Tarjetas: intereses de hasta 60% por pagar el mínimo

ECONOMÍA 08/01/2017
Muchos optan por esta forma para financiarse, aunque resulta cara al igual que los planes oficiales.

gar el mínimo, la mitad del monto, utilizar los planes de pagos de las tarjetas, entre otros artilugios, termina siendo un arma de doble filo.

Utilizar este tipo de alternativas, para saldar la cuenta del resumen que llega mes a mes, provoca que el consumidor se endeude cada vez más. 

Es así que los especialistas recomiendan intentar pagar siempre el total del resumen bancario. De otro modo, cuando sólo se paga el importe mínimo y se financia el resto, todas las ventajas con las que se compró el producto se evaporan. De este modo, el Ahora 12 o

Ahora 18 o financiación de las casas de indumentaria o electrónica, ayudan poco. “Es que la tasas de interés que aplican los bancos superan el beneficio obtenido en aquella ocasión de compra”, sentenció Pablo Salvador, economista de Fundación Ideal. 

De este modo, es que mencionó el economista, que tentarse con las cuotas puede ser muy peligroso y de hecho hoy los comercios lo están notando. Es que muchos individuos realizaron compras por encima de sus ingresos y hoy no pueden abonar sus resúmenes.

“Es por ello que optan por las opciones de pago mínimo o planes de las tarjetas a tasas irrisorias, que en algunos bancos llegan a ser del 60%”, según informes de Ideal.

Cuánto pagamos cuando no abonamos el total

Estas fechas de consumo por excelencia terminan dejando a más de uno con el sueldo de enero o febrero en rojo. Es ahí cuando el usuario pasa a financiar sus compras y pagarlas en plazos.

Pero si no se sabe en qué se está metiendo el individuo, puede hacer que esos regalos terminen pagándose hasta cinco veces más por los intereses que aplican las entidades financieras. 

Por lo tanto, hay que tener en claro algunos puntos a la hora de financiar alguna compra.

En primer lugar, el interés por pagar el mínimo es uno de los más altos. Qué significa el mínimo: Es el pago que exige la tarjeta (10% del monto total) el cual debe ser abonado en la fecha de vencimiento para mantener al día la tarjeta, no afectar el historial crediticio y, por lo tanto, que no le corten al usuario la tarjeta. En este caso, la tasa de interés por usar esta forma de financiación ronda el 60%. 

En este sentido, ejemplificamos con los siguientes montos: al usuario le llega el resumen con $ 2.000 (monto total a pagar) y el mínimo exigible para el banco es de $ 200. 

En base a esto, si el individuo abona sólo esos $ 200 le quedará como deuda $ 1.800. Los intereses que aplica el banco por haber abonado de este modo es justamente sobre el saldo restante. 

Tomando los $ 1.800 y una tasa de 60%, la persona deberá pagar de intereses por abonar el mínimo $ 1.080. Es así, que esa compra que se pagó en $ 2.000 terminará pagándose $ 3.080.

Claro, si es que al mes siguiente se abona el total, porque si encima se paga nuevamente el mínimo, se incurre nuevamente en un recargo, lo que termina siendo una bola de intereses y un costo del producto que hasta puede cuadruplicar su valor inicial. 

De este modo, como explica el especialista, en lugar de disminuir la deuda por haber pagado el mínimo, lo que ocurre es todo lo contrario: la misma aumenta hasta que no se termina con el círculo vicioso y se paga el total. 

Además, el mínimo es sólo un porcentaje de la compra. Por lo tanto, si en el próximo mes la persona tiene otra cuota igual a $ 2.000 le deberá sumar los $ 1.800 de los gastos realizados durante el último mes.

Es por ello que “por más que se haga en algún momento, es importante que el consumidor no se acostumbre a utilizar la práctica del 'mínimo' para abonar sus resúmenes”, aclaró Salvador. 

El problema, según José Vargas de Evaluecon, es que los argentinos no miran la tasa de interés para hacer la compra, sino que toman la cuota exclusivamente en relación a su ingreso.

“A esto hay que sumarle que cuando se hace una compra, mira la cuota de esa compra en relación a su ingreso y no al total de cuotas que ya tiene incorporada a su tarjeta y esto a su vez, compararlo con su ingreso”, explicó. “Por eso el pago mínimo es una trampa psicológica, porque parece en un primer momento atractivo, pero conlleva un esfuerzo cada vez mayor para el bolsillo del consumidor”, remarcó.

Por otro lado, es importante saber es que a pesar de que los comercios ofrecen 12 cuotas sin interés, igualmente las tarjetas cobran lo que se llama el CFT (Costo Financiero Total). 

De este modo, los pagos sin interés pueden costar más del 70% anual, como consecuencia del cargo de gestión de cartera, impuesto de sellos, intereses de financiación, seguro sobre saldo deudor, IVA, entre otros ítems. 

Por ello, y continuando con el ejemplo, sobre la compra de un producto de $ 2.000 si se decide pagar en 12 cuotas, al año se deberá pagar $ 1.400 extra (según el CFT del 70%) 

Así las cosas, es que las cuotas sin intereses tienen costos ocultos. 

Planes de financiación 

Otro ejemplo de pagar en cuotas y no el total, son los planes de financiación que ofrecen las tarjetas de crédito sobre los consumos realizados en un pago con la tarjeta o incluso todo el resumen de la cuenta.

Ante la pérdida del poder adquisitivo y pérdida del poder de compra, este año muchos consumidores optaron por los planes de financiación, los cuales tienen intereses elevados también. 

Como ejemplo. Sobre un consumo de $ 1.000 con tarjeta, el CFTNA con IVA en 3 cuotas es de 57,84%. Es decir, si sumamos el capital más los intereses, estamos hablando que en esas tres cuotas, el financiamiento les estaría costando $ 1.578,4. 

 

En números

Por el "pago mínimo"
 Compra $ 2.000 en noviembre
 Pago mínimo $ 200 en diciembre
 Monto que queda sin pagar: $ 1.800
 Interés por pago mínimo: 60% 
 Intereses a pagar por abonar el mínimo: $ 1.080 
 Valor total de la compra con los intereses por pago mínimo: $ 3.080

Fuente: Los Andes MZA

Te puede interesar