En la Corte Suprema dicen que Lorenzetti no quiere ser ‘La Morsa’ de la próxima campaña

POLÍTICA 08/01/2017 Por
Hay temor en el máximo tribunal al impacto de la denuncia de Elisa Carrió contra Ricardo Lorenzetti.
180965

“Las renuncias no se anuncian, se hacen”, dijo alguna vez Julio Nazareno, el presidente de la Corte menemista, cuando comenzaba el proceso de limpieza de la llamada mayoría automática. Aquella renovación le permitió a Ricardo Lorenzetti integrar el máximo tribunal en diciembre de 2004. Doce años después, no hay anuncios ni hechos, pero los rumores crecen en los pasillos del Palacio diciendo que el juez podría alejarse de la Corte Suprema.

En julio se dijo que Lorenzetti analizaba renunciar e irse a Estados Unidos a fin de año. Hacía poco se había casado con Mara Perren, de 34 años, y al máximo tribunal todavía no habían llegado los nuevos jueces, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz. El juez siguió en su puesto, pero a fin de año volvieron los rumores en las líneas intermedias de la Corte, según pudo saber PERFIL. Es que la campaña electoral se acerca y Lorenzetti sabe que la diputada y gestora de Cambiemos,Elisa Carrió, le disparará todos sus dardos.

Ya lo demostró días atrás: pese a la tregua pactada hasta marzo con el presidente Mauricio Macri, Lilita decidió denunciar a Lorenzetti por su supuesta vinculación con mutuales en el caso Fútbol para Todos. Y escribió en Twitter: “El chico que embistió Lorenzetti murió. Es deber de la Justicia investigar en qué estado conducía. Lo sabe todo Rafaela pero le tienen terror”.
El Gobierno se despegó de sus dichos, pero el golpe llegó. “Lilita lo va a usar como eje de campaña. Lo mismo que hizo con Aníbal (Fernández). Lorenzetti no quiere convertirse en ‘la Morsa’”, razonan en Tribunales. Aunque el juez se defiende en privado, sabe del impacto mediático que provocará Carrió en abril próximo con su anunciado pedido de juicio político.

Hasta ahora, Lorenzetti supo lidiar con el kirchnerismo y el nuevo escenario de poder que planteó la llegada de Rosatti y Rosenkrantz. Pero hace unos días habría amenazado con su renuncia tras las palabras de Carrió, según publicó el diario La Nación. Se especuló incluso con que Rosatti podría reemplazarlo, aunque el Gobierno preferiría a Rosenkrantz, a cuya asunción fueron el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el abogado Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, destacaron a PERFIL fuentes consultadas. Mientras tanto, la jueza Elena Highton de Nolasco librará su propia batalla: en diciembre de 2017 cumplirá 75 años, edad límite para que los magistrados se jubilen, según fijó la reforma constitucional de 1994. Pero ella presentó días atrás un amparo para mantenerse en su puesto.

Lorenzetti fue re-re-reelecto en abril de 2015, en una votación que derivó en un escándalo. Su mandato terminaría el último día de 2019, después de la presidencia de Macri.

Fuente: Perfil sobre una nota de Patricia Blanco

Te puede interesar