parecía que cualquier cosa podía suceder. Pero el Pollo Herrera selló el 3-1 y de la locura de la celebración a la locura del descontrol de los hinchas, que antes había arrancado con empujones de los jugadores.

Fuente: Ole

Te puede interesar