Tras un año en caída consecutiva, repuntó la capacidad de compra de las familias

ECONOMÍA 14/02/2017 Por
El salario empezó a recuperar parte de lo perdido en 2016 por la alta inflación. De esta manera, la capacidad de compra en enero subió pro primera vez en la gestión Macri
78655466

La incipiente recuperación del consumo, o menor tasa de caída en enero según algunos registros, tiene su correlato en la mejora en la capacidad de compras de las familias (CCF). Según ese indicador, en enero se registró un alza de 1,1% en comparación con igual mes del año pasado. De esta manera, se revierte una dinámica de 12 meses de reducciones consecutivas, detalló un informe elaborado por la consultora FyE Consult.

Según identificó, esta leve recuperación de la capacidad de compra de las familias registrada en enero obedeció, básicamente, a cuatro factores, que tienen que ver con la menor inflación y con cierta estabilización en la demanda laboral.

En ese sentido, el primer punto señalado destaca que en enero se dio una desaceleración de los precios domésticos, de 47,2% a 37,9% interanual cuando se mide entre julio y el primer mes del año.

Eso "generó condiciones para una tenue recuperación del poder adquisitivo del salario. En gran medida, contribuyó la pausa transitoria que realizó el Gobierno en la política de ajuste tarifaria durante el segundo semestre de 2016", sostuvieron desde FyE Consult.

Tras un año en caída consecutiva, repuntó la capacidad de compra de las familias

El segundo factor se relaciona a ciertas señales de estabilización de la demanda laboral. En concreto, se refleja en una menor pérdida de empleo privado formal: cayó 1,2% en noviembre en la comparación interanual (último dato oficial disponible) contra el recorte de 1,6% en agosto pasado frente a igual mes de 2015, tendencia que habría continuado en el mes siguiente de acuerdo a datos de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) elaborada por el Ministerio de Trabajo, a cargo de Jorge Triaca.

En tercer lugar, los incrementos salariales, en torno al 30% y 35% en los salarios formales promedio, con gran dispersión sectorial, que permitieron una recuperación del poder adquisitivo del salario en el último trimestre de 2016, destacó la consultora a cargo de Hernán Hirsch.

Por último, resaltó "la flexibilización de la política monetaria del Banco Central, que permitió una expansión del crédito a las familias, que pasó de crecer del 16% al 20% interanual entre noviembre 2016 y enero 2017 (nominal). En febrero, apunta al 22% en comparación con igual mes del año pasado".

A su vez, las ventas minoristas tendieron a estabilizarse en torno a los niveles de 2016, aunque todavía sin alcanzar los valores observados en 2015, cuando la economía recibió un bombeo fiscal de entre u$s 1500 millones y u$s 2000 millones por mes, utilizando las reservas del Banco Central.

De hecho, las ventas minoristas relevadas por Came (Confederación Argentina de la Mediana Empresa) registraron una caída de 2,5% interanual en enero, también moderando significativamente el ritmo de deterioro observado a lo largo de 2016.

De esta forma, esos indicadores confirman que se empieza a dar una estabilización del gasto de consumo de las familias a partir de 2016.

Además, se vislumbra un ligero repunte más visible en los últimos meses en términos desestacionalizado, con tres crecimientos mensuales consecutivos en el caso de la capacidad de compra de las familias y mayor debilidad relativa en las ventas minoristas.

Por último, una recuperación económica que está siendo motorizada mayormente por el empuje de la política fiscal (gasto público), el repunte de la demanda de inversión y las exportaciones, y poco por el consumo privado, concluye FyE Consult.

Fuente: Cronista

Te puede interesar