Anécdotas y secretos de cómo Lionel Messi aprendió a patear tiros libres

DEPORTES 12/01/2017
El 10 lleva tres goles en 2017 y todos fueron por esta vía. Cuatro historias que tal vez nunca habías leído.

Tres partidos jugados y tres goles convertidos. O mejor dicho: tres goles de tiro libre. El 2017 de Lionel Messi empezó con el pie derecho y a la vista están los resultados. El Barcelona no está mostrando su mejor versión futbolística, pero de los pies del 10 surgen los milagros.

1 - Rompiendo las muñecas de la hermana de un amigo

Juan Cruz Leguizamón fue compañero de Lionel Messi en Newell's cuando eran chicos. Y él contó, en Rock and Ball, cómo el rosarino empezó a practicar: “Nos juntábamos en casa y decíamos ‘vamos a jugar a los tiros libres’. Yo tenía un arquito, poníamos las sillas altas de bebé como barrera, y las muñecas de mi hermana como arqueras, y las destrozábamos. Pasábamos horas, tardes, fines de semana jugando así".

2 - La famosa clase del Diego

La historia es conocida y fue repetida mil veces. Pero nunca está de más leer cómo fue que Maradona le enseñó a Messi cómo se tenían que patear los tiros libres.

En febrero de 2009, la Selección argentina que dirigía el Diego estaba por enfrentar a Francia en un amistoso. Hasta allí, Lionel tenía solo tres goles de tiro libre. Hasta que se dio esta charla de 10 a 10, según contó el preparador físico Fernando Signorini.

"El día anterior al partido hicimos una práctica en el estadio, donde Diego trabajó con los once titulares en el táctico y yo me quedé con el resto haciendo un 'loco' hasta terminar el entrenamiento. Cuando dio la orden de terminar, Mascherano, Tevez y Messi le pidieron si podían quedarse haciendo tiros al arco, a lo que Maradona accedió. En un momento, Messi puso la pelota mirando hacia el arco, un poco sobre la izquierda y cuando le pegó, su remate se fue lejos, por arriba del ángulo de la mano derecha de Carrizo. Él hizo un gesto de fastidio y, como enfiló para el vestuario, le salí al cruce: 'Decime una cosa, ¿un jugador como vos se va a ir a duchar con esa porquería? Dejate de hinchar las bolas. Agarrá una pelota y volvé a intentar'. Termino de pronunciar eso y veo que viene Diego, que lo había escuchado todo, como siempre. Lo tomó del hombro y le dijo: 'Leito, Leito, vení, papá. Vamos a hacerlo de vuelta'. Era como un profesor con un alumno. Y siguió: 'Poné la pelota acá y escuchame bien: no le saques tan rápido el pie a la pelota porque si no ella no sabe lo que vos querés'. Entonces, la acarició con la zurda y la clavó en el ángulo, inflando la red ante la mirada de admiración de Messi. Para los que hablan de los celos de Diego, ¿qué celos? Le estaba abriendo el mundo del conocimiento y no le cobró nada. Yo pegué media vuelta y no quise ver más, ya era suficiente. Allí estaba el fútbol argentino".

3 - Ese golazo a Uruguay en Mendoza

Camino al Mundial de Brasil 2014, la Selección argentina debía enfrentarse a Uruguay en Mendoza por las Eliminatorias. Cuando el partido iba 1 a 0, Lionel agarró la pelota y metió un gol de tiro libre impresionante. La barrera saltó y la pelota, rasante, se metió en el arco de Fernando Muslera. Golazo.

Luego del encuentro, y en la zona mixta, el 10 habló con los periodistas. Cuando le preguntaron por ese golazo, explicó: "En la semana vi a Pirlo y Ronaldinho patear así".

Para meter goles de tiro libre no queda otra más que practicar. Hay técnicas y algunos secretos, pero la clave está en insistir e insistir. Nada más. Lionel sabe de esto. Y mucho.

4 - No queda otra más que rezar

Esta historia, contada por el extécnico del Sevilla Unai Emery, es sensacional.

"Ahora hay una nueva norma que todos estamos buscando cómo combatir los tiros libres y es el hecho de que los árbitros pinten la raya en las barreras. Antes iba a lanzar una falta frontal Cristiano Ronaldo, te adelantabas 3 metros, pegabas un salto y ya le habías ganado un metro de altura de lanzamiento. Ahora te pintan la raya, no te puedes adelantar y la efectividad en los golpeos ha aumentado. Y estamos todos los entrenadores mirando qué inventar para poder contrarrestar esto y que la efectividad baje", comentó en charla con EFE.

"En Francia había un equipo que nosotros estudiamos -Niza B- que ante un golpeo frontal, en vez de poner la barrera a 9 metros la ponían debajo de la portería. Pensamos que podría ser un sistema válido contra la efectividad de Messi, que ya nos había hecho dos goles así. Estuvimos valorando si hacerlo o no hacerlo. Si lo llegamos a hacer, podían haber pasado dos cosas: que hubiéramos quedado como los inventores de una parte del fútbol o que nos dijeran que somos los más tontos. Y no lo hicimos. Esa última decisión la tome yo. Dije 'vamos a dejarlo'. Y Messi nos metió gol".

Te puede interesar